sábado, 3 de septiembre de 2005

Nacho Méndez



Un mexicano en Brasil / 3 de septiembre, 2005 / 256 asistentes /
 Función única / 1:45 hrs. de duración / Promotor: Ignacio Méndez

Fernando Figueroa
Respaldado por una extensa trayectoria como compositor, arreglista, cantante y actor, Nacho Méndez presenta Un mexicano en Brasil. Lo hace en un ambiente íntimo, rodeado de instrumentistas que lo arropan en la divertida y arriesgada aventura de fusionar canción ranchera y bossa nova.
Los asistentes disfrutan de las muchas tablas del artista, quien antes de cada tema analiza con ironía el contenido de las letras escritas por José Alfredo Jiménez, Consuelo Velázquez, Felipe Valdés Leal, José Ángel Espinosa Ferrusquilla y Alberto Aguilera Valadez, es decir, el mítico Juan Gabriel. Méndez comenta que le enternece mucho la amnesia del protagonista de “Se me olvidó otra vez”, quien actúa como si no hubiera terminado una conflictiva relación en la que nunca fue querido. También le parece admirable  “la apertura mental de un tipo que le sugiere a su amada que se vaya por el mundo, para que la besen otros labios” (“La media vuelta”), y lo mismo hace con “el cuate que tiene razones para despreciar a su amada, pero le desea lo mejor en otro mundo, o sea que finalmente quiere que se muera” (“Échame a mí la culpa”).
Nacho Méndez explica que quiso amalgamar la ideología típica del macho mexicano —parrandero, mujeriego y jugador— con las delicadas armonizaciones brasileñas. Mientras canta literalmente “Despacito”, llega a la memoria la escena de la cinta Hable con ella, del manchego Pedro Almodóvar, cuando Caetano Veloso interpreta con cadencia nada menos que “Cucurrucú paloma”.
Las letras y melodías que José Alfredo o Ferrusquilla crearon para ser entonadas con acento bravío en una serenata se dulcifican con los arreglos de Nacho Méndez y con su “hilito de voz”, como él mismo señala con sinceridad. Cuando se agota el repertorio del álbum, surgen las cien por ciento brasileiras como “La chica de Ipanema”, “Un pato”, “Desafinado” y “Aguas de marzo”, en las que se lucen Víctor Peña (piano), Obed Palencia (sintetizador), Beto Méndez (bajo), Arturo Ramírez (batería), Óliver Ochoa (percusiones) y Maritza Durán (violín), entre otros músicos de apoyo.
El aguzado entretenedor quiere terminar la sesión, pero el público pide que repita algunos temas. Entonces, dice socarrón: “Corre videotape”, sale del escenario, regresa como si fuera llegando, saluda y vuelve a la carga con obras de José Alfredo y una de Juan Gabriel.
Al terminar, muchos amigos y fans lo esperan para que les firme Un mexicano en Brasil, cuyo subtítulo es por demás juguetón: mexican bossa nova. Con la sencillez y alegría que lo caracterizan, el creador de la música para cincuenta películas mexicanas, de quinientos jingles y de miles de arreglos instrumentales, estampa su poderosa y regala comentarios amables que perdurarán en la memoria de sus seguidores. 

Programa
Tu recuerdo y yo
Pa’ todo el año
Échame a mí la culpa
Cuando el destino
Que seas feliz
La que se fue
La media vuelta
Tú, sólo tú
Amarga Navidad
No volveré
Despacito
Se me olvidó otra vez
La chica de Ipanema
Un pato
Desafinado
Aguas de marzo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.