miércoles, 20 de abril de 2005

Ballet del Teatro de la Scala de Milán: Dosis exacta de técnica e imaginario


20 al 24 de abril, 2005 / 30 347 asistentes / 6 funciones / 


2:45 hrs. de duración / Promotor: Ars Tempo, S.A. de C.V. 

Gustavo Emilio Rosales
La primera imagen es impactante: la princesa Odette, una mujer de hermosura animal, se transforma en cisne entre una marea de tela negra agitada, como dos enormes alas, por el hechicero Rothbart. Este inicio nos coloca frente a frente con la descomunal sensualidad del ballet. Apareamiento de contrarios. La bailarina Simona Noja es a un tiempo frágil y potente; el mago encarna la tormenta y también la montaña, y su presencia es como las figuraciones de los sueños, pero provoca verdaderamente la aceleración del pulso en quien lo mira. ¿Quién posee a quién? ¿Quién hechiza a quién? Son las bodas del cuerpo con metamorfosis conquistadas al fuego de una disciplina de siglos. 
Afortunadamente, el director Roberto Rizzi Brignoli comprende que Tchaikovsky, como pocos, captó los atributos eróticos —y, por ende, transfigurables— del ballet y, al mando de la Orquesta Sinfónica de las Américas, brinda la adecuada lógica de amalgamas musicales establecida originalmente por el compositor ruso para que los pasajes de esta coreografía emblemática proyecten su máximo potencial: un ir y venir de encantamientos que modifican lo aparente para revelar las condiciones de lo fundamental. 
Hay versiones de El lago de los cisnes que se centran en un punto específico, como la que a sus 47 años bailaba Margot Fonteyn con Rudolf Nureyev, donde no importó que la orquesta actuara de forma regular o que el cuerpo del Ballet de la Ópera de Viena pareciera un relleno; pero hay otras que ponen el acento dramático en la exaltación de lo imaginario y, por ello, necesitan que sus acciones fluyan sin quebranto. La propuesta coreográfica de Bourmeister —que deja casi intacto el diseño de Lev Ivanov para el segundo acto— pertenece visiblemente a la segunda clase. Por eso no importa que la bella Simona no dé los treinta y dos fouettés que se estiman de rigor, ni que Alessandro Grillo, un Siegfried de lujo, exhiba un potencial que pide solos entre los intersticios de cada pas de deux: esta puesta en escena fluye por sus climas, acentos y ritmos exactos. El Ballet del Teatro alla Scala de Milán, bajo la erudición coreográfica de Frederic Olivieri, en su primera visita a México, reivindica el origen del ballet como invento nacido en la geografía física y espiritual del pueblo italiano. 
Con Sueño de una noche de verano la agrupación italiana transmite ahora el mensaje central de la palabra gala: ceremonial, convivio. Ni encuentro fortuito ni comunicación apresurada, sino intercambio deleitoso de conocimientos especiales. Por eso, los miles que a punto estamos de abarrotar las más de seis mil butacas disponibles en el Auditorio sabemos, sin saber, que somos uno. Nos hemos entregado de manera colectiva al acontecimiento creado por el Ballet alla Scala, porque su realidad, trazada magistralmente por George Balanchine, el maestro estadounidense de la danza neoclásica, con sus hadas y elíxires de amor, sus juegos sexuales y ritos sensuales, convence de que la fantasía estival capturada para siempre por Shakespeare y musicalizada con la misma fecha de caducidad por Felix Mendelssohn, es lo único que verdaderamente puede suceder en este momento. 
Penetramos con facilidad en el universo estético del fundador de la academia norteamericana de ballet. En él hay velocidad, que se define por la exactitud de las dosis energéticas: secuencia de virtuosismos que suceden en los tiempos precisos, de la manera más afortunada; poses que alcanzan su arquetipo; unísonos que complacen la expectativa rítmica; de vez en cuando, una gentil proeza. Se dice que Mister B. solía citar en sus ensayos la sentencia del escritor inglés G. K. Chesterton que reza: “Todo lo que se puede hacer, se puede hacer con elegancia”. En este trabajo la máxima estética se manifiesta cabalmente. 
Son los reyes de la fantasía, Oberon y Titania, quienes resuelven las intrigas humanas en esta deliciosa comedia, y no sin complicidad permiten que algo de la pasión bestial de los mortales impregne el erotismo desatado por Puck, el espíritu del Tiempo, caracterizado magistralmente por Ricardo Massimi. La Orquesta Sinfónica de las Américas, una vez más, al mando de Roberto Rizzi Brignoli, comprende de modo justo la paleta acústica tejida por guías teatrales, coreográficas y musicales. Cabe mencionar que el Coro del Teatro de la Scala y los cantantes solistas participantes, con su emotiva entrega y concentración, completan con armonía el tan anhelado sentido de congruencia. 
Un acento de emotividad hace más poderoso el cierre de la obra. Se trata de las treinta y dos niñas mexicanas que, luego de quedar seleccionadas en una audición, actúan entre estos feroces bailarines con la desenvoltura inocente de quien auténticamente está gozando el cumplimiento de un deseo que no esperaba tan de pronto ni con tal magnitud. 
En su primera visita a México, el Ballet del Teatro de la Scala de Milán marcó un nivel de excelencia que sus testigos no debemos olvidar. Los amantes de la danza, porque de tal materia está construido el destino mejor del arte coreográfico; los legos, porque ante este tipo de experiencias se abren senderos de inédito placer que sin duda continuarán engalanando —así, cual ceremonias destacadas— las programaciones del Auditorio Nacional. 

