viernes, 22 de octubre de 2004

Sin Bandera: De rápida aceptación

Foto: Colección Auditorio Nacional

De viaje / 22 y 23 de octubre, 2004 / 19 187 asistentes / 2 funciones /
 2:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Rodrigo Farías Bárcenas
Gracias a la buena mano de sus padrinos, los del grupo telonero de esta noche, Reik, gozan una situación de privilegio pues aún no sale su primer disco y ya están en el foro más importante del país. Leonel García, una de las mitades de Sin Bandera, les da la bienvenida con palabras cálidas y tono afable. Dice que estos veinteañeros —inclinados hacia el rock pop— están empezando desde abajo, como lo hicieron él y su compañero Noel Schajiris hace tres años. Les desea suerte y los deja ante un público expectante, con sus cuatro canciones de muestra. Nadie sabe si tendrán la misma fortuna que sus anfitriones.
Porque una cosa es cierta: para llegar hasta donde ha llegado Sin Bandera no bastan golpes de suerte ni padrinazgos afortunados. También se necesitan inversión y publicidad, un buen productor y sobre todo hay que trabajar, trabajar y trabajar. Y eso es lo que ha hecho el dúo, con resultados visibles: la audiencia muestra su deseo por verlo y escucharlo con un acelerado y exigente clap-clap-clap. El baterista inicia la sesión dando golpes firmes y las miradas se dirigen hacia las pantallas de video, donde aparecen los músicos de apoyo y sus respectivos créditos. Los presentes se ponen de pie al reconocer “Amor real”, tema de la telenovela homónima. Griterío generalizado.
Como prólogo de “Para alcanzarte”, el mexicano Leonel se dirige a su público. Hace una reverencia como gesto de humildad y comenta que el de hoy es el día más importante para él y su colega argentino: “La verdad es que no sabemos cómo agradecerles”. El reconocimiento tiene como trasfondo una historia de cuatro intensos años en los escenarios. Los integrantes del dúo se conocieron apenas a fines del año 2000. Iniciaron el proyecto conjunto por sugerencia de su compañía disquera. Ahora tienen dos discos en su haber, han hecho infinidad de giras por diversos países, recibido muchos premios y la gente los ha favorecido llenando el Auditorio Nacional. Así que motivos hay para que, antes de “ABC”, Noel exprese su dicha porque tanta gente es ya parte de sus vidas. Son pocos los artistas jóvenes que gozan de tal aceptación cuando apenas tienen tres discos o menos; es el caso de Sin Bandera, Juanes o Julieta Venegas.
García y Schajiris son sencillos cuando hablan con el público, cuando interactúan entre ellos, cuando dirigen a sus músicos. Son así en su forma de vestir: playera uno, camisa el otro; botas, zapatos. Nada pretenciosos. De igual manera es el espectáculo: nomás lo necesario. Exactitud en luces y claridad en el sonido. Se mueven sin demasiado cálculo. Alternan las voces principales y ambos armonizan. Noel toca el piano. Leonel las guitarras, acústica y eléctrica. Los apoya un grupo que consiste en bajo, batería y guitarra. Dotación con la fuerza del rock y la facilidad para pasar de un género a otro según lo pida el tema. Cuando llega “Contigo” se suma un cuarteto de cuerdas dirigido por Rosino Serrano, el cual tendrá participaciones intermitentes.
Todo ello porque el protagonista real no es ni el mexicano, ni el argentino, ni el público. Lo que en verdad importa son las canciones y la carga afectiva que hay en ellas. García y Schajiris también son sencillos cuando cantan, pero jamás pierden de vista su propósito: emocionar. Y se comprometen tanto en eso que a veces rozan la cursilería o exageran los rictus de pasión. El tramo que va de “Canción de los días lluviosos” a “Suficiente” confirma que la variedad en los arreglos y el dinamismo en el escenario son correspondientes. Parece haber equilibrio en la oferta artística. Ésta cumple con las exigencias de los propios compositores al tiempo que satisface las expectativas del público.
Cualquier persona que acepte lo más suave de Chicago o las baladas de Phil Collins, que recuerde los arreglos vocales de Seals & Crofts o America, que se haya emocionado con alguna canción de Bread, o que tenga en el justo olvido a Lara y Monárrez, podría gustar de las canciones de Sin Bandera. Con su ritmo pegajoso y alegre, “Sirena” pone a bailar a los más entusiasmados, que son muchos (mejor dicho: muchas, porque abundan las jóvenes y otras no tanto). En las primeras filas hacen lo propio el amigo Reyli Barba y el productor Aureo Baqueiro, artífice en el éxito del dúo gracias a su visión para los sencillos llegadores, como “Mientes tan bien”, “De viaje” y “Kilómetros”, puntos climáticos en sus respectivos turnos.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
El gran epílogo llega con “Entra en mi vida”, tema de Cuando seas mía, telenovela que sirvió como primer gran escaparate del grupo. Hay mujeres y hombres que desinhiben sus fantasías interpretativas imitando al dúo gesto por gesto. Sus butacas, gracias al poder de la imaginación, se transforman en escenarios virtuales, con todo y aplauso multitudinario. Pero también los ídolos, debido a la mutua identificación, dan muestras de ser fervientes admiradores de su gente. Dice uno de ellos: “¿Se acuerdan de ésta, de nuestro primer disco?... ¡Jamás saldrán de nuestras vidas!”. Griterío generalizado una vez que adivinan de cuál se trata. Las bien acopladas voces de Sin Bandera se despiden: “¡Entra en mi viiidaaa, yo te lo rueeegooo!”. 

Cronología
2000 Leonel García (Ciudad de México, 27 de enero de 1975) y Noel Schajiris (