martes, 15 de noviembre de 2005

Ricky Martin: Un divo corregido y aumentado



Una noche con Ricky Martin / 15 de noviembre, 2005 / 9 549 asistentes /
Función única / 1:35 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Después de tocar el techo de la fama con temas que le dieron la vuelta al mundo —“Livin’ la vida loca”, “La copa de la vida”—, Ricky Martin hizo un alto y se regaló cinco años sabáticos en cuanto a presentaciones. En ese lapso viajó por varios países, estudió disciplinas filosóficas orientales y se olvidó de ser el artista número uno del pop en español. En el segundo semestre de 2005 grabó Life y como línea de salida del tour que lo llevó a Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Asia, eligió al Coso de Reforma. 

El ex Menudo vio diez mil butacas repletas de incondicionales que casi no se sentaron, corearon la mayoría de sus canciones y aceptaron su nuevo material. Lo que los fans vieron fue a un artista influido por sutiles referencias sonoras de India, Brasil, Egipto y Puerto Rico, más el repaso de los éxitos de ayer y de siempre. Difícilmente otro ídolo puede darse el lujo de abandonar la escena durante un lustro y regresar tan campante, pero en este caso se trata de alguien que antes, con ayuda de un gran aparato de marketing, se convirtió en icono internacional de la belleza, mensajero musical de la alegría de vivir y prototipo del romántico empedernido. 
Luego de vender más de treinta millones de copias, el puertorriqueño tiene seguidoras que van de los diez a los sesenta años, incluida la hija de Alex Lora, quien estaba en una butaca privilegiada. Es una especie de mesías con sex appeal y buenas intenciones: “Hay que practicar el desapego, desechar lo que no sirve y recordar las cosas buenas. El amor tiene que unir al mundo y parar la guerra, no puede ser que todo esto siga así”, dijo a sus devotas. 
La última aparición pública de Ricky en México fue en el año 2000, en un estadio para cincuenta mil espectadores. Ahora eligió un espacio más íntimo para poder ser visto dentro de un espectacular cubo luminoso creado con pantallas digitales. Quizá faltó una videocámara que lo siguiera cuando no se proyectaban imágenes; seguramente quienes ocupaban los asientos más lejanos deseaban apreciar sus facciones. 
El receso profesional sirvió para que Martin aprendiera algunos secretos de capoeira y karate, disciplinas con las que nutrió sus coreografías. Dio maromas en el aire, se paró de cabeza, de manera provocativa se desprendió de algunas prendas y sacudió la pelvis entre gritos femeninos que cumplían su parte en el ritual de las hormonas y la euforia desatadas. 
Aunque el espectáculo duró noventa minutos, el boricua se adentró en Life, repasó éxitos de efectividad comprobada, se cambió de ropa en seis ocasiones, flirteó con su atractiva corista y saludó de mano a varias admiradoras de la primera fila. En la hora de las complacencias, tocó el cajón peruano con eficacia, al tiempo que interpretaba “Jaleo” con ritmo flamenco y guitarra acústica. “María” se escuchó menos latina gracias a dos saxofones y una potente trompeta, a los que se sumaron un par de teclados y dos baterías. Antes de “Livin’ la vida loca”, adaptada al reggaeton y con final rockero, se proyectó una historieta manga. Luego, hermosas imágenes de una geisha y de una mujer pintada como leopardo acompañaron temas recientes como “This Is Good” y “I Don’t Care”, caracterizados por un eclecticismo sonoro. 
Ricky Martin ha señalado en fechas recientes que en lo musical no quiere estancarse; tal vez por eso pocas melodías sonaron como antes, e incluso “La copa de la vida” no fue un himno futbolero, sino un coctel de ritmos con la conocida letra en espanglish. Como era previsible, “Drop It on Me” marcó el final del encuentro y para dejar en claro que no habría encore, las luces de la sala fueron encendidas. Una mujer que había hecho coros en toda la jornada, dijo: “No cantó ‘Fuego de noche, nieve de día’ ni ‘She Bangs’… no se vale”. La amiga que la acompañaba, contestó: “¡Qué importa, está bien bueno!”. 

Cronología 
1972 Enrique Martin Morales nace en Hato Rey, Puerto Rico, el 24 de diciembre. Sus padres: Enrique Martin Negroni y Nereida Morales. 
1984-1989 Forma parte del exitoso grupo Menudo. 
1990 Llega a México y actúa en las obras teatrales Los tenis rojos, Mamá ama el rock, y en la telenovela Alcanzar una estrella¸ con cuyo elenco, bautizado como Muñecos de Papel, graba un álbum. Su tema es “Juego de ajedrez”. 
1991 Su debut, Ricky Martin, se convierte en un éxito gracias a “Fuego contra fuego” y “Dime que me quieres”. 
1993 Me amarás, producido por Juan Carlos Calderón, no causa el impacto esperado. 
1994 Vive un año en Los Ángeles. Allí actúa en la serie de tv Hospital General
1995 Explota como fenómeno comercial con A medio vivir, que vende un millón de copias. En Latinoamérica se consolida con: “María”, “Fuego de noche, nieve de día”, “A medio vivir” y “Te extraño, te olvido, te amo”. 
1996 Estancia en Nueva York. En Broadway actúa como Marius en Los Miserables. Se une a las estrellas latinas que interpretan “Puedes llegar” en el álbum que festeja los Juegos Olímpicos en Atlanta. Hace dueto con Paul Anka en el disco Amigos. Dobla al español la voz de Hércules en la cinta homónima de Disney e interpreta el tema central. 
1998 “La copa de la vida”, incluida en Vuelve, es el tema oficial del Campeonato Mundial de Futbol celebrado en Francia. También destacan “Por arriba, por abajo”, “La bomba”, “Vuelve” (Grammy a la Mejor Interpretación de Música Popular Latina) y “Perdido sin ti”. 
1999 Graba su primer álbum en inglés, Ricky Martin, producido por Robi Draco Rosa, Desmond Child y Emilio Estefan. Vende 20 millones de copias y “Livin’ la vida loca” es el sencillo más exitoso en la historia de Columbia Records, con permanencia de un año en las listas de Billboard. Gana el Grammy anglosajón al Mejor Álbum Pop Latino y Mejor Video Pop. Visita América, Europa, Asia y Oceanía; por fatiga física y mental cancela los conciertos previstos en Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay. 
2000 La historia es una antología de éxitos que vende cinco millones de copias. Crea la Fundación Ricky Martin contra el tráfico sexual de niños. 
2001 Sound Loaded incluye “She Bangs” y un dueto con Christina Aguilera: “Nobody Wants to Be Lonely”. 
2003 De Almas del silencio se desprenden “Jaleo” y “Tal vez”. 
2005 Apoya a los damnificados por el tsunami en Tailandia y el huracán Katrina en Estados Unidos. El 11 de octubre sale a la venta Life. En el Auditorio Nacional inicia la gira Una noche con Ricky Martin. (F.F.

Programa 
Till Get to You 
I Don’t Care 
This Is Good 
Bella 
Livin’ la vida loca 
I Am 
Corazonado 
Jaleo 
María 
Fuego contra fuego 
Si tú te vas 
Tal vez 
Lola, Lola 
It’s Allright 
La bomba 
La copa de la vida 
Vuelve 
Drop It on Me
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.