En torno al cisne más ilustre 
Las historias de doncellas que se convierten en aves (y viceversa) datan de una antigüedad imposible de fechar; brotan en diversas culturas e invariablemente poseen una encantadora carga erótica. Como fuentes de inspiración de este ballet se han citado la mitología de la antigua Grecia, pasajes de Las mil y una noches, la leyenda celta del hijo del Rey Lir (transformado en cisne por su celosa madrastra), The Wild Swans de Hans Christian Andersen y Tzar Saltan de Pushkin, e incluso elementos de la ópera Lohengrin, de Richard Wagner. 
La versión más famosa de esta obra es la de Ivanov y Petipa, trazada después de la muerte de Tchaikovsky. Marius Petipa ya era célebre como coreógrafo magistral; pero una aportación que cambió la perspectiva del ballet provino de su ayudante, Lev Ivanov, autor del famoso segundo acto —retomado por Bourmeister—, quien incorporó al cuerpo de baile como parte integral del drama, siguiendo directamente la lógica del discurso orquestal. 
La italiana Pierina Legnani, calificada por un crítico como el ideal supremo del movimiento plástico, introdujo en 1892 la hoy famosa variación de los 32 fouettés —giros de considerable dificultad técnica— en el Pas de Deux del Cisne Negro. Desde entonces es el tour de force inevitable para los intérpretes. 

Datos curiosos en torno al Teatro alla Scala 
Fue fundado con el auspicio de la Emperatriz María Teresa de Austria para reemplazar la Casa de Ópera de Milán, consumida por un incendio. Fue inaugurado el 3 de agosto de 1778 con una puesta operística de Antonio Salieri, L’Europa riconosciuta. 
La primera referencia importante de un ballet sobre Sueño de una noche de verano data de 1855 y proviene precisamente del Teatro alla Scala, de Milán. Su autoría se atribuye al coreógrafo Giovanni Corsati y al compositor Giorza. 
Las tres bailarinas que dieron gloria al periodo romántico del ballet europeo brillaron en el legendario teatro de Milán: Marie Taglioni, Fanny Cerrito y Fanny Elssler. Después de la Segunda Guerra Mundial lo harían Margot Fonteyn, Serge Lifar, Maya Plissetskaya y Rudolf Nureyev. (G.E.R.

El lago de los cisnes 
Première mundial: 24 de abril de 1953, Teatro Lírico Stanislavsky y Nevirovich-Danchenko, Moscú 

Música 
Piotr Illich Tchaikovsky 

Coreografía 
Vladimir Bourmeister 

Director del Ballet del Teatro de la Scala de Milán 
Frédéric Olivieri 

Montaje 
Florence Clerc, Frédéric Olivieri 

Escenografía y vestuario 
Roberta Guidi di Bagno 

Elenco principal 
Odette /Odile             Marta Romagna / Simona Noja

Siegfried                     Mick Zeni / Alessandro Grillo
Bufón                         Antonio Sutera / Mauricio Licitra
Rothbart                     Mauricio Tamellini
Princesa                      Gilda Gelati
Reina                          Flavia Vallone
Pas de Quatre            Maria Francesca Garritano / Sophie Sarrote / Massimo dalla Mora / Ricardo Massimi

y 63 bailarines del cuerpo de baile 

Sueño de una noche de verano 
Première mundial: 17 de enero de 1962, New York City Ballet, City Center, Nueva York 

Música 
Felix Mendelssohn 

Coreografía 
George Balanchine 

Director del Ballet del Teatro de la Scala de Milán 
Frédéric Olivieri 

Montaje 
Patricia Neary, Sara Leland 

Escenografía y vestuario 
Luisa Spinatelli 

Elenco Principal
Titania                         Gilda Gelati / Martha Romagna
Oberon                        Alessandro Grillo / Antonio Sutera
Caballero de Titania   Mick Zeni / Riccardo Massimi
Puck                           Riccardo Massimi /Maurizio Licitra
Elena                          Laura Caccialanza / Lara Montanaro
Ermia                          Maria Francesca Garritano
Demetrio                    Vittorio D’Amato
Lisandro                     Michele Villanova
Hipólita                       Isabel Seabra
Teseo                         Matthew Endicott
Bottom                       Biagio Tambone
Mariposa                    Sophie Sarrote

Pas de Deux - segundo acto: Gilda Gelati / Marta Romagna y Mick Zeni 

63 elementos del cuerpo de baile y 32 estudiantes de ballet mexicanas. 

Músicos 
Orquesta Sinfónica de las Américas 
Coro del Teatro de la Scala 
Roberto Rizzi Brignoli, director huésped 

Soprano 
Alexandra Ruffini 

Mezzo soprano 
Natalia Gavrilan
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.