viernes, 23 de septiembre de 2005

Los Temerarios: Más generosos que Temerarios


23 y 24 de septiembre, 2005 / 15 829 asistentes / 2 funciones / 
3 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V. 

Nayma González
Después de una discreta pero acertada presentación del pianista Arthur Hanlon como telonero, en la que destaca “Granada”, de Agustín Lara, Los Temerarios, hijos predilectos de Fresnillo, Zacatecas, salen a festejar veintisiete años de carrera artística. Para mostrar su buena educación y el mutuo reconocimiento que hay entre ellos y las fans —más numerosas— abren con “Gracias”. Gustavo Ángel, El Ángel Temerario, se siente entusiasmado y nervioso por pisar este escenario ya visitado en varias ocasiones, pero que siempre le resulta “imponente”. 
Además del impacto de sus composiciones —hoy consideradas como clásicas en su género—, son esa sencillez y humildad las cualidades con las que su público se identifica y por ellas los recibe con cariño y admiración. Una trayectoria de casi tres décadas respalda a estos músicos que hasta con las manos amarradas podrían entregar temas celebrados como “Tu infame engaño”, “Mi vida eres tú” y “Te hice mal”, entre otras, e interactúan continuamente con sus admiradoras, quienes les rinden merecida ovación cuando Gustavo (voz y guitarra) y Adolfo (teclados, composición y rompecorazones) anuncian que las ganancias de estas presentaciones serán donadas en su totalidad a las víctimas de los huracanes Katrina y Emily, que dejaron grandes daños y pérdidas millonarias en Tamaulipas y en la península de Yucatán. Como reconocimiento a la tarea altruista y al interés que Los Temerarios siempre han mostrado por los sectores más necesitados del país, sube al escenario Alfonso Ruiz Soto, de la asociación Grupo Altía, México País de la Luz, para otorgarles un trofeo. 
Aunque el repertorio de Los Temerarios está centrado en la balada romántica, la banda —como ya es costumbre— juguetea y fusiona el romanticismo con otros géneros un tanto ajenos a sus raíces, como el rock. Sin empacho, le entran a temas de El Tri, Caifanes, Maná y Molotov (sin aludir, en el último caso, al coro que expele la palabra “Puto” porque se trata de divertirse, no de escandalizar) para que el joven guitarrista Jonathan Amabiliz luzca sus habilidades técnicas mientras intenta, en vano, desbancar a Adolfo Ángel como receptor de los suspiros de todas las doncellas. Discreta, la sección rítmica observa sin perder el pulso: el primo Temerario, Fernando Ángel, lleva el bajo como una extensión de su virilidad, interactuando con el potentísimo y muy rockero tableteo del baterista Karlo Vidal, quien vigila como gavilán el desempeño del grupo desde una plataforma al costado derecho del escenario. 
Detrás del quinteto y como un acompañamiento ya habitual en sus presentaciones en el Auditorio, un par de pantallas proyecta imágenes de puestas de sol, horizontes sublimes, playas paradisíacas donde las arenas son acariciadas por el ir y venir del mar, y demás equivalencias gráficas al carácter sentimental del grupo, así como sus videos, protagonizados por Adolfo, el Temerario Mayor y el más coqueto, con su mirada sensual y algún guiño de ojo por aquí y por allá para derretir al femenino sujeto de su interés. 
Fiel a su orgullo mexicano, el grupo abre un espacio para el rasgueo vernáculo y meloso del mariachi, con quien vierten canciones propias como “Las llaves de mi alma” y “Te recuerdo”, o “Qué de raro tiene”, popular con Vicente Fernández, “La diferencia”, de Juan Gabriel, y “Sombras”, en homenaje a Javier Solís, bien acompañados por siete mil voces, entre las que hay familias completas; parejas abrazadas que susurran los versos al oído; jovencitas ondeando las caderas, llevando el ritmo con sus encendedores o tripitas fosforescentes y gritando cada vez que el Temerario Galán aparece en las pantallas gigantes… todos con los ánimos exaltados y desatentos a sus butacas, pues la timidez que a muchos les impone el Auditorio Nacional ya está superada y, como en un salón de baile, sin pudor alguno, se da rienda suelta a la quinceañera que aletea en el espíritu cuando se oye: Me resisto a creer que te vas. / Ni siquiera comprendo por qué, / pero si te vas / te pido: no llores, pero si recuérdame / porque tu eres el amor de mi vida. Y es que los zacatecanos tienen bien medido el termómetro del gusto popular y con ellos es fácil ratificar que son al romance sabrosón lo que el suspiro al anhelo por el ser amado: Esencia pura. 

Cronología 
1977 El Conjunto La Brisa es formado por Adolfo Ángel, su hermano Gustavo Ángel y su primo Fernando Ángel. 
1983 Rebautizados como Los Temerarios, editan sus primeros sencillos, “Historia de amor”, “Vive feliz”. 
1984 Su segundo álbum, Los Temerarios en las alturas, muestra influencia de música norteña y cumbia. 
1988 Los Temerarios está más cerca de la balada romántica que de los ritmos bailables. 
1990 Con Los Temerarios internacionales y románticos comienzan el reconocimiento más allá de las fronteras. 
1992 Se presentan en el Festival de Acapulco. 
1993 Son ganadores de la Gaviota de Plata en el Festival Viña del Mar en Chile. Ofrecen su primer concierto en el Auditorio Nacional. 
1995 Editan Camino del amor, nuestras canciones. 
1997 Ofrecen su primer concierto en la Plaza de Toros México con lleno absoluto. Son nominados al Grammy. 
1998 Reúnen aproximadamente a 60 mil personas en el Autódromo Hermanos Rodríguez. 
2003 Con Tributo al amor comienza una trilogía editada en CD y DVD dedicada al romance. 
2004 Veintisiete muestra con orgullo la influencia de la música ranchera y de mariachi y sirve para celebrar 27 años de carrera artística. Congregan a más de 120,000 personas en el Zócalo capitalino. En Regalo de amor, segundo capítulo de su proyecto, incluyen “Esos amores”, tema famoso en la voz de Julio Iglesias. 
2005 Concluyen la trilogía con Un sueño de amor. (N.G.

Programa 
Arthur Hanlon (telonero) 
Paraíso 
Granada 
La gorda linda 

Los Temerarios 
Tu infame engaño 
Cómo quisiera volver 
Mi vida eres tú 
Ya me voy para siempre 
Una tarde fue 
Ven porque te necesito 
Botella envenenada 
Una lágrima no basta 
Te quiero 
Acepta mi error 
He intentado tanto, tanto 
Es ella la causa 
Cómo te recuerdo 
Me resisto 
Como tú 
Qué de raro tiene 
Las llaves de mi alma 
Sombras 
Tu camino y el mío 
La diferencia 
Ni en defensa propia 
Enamorado de ti 
Si quiero volver 
Extrañándote 
Eres un sueño 
Creo que voy a llorar 
Comer a besos 
Si tú quisieras 
La mujer de los dos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.