viernes, 5 de agosto de 2005

Bengala y Réplica


5 de agosto, 2005 / 307 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración /  Promotor: Eclectic, S.A. de C.V. 

Nayma González 
Noiselab y Diablito Records unieron fuerzas en esta ocasión para presentar a dos de sus noveles grupos, Réplica y Bengala, teloneros de los más conocidos y esperados del cartel: Los Fancy Free, propuesta de Martin Thulin que hace cuatro años se presentaba como un experimento solista apoyado en un show que contaba con travestis gordinflones, mientras él, vestido como menonita vende-quesos, cantaba sobre tracks pregrabados. Hoy, respaldados por un buen número de seguidores, Los Fancy Free son Thulin, con sus dotes de showman, y un cuarteto con influencias que van del electro-punk actual —Khan, Le Tigre—, a la new wave ochentera y sus antecedentes —Gary Numan, The Human League, Roxy Music y Bowie. Fue una lástima que Los Fancy Free cancelaran de último momento por problemas de salud del vocalista, ya que el público era suyo. 
Como su nombre lo indica, Réplica es un grupo que intenta rehacer el sonido de sus héroes, particulamente de Kraftwerk, en una versión mexicanizada que ocurre veinticinco años después del acto original, motivada por el gusto personal de los integrantes y técnicamente bien lograda. Mientras el reciente electro-pop defeño —Silverio, Titán, Sonido Lasser Drakar o los mismos Fancy Free— asume sus influencias sin que su identidad se diluya, Réplica practica un revisionismo estético que le ha generado bastantes devotos. La distancia entre el cuarteto y la audiencia se aprecia no sólo de manera física, sino en la actitud calculada y la música fría, robotizada, de estos hombres-máquina que llegan vestidos de negro y con cinturones eléctricos que anuncian al grupo. 
Bengala, con un formato de banda rock convencional, se inserta en el recurso de la nostalgia del “rock en tu idioma” tan en boga en los ochenta y noventa. Encabezado por Diego, vocalista carismático, sus temas originales remiten a Jumbo y La Gusana Ciega, pero sus covers de Caifanes y Soda Stereo resultan insólitos para un público acostumbrado a la ironía electro-punk de Los Fancy Free. Sin embargo, su repertorio no incomoda a los curiosos que buscan nuevos rostros y al quinteto se le nota el deseo por trascender el circuito indie para ingresar al mainstream local. A su favor hay que apuntar que son músicos solventes —en particular el bajista— y aunque aún no van más allá de su localista colección de discos, tienen potencial y solidez. 
De los tres sets, dos fueron para quienes gustan del revivalismo tan de moda en recientes años. Ojalá haya ocasión para disfrutar de un buen espectáculo con Los Fancy Free.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.