jueves, 2 de diciembre de 2004

Alejandra Guzmán: Supersexitada, se desnuda de entrada

Foto: Colección Auditorio Nacional

2 de diciembre, 2004 / 7 077 asistentes / Función única / 
2 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Seguramente gracias a un hechizo de gitana y a la disciplina de pasar varias horas en el gimnasio, Alejandra Guzmán no parece tener 36 años de edad. Está en el escenario con ajustado pantalón de mezclilla y una playerita blanca que sale volando a la menor provocación. Entonces queda a la vista el excitante torso, sólo cubierto por un brasier blanco que lucha por mantener a buen resguardo sus tesoros. Ale sabe que la playera en el suelo es la mejor forma de provocar expectación a las primeras de cambio, algo así como prender un cerillo en medio de una gasolinería: músculos marcados, piel firme, tatuajes en un antebrazo y en el vértice donde la espalda cambia de nombre, sudor, calentura. Todo lo anterior sumado a una voz potente, aguardentosa, provocativa y contundente. Es energía pura sin importar que su kilometraje pueda asustar a una que otra alma puritana. Sexo, drogas, alcohol y rocanrol no han mermado gran cosa la potencia interior que la hace ser ella misma las veinticuatro horas del día.
Hay varios huecos en las tribunas del Auditorio Nacional, en esta su cuarta presentación desde 1991, pero eso no modifica ni un ápice la entrega de la Guzmán. Viene de una gira por veinte ciudades de Estados Unidos, donde presentó en pequeños y medianos foros su más reciente disco, Lipstick, y quienes aquí la esperan se entregarán también en cuerpo y alma a la diva más popular del rock-pop mexicano. Tienen razón quienes la consideran como la intérprete más contestataria del rock nacional; ella nunca se ha creído la última cerveza del estadio, ni se ha disfrazado de versión nacional de Madonna o Björk. Alejandra es la hija de Enrique Guzmán y Silvia Pinal, con todo lo bueno y malo que eso significa.
El concierto inicia con un video del programa sesentero de tv Silvia y Enrique en el que los conductores presentan a una bebé de dos meses de edad. Obviamente se trata de Alejandra, quien más de tres décadas después todavía da lata en el mundo del espectáculo y sigue tan campante. En el terreno del amor la cantante se recupera del más reciente fracaso, por lo que no es extraño un inicio con el tema “Hoy me voy a querer”. Se da ánimos a sí misma y le da consejos al público: “¡Qué linda noche! Estoy cerrando un ciclo y en busca de un nuevo futuro. Hay que creer en uno mismo y salir adelante”. Sin tapujos, declara desafiante: “¡Estoy más vieja, ¿y qué?!”. Es un pez en el agua. Alguien le grita: “¡Estás bien buena!” y ella responde: “¡Pues claro! Díganme lo que quieran, ahorita no tengo dueño”.
Las canciones se desgranan de la mazorca: “Ruge el corazón”, “Creo en mí”, “Mírala, míralo”, “Un juego más”. Pide que levanten la mano los cachondos y luego los rebeldes. Advierte que quienes mantuvieron abajo las manos son los peores, los hipócritas. Mientras canta “Ven” (tu cuerpo dibuja el deseo) realiza un split que la confirma como bailarina aún en plena forma; y delgada, se arrastra por el piso como serpiente que ofrece manzanas pecaminosas a los sedientos. Una versión de “Cuidado con el corazón” a ritmo de reggae muestra su deseo de abrir nuevas brechas en medio de viejos caminos, aunque regresa a la tradición con “Mala hierba” ejecutando dos panderos a la vez. En “Soy tu lluvia” se muestra el video de ese tema, al tiempo que en el escenario se generan efectos de luz para ilustrarlo.
La mezclilla se queda en el camerino y la Guzmán regresa al escenario con mínima ropa, ahora de cuero negro y sedas transparentes, para cantar “Supersexitada” y una versión rap de “Toda la mitad”. Después de agradecer la presencia de su madre y de su hija Frida Sofía, le regala a los periódicos la nota de la noche al insultar a Paulina Rubio (“¡babosa!”) y remachar con un “Me vale, que se entere: ¡Vivan las morenas!”, todo esto como preámbulo a “Güera”. De pronto advierte: “les voy a tocar el huevo”, y a continuación se lanza con “Llama por favor”, “Rosas rojas”, “Loca” y “De verdad”.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Para presentar “Lipstick” se enfunda en cuero rojo y proyecta un look sadomasoquista que dura poco porque siguen temas más conservadores como “Reina de corazones” y “Eternamente bella”. En el encore alterna con Kabah, el grupo invitado, interpretando “Al pasar” y “La plaga”. Y cierra en solitario: “Hacer el amor con otro”, que con efecto retardado toca la clara y yema de muchos asistentes convertidos en integrantes de un muy heterogéneo coro de fans. 

Cronología discográfica
1988 El productor Miguel Blasco la lanza en BMG con Bye mamá, que incluye el tema homónimo y “La plaga”. La mercadotecnia se impone: rompimiento materno e identificación artística con el padre.
1989 Continúa la combinación de temas inéditos y covers: “Dame tu amor” (que da título al disco), “Twist y gritos”, “Popotitos”, “Satisfacción”...
1991 Surge como fenómeno de masas al lanzar Eternamente bella. Los más grandes hits como “Llama por favor” o “Cuidado con el corazón” surgen de la inspiración del compositor J.R. Florez.
1991 Flor de papel es un álbum lleno de éxitos: “Hacer el amor con otro”, “Rosas rojas”, “Reina de corazones” y “Güera”, creados por Florez y Felisatti.
1993 Enorme ya no tiene tanto pegue, aunque también contiene temas que perduran: “Pasa la vida” y “Despertar”.
1996 Alejandra convoca a los amigos de Joaquín Sabina (Pancho Varona y Antonio García de Diego) para que le escriban “Toda la mitad” en Cambio de piel. Se va Miguel Blasco y llega Carlos Narea a la producción.
1999 Juan Carlos Calderón le produce un disco que no funciona comercialmente: Algo natural.
2001 Desmond Child le produce Soy, en el que lucen renombrados cantautores como Steven Tyler y Reyli, pero las ventas ya no son las de antes.
2004 La Guzmán se conserva fiel a BGM y repite con Desmond Child en la producción de Lipstick. Por tercer año consecutivo, pisa el coso de Reforma para demostrar que su perseverancia y su provocación son incorregibles. (F.F.)

Programa
Hoy me voy a querer
Ruge el corazón
Creo en mí
Mírala, míralo
Un juego más
Ven
Cuidado con el corazón
Mala hierba
Soy tu lluvia
Tú eres mi luz
Supersexitada
Toda la mitad
Güera
Diablo
Pasa la vida
Llama por favor
Rosas rojas
Loca
De verdad
Lipstick
Reina de corazones
Eternamente bella
Hacer el amor con otro

Con Kabah:
Al pasar
La plaga



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.