martes, 18 de octubre de 2005

Apocalyptica: Hemos venido por ustedes



18 de octubre, 2005 / 8 216 asistentes / Función única / 


2:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Nayma González
Los amantes del metal sinfónico van a presenciar esta noche un feroz acto de posesión a cargo de tres especialistas entrenados en el violonchelo y cuyas almas pertenecen desde sus años mozos a las oscuridades del heavy. 
Originarios de una de las cunas más tenebrosas del género, Finlandia, y educados en la Academia Sibelius en Helsinki, Eicca Toppinen, Perttu Kivilaakso y Paavo Lötjönen, ejes de Apocalyptica, han sido ovacionados desde 1995 por enriquecer a ese género con hondura y dramatismo excepcionales; pero como se verá en las siguientes horas, sus grabaciones palidecen ante los ritos oscuros que con rabia y pasión despliegan sobre el escenario. 
Pasadas las ocho y media de la noche, y para medir el pulso de un público que convierte al Auditorio en hogar de ánimas en descenso, el pianista Scott Lavender se instala frente a un piano de cola y con arreglos intrincados, impecables y emotivamente terroríficos, entrega temas de Iron Maiden como “Hallowed Be Thy Name”, “The Number of the Beast” y “Fear of the Dark”. Tras una pausa, la atmósfera se torna sombría y los finlandeses se instalan en asientos semejantes a viejas y erosionadas lápidas, con sus violonchelos amplificados y el ajuar reglamentario —pantalones de cuero o mezclilla desgarrada, torsos desnudos y abundantes cabelleras—, acompañados de Antero Manninen en plan de Robert Fripp: trajeado, inmutable, preciso. En la batería, Mikko Siren, sin problema para sustituir a Dave Lombardo. El conjuro comienza con “Path”, recibida con aullidos y sudor frío. Le sigue un clásico: “Master of Puppets”, minuciosamente arreglado para que los chelos sustituyan las abigarradas y veloces melodías que Metallica consigue con bajo y guitarras. 
En el repertorio abundan más covers que temas propios; la tensión aumenta mientras las cuerdas conquistan oídos debatiéndose entre delicadeza y brutalidad, atemperada por la ternura de “Farewell”, donde los instrumentos se convierten en extensiones corporales. 
La velocidad y enardecimiento de “Heat” y “Betrayal-Forgiveness” resaltan una obviedad: estos jóvenes músicos han aprendido mucho de las negociaciones entre Niccolò Paganini (1782-1840) y el Diablo; su alma y dedos están a las órdenes del Ángel Caído. Tanta ferocidad tiene efecto: incontables ánimas son poseídas. Cientos de melenas se sacuden en un rictus perturbador. En plena catarsis, la masa desdobla su voz en “Nothing Else Matters” y particularmente en “Bittersweet”, de The Rasmus, éxito mediático del grupo, seguido de relampagueantes y ponzoñosas digitaciones en “Seek And Destroy”. “Prologue” manifiesta inspiración en los paisajes boscosos del largo invierno finlandés y en “Creeping Death” los chicos abandonan sus lapidarios aposentos para, cerca del proscenio, aplastar la voluntad de los aún no conversos. En “Inquisition Symphony”, los dedos de Kivilaakso parecen los de un pirómano al servicio del Señor del Averno, pues tocar a esa velocidad está más allá de los límites humanos. 
Después de rociar la hoguera con gasolina, nadie está dispuesto a retirarse. Regresan con “Enter Sandman”, con la que resucita el ensordecedor concierto que Metallica ofreció en esta capital hace más de diez años. Es casi un gusto adquirido, pero la muchedumbre canta hasta con los accesorios vocales de James Hetfield, y la posesión se consuma con “Hall of Mountain King”, en la que —usando las palabras de Ambrose Bierce (1842-1914) sobre Paganini— la frotación de los arcos sobre las cuerdas causa “ataques histéricos en las mujeres y el más loco frenesí entre los hombres”. 
Probablemente para los dedicados la mayor parte de su vida al estudio formal de la música clásica, no sea difícil interpretar un género como el heavy metal, pero más que una oportunidad para apreciar la excelencia técnica de estos jinetes apocalípticos, esta noche de ritual ha atestiguado también la comunión de dos culturas que en sus raíces tienen el conocimiento y la veneración ancestral de las penumbras. 

Cronología 
1993 Dado su gusto por el heavy metal, en particular por Metallica, Eicca Toppinen, Paavo Lötjönen, Max Lilja y Antero Manninen, estudiantes de violonchelo de la Academia Sibelius en Finlandia, deciden incursionar en ese género con el nombre de Apocalyptica. 
1995 Luego de picar piedra durante extensas giras en la península nórdica, llega un contrato con la discográfica Zen Garden. 
1996 Plays Metallica By Four Cellos es su álbum debut. El sonido oscuro del instrumento, interpretando con crudeza las piezas de la banda estadounidense, agrada a los metaleros de todo el orbe. 
1998 Inquisition Symphony incluye temas de Faith No More, Sepultura y Pantera. Pero no todos son covers: “M.B.” y “Toreador” son de cuño propio. 
2000 Antero Manninen sale y entra Perttu Kivilaakso. Cult, tercer disco a la cuenta, presenta en su mayoría composiciones de Toppinen, inspiradas en el “invierno polar” (una noche de seis meses). La adición de voces y percusiones forja un sonido más oscuro y depresivo. 
2001 Se distribuye una edición doble de Cult con temas en vivo y composiciones extras, así como un DVD. 
2002 A raíz de “diferencias creativas”, Max Lilja se va. El trío sigue su camino. Ocasionalmente le asiste el ex integrante Antero Manninen. 
2003 Reflections es una grabación lejana a su concepto inicial. La batería de Dave Lombardo (de Slayer y Fantômas) y la presencia de la cantante alemana Nina Hagen le restan campo a los cellos. Los temas son de Toppinen y Kivilaakso. A los pocos meses, aparece una edición limitada con DVD. 
2005 Después de año y medio de gira, el trío regresa al estudio. En Apocalyptica aparecen como invitados Lauri Ylonen, de The Rasmus; Ville Valo, de H.I.M., y nuevamente Dave Lombardo. (N.G.

Programa 
Path 
Master of Puppets 
Somewhere Around Nothing 
Fight Fire with Fire 
Farewell 
Quutamo 
Heat 
Betrayal Forgiveness 
Nothing Else Matters 
Hope 
Life Burns 
Fisheye 
Bittersweet 
Seek & Destroy 
Prologue 
Creeping Death 
Inquisition Symphony 
Enter Sandman 
Hall of Mountain King
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.