domingo, 6 de febrero de 2005

Tercer Festival Internacional del OMAN: Programa rico en países e instrumentos



6 de febrero, 2005 / 4 180 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: FUAAN 

Juan Arturo Brennan
Buenas noticias: la asistencia al Tercer Festival del Órgano Monumental del Auditorio Nacional (OMAN) fue mayor que en el Festival Internacional de 2003* y, como en otras ocasiones estuvo compuesta, en un apreciable porcentaje, de jóvenes y niños. Como ya es costumbre en estos eventos de corte popular, la función se caracterizó por un programa variado en autores y dotación instrumental, con un poco de todo para todos los gustos. 
El organista checo Michal Novenko abrió el recital con sólidas versiones de cuatro piezas que cubrieron desde lo barroco hasta lo romántico. Buen énfasis en las cualidades marciales de la Batalla de quinto tono de Antonio Martín y Coll, seguramente compuesta para la trompetería exterior de algún órgano ibérico antiguo. El Preludio y fuga en Mi menor de J.S. Bach fue una lograda interpretación por la solemnidad de su expresión, la densidad de su textura y un rico trabajo en el pedal. De Jan Krtitel Kuchar, compatriota del organista Novenko, una Pastoral de corte lírico, ejecutada con buenos contrastes en los registros. Para finalizar, el Preludio y fuga en La menor de Brahms, en el que el organista checo supo delinear con pulcritud la geometría de la fuga romántica. Profesional y caballeresco, Michal Novenko no agradeció solamente al público, sino que dedicó una caravana, muy merecida, al monumental instrumento. 
Como contraste de timbre e intensidad, se presentó el Cuarteto de Guitarras Manuel M. Ponce, ensamble que tiene ya una amplia trayectoria en nuestro ámbito musical. Para comenzar, una Elevación de Domenico Zipoli, elegante, refinada y con cierta melancolía en su desarrollo melódico. Como un viaje a las raíces ibéricas de la guitarra, tres piezas de distintos registros “españolistas”, vivaces y extrovertidas. Fue notable la Jota de Santiago de Murcia, con su asombroso parecido al son huasteco. De allí, viajamos a nuestro continente con un rico arreglo del Huapango de José Pablo Moncayo, en el que los timbres orquestales han sido trasladados con inteligencia al cuarteto de guitarras. Una sorpresa por demás inesperada: a la mitad de la obra, en un episodio tranquilo y de dinámica decreciente, una parte sustancial del público se soltó a aplaudir. ¡Qué vergüenza que un número tan significativo de mexicanos no conozcan el Huapango de Moncayo! 
Al Cuarteto de Guitarras Manuel M. Ponce se sumó la presencia del maestro Víctor Urbán, titular del OMAN. ¿Guitarras con órgano? Combinación inusual, cierto, pero bien resuelta gracias a una buena sonorización. Otro caballito de batalla para iniciar: el Canon de J. Pachelbel, bien logrado gracias al empleo de registros, salvo en el final, más poderoso y expresivo. Luego abordaron dos obras de J.S. Bach, una fuga original para órgano conocida como La pequeña, y un interesante arreglo del tercer movimiento del Concierto de Brandenburgo No. 3, una de las cumbres de la escritura contrapuntística del genio alemán. Sin duda, un buen entramado polifónico entre las 16 mil flautas del OMAN y las 24 cuerdas de las guitarras. 
En la sección final del concierto apareció en escena el Coro de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, bajo la conducción de Manuel Flores Palacios. En colaboración con el organista Juan Carlos Guerrero, el coro mexiquense interpretó dos movimientos (Sanctus y Hosanna) de la formidable Misa en si menor de Bach. Es de lamentarse que las voces estuvieran amplificadas de más y opacaran el sonido poderoso del órgano. El número mejor recibido por el público fue el coro Va pensiero, sull’ali dorate (Vuela, pensamiento, en alas doradas) de la ópera Nabucco de Giuseppe Verdi, ese exhorto libertario del pueblo israelí cautivo, una de las piezas corales favoritas de siempre. 
Víctor Urbán volvió al escenario para acompañar a las voces en el fogoso Aleluya del Mesías de G.F. Haendel, otra pieza incuestionable del hit parade coral, interpretada con el tempo solemne y poderoso que requiere, a diferencia de algunas versiones aceleradas que le restan majestuosidad. El Aleluya emocionó al público lo suficiente como para ser repetido. 
Siempre es de asombrarse que más de cuatro mil personas dediquen la mañana de un domingo a un festival como éste, sobre todo si se piensa en los estándares de asistencia a las iglesias o los teatros donde suele escucharse la música de órgano. Un instrumento tan antiguo, en tiempos de sintetizadores, todavía tiene mucho que decirnos. 

