jueves, 7 de julio de 2005

Pedro Guerra



7 de julio, 2005 / 242 asistentes / Función única / 


2 hrs. de duración / Promotor: ProShow Producciones 

Patricio Ruffo Healy

El café y el bar son el hábitat natural de Pedro Guerra. Desde los 16 empezó su recorrido por fiestas y bares de las Islas Canarias. Después se fue a Madrid donde cantó en cafés hasta que logró grabar sus canciones. Ahora, a los treinta y nueve, está en el Lunario como Pedro por su casa. Como toda escenografía: una mesa con mantel, algunas veladoras encendidas, un banco alto. Pareciera que va a cantarle a sus cuates. 
Pero no todo es tan casual. Guerra nos lleva por su red de anécdotas, reflexiones y relatos. Antes de “Dios” cuenta que fue católico, pero dejó de creer, y al señalar que a Dios debería de importarle lo de las muertas de Juárez, concluye: “Yo creo que no existe”. “El circo de la realidad” habla también de otra religión abandonada: el futbol, y de cuando pateaba las castañuelas de los árboles en aquella pequeña jardinera de su infancia que entonces parecía inmensa. 
El timbre de su voz es claro. Sus melodías son sobrias, igual que sus arreglos guitarrísticos. No pretende virtuosismo ni arrebatos pasionales. Simplemente canta y cuenta poemas. Su inspiración viene de la Nueva Trova Cubana: la letra es igual de importante que la música. Tiene mucho de Silvio Rodríguez, pero se identifica también con Fito Paez y Caetano Veloso. Sea lo que sea, el resultado es único: Pedro Guerra. En varias ocasiones ha cantado a los indígenas mexicanos, pero con “El elefante y la paloma” también lo ha hecho a íconos como Diego Rivera y Frida Kahlo. “Dragones Verdes” se inspira en Oaxaca y el álbum que lo contiene, Ofrenda (2001), tiene como tema central el reconocimiento a la diversidad cultural. 
El público está cautivado. Aunque muchos desconocen las letras, no es difícil cantar estribillos como Debajo del puente, debajo del río… Con “Pasa”, donde hay un pequeño homenaje al compositor francés Jacques Brel, se advierte nostalgia por la infancia; “Daniela” retrata a una mujer compleja que está llena de puertas por las que a veces sale o entra; “Gente sola” pone el dedo en la llaga social: Consumir, consumir, voluptuosamente, incesantemente…
La noche pasa y Pedro por su casa continúa con canciones y relatos que permiten conocer más de él y su arte. Hacia el final es como si los noctámbulos del Lunario estuvieran tomando una copa con un nuevo amigo. La gente lo quiere porque llega hondo con sus observaciones sobre hechos que les suceden a todos. Como encore complace a quienes han pedido “Deseo” y “Contamíname”, éxito este último que ha interpretado Victor Manuel y Ana Belén, y Willy Colón. Con este tema en los oídos tomamos el último sorbo y le deseamos a Guerra lo que parece inminente: que su popularidad en México siga creciendo. 

Programa 
Estos poemas 
El circo de la realidad 
Dios 
Siete puertas 
Menguante 
El elefante y la paloma 
Primera morna 
Debajo del puente 
El hombre blanco 
Gente sola 
Bolsillos 
Bebes del río 
Pasa 
Daniela 
Canciones 
Si tú quisieras 
Raíz 
Rosario 
Contra el poder 
El marido de la peluquera 
Quiere 
Otra forma 
Deseo 
Contamíname
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.