* Desde su restauración en 2000, el OMAN ha sido protagonista de un Magno concierto y un Festival Nacional en 2002 

Discografía de Víctor Urbán 
1976 Tres gigantes. Música de autores mexicanos y el Órgano Monumental de 17, 000 voces 
1979 Víctor Urbán interpreta Música de Navidad 
1987 Orquesta Sinfónica de Coyoacán 
1990 Arte y Cultura Comermex 
1994 Miguel Bernal Jiménez 
2001 Concierto IV Festival Internacional de Órgano 
2002 Órgano Barroco del Templo de San Antonio, Querétaro 
2003 Órgano del Templo de San Antonio, Santiago de Querétaro. Concierto en vivo en Tekit, Yucatán. OMAN, órgano Monumental del Auditorio Nacional 
2004 Memoria del 2° Festival Internacional de Música Sacra, Quito, Ecuador. Música en la Iglesia de San Ignacio de Loyola 

Quién es quién 
El Coro de la Orquesta Sinfónica del Estado de México fue fundado en 2001 a iniciativa de su director, Enrique Bátiz. La idea era tener un coro propio para la ejecución de grandes obras sinfónico-vocales del repertorio. Para su conformación se realizó un riguroso proceso de selección que reunió a 80 cantantes de alto nivel profesional. La formación y dirección quedaron a cargo de Manuel Flores Palacios, quien sigue al frente de la agrupación. En cuatro años de intensa actividad ha ofrecido más de 100 conciertos en todo el país; pequeños grupos de cámara con algunos de sus miembros realizaron giras en Portugal (2002-2003). Entre sus actuaciones destaca el estreno en México de El mandarín milagroso de Bartók, así como la interpretación de grandes misas del repertorio clásico y su participación en diversas óperas. 
Manuel Flores Palacios realizó sus primeros estudios musicales en México mientras se graduaba en biología. Más tarde, estudió en el Conservatorio de Santa Cecilia en Roma, titulándose en la carrera de canto. En Italia fue finalista del Concurso Franco Corelli, y realizó su debut en Roma, en el Teatro dell’Orologio, cantando en la ópera Bastián y Bastiana de Mozart. 
El organista checo Michal Novenko nació en Praga en 1962; allí se graduó en composición, órgano y dirección de orquesta. Perfeccionó sus estudios con el legendario organista francés Jean Guillou, con el compositor italiano Franco Donatoni y el director y organista alemán Helmut Rilling. Hoy desarrolla una intensa actividad: además de ser maestro del Conservatorio Nacional Superior de Praga, ofrece cursos de perfeccionamiento y conciertos en toda Europa, EUA, Israel, México, Sudáfrica y otros países. Participante en los más importantes festivales organísticos internacionales, también se encarga de la tutela y restauración de numerosos órganos antiguos. En sus grabaciones para la radio y la tv ha tocado en más de 100 órganos diferentes, muchos de ellos de especial valor histórico (especialmente los del sur de Bohemia). Ha grabado una decena de discos que abarcan desde la música antigua hasta la contemporánea, en los que destaca su maestría en el arte de la improvisación. 
Al Cuarteto de Guitarras Manuel M. Ponce lo caracterizan su fuerza y calidad interpretativa, así como una sólida trayectoria nacional e internacional. El grupo se ha dedicado a enriquecer su repertorio a través de la transcripción de obras originales para su particular dotación instrumental. Sus integrantes —Gerardo Díaz de León, Víctor Gardoqui, Arturo Hernández y Raúl Zambrano— son alumnos del ilustre profesor Manuel López Ramos y egresados del prestigioso Estudio de Arte Guitarrístico. Son fieles promotores de los compositores clásicos de México (Manuel M. Ponce, Miguel Bernal Jiménez, José Pablo Moncayo...) y de creadores más recientes como Eduardo Angulo, Emil Awad, Julio César Oliva, Juan Trigos, Horacio Uribe y Hebert Vázquez, quienes han escrito obras dedicadas al cuarteto. Además de su participación en numerosos festivales internacionales, han actuado como ensamble solista con diversas orquestas en el país. Ponciana, Estampas y Artificios son sus tres producciones discográficas, fruto del constante trabajo desarrollado desde su fundación en 1994. (J.A.B.

Programa 
Michal Novenko, organista 
Batalla de quinto tono Antonio Martin y Coll 
Preludio y fuga en mi menor, BWV 535 Johann Sebastian Bach 
Pastorale allegro Jan Krtitel Kuchar 
Preludio y fuga en la menor Johannes Brahms 

Cuarteto de guitarras y Víctor Urbán, organista 
Canon Johann Pachelbel Fuga J.S. Bach
Allegro J.S. Bach 

Cuarteto de guitarras Manuel M. Ponce 
Elevazione Domenico Zipoli
El villano Anónimo español s. XVI 
Españoleto Cesare Negri
Jota Santiago de Murcia
Huapango José Pablo Moncayo

Coro de la Orquesta Sinfónica del Estado de México 
Manuel Flores Palacios, director 
Juan Carlos Guerrero y Víctor Urbán, organistas 
Sanctus y Hosanna de la Misa en Si menor J.S. Bach 
“Va pensiero...” de la ópera Nabucco Giuseppe Verdi 
Aleluya del Mesías Georg Friedrich Haendel
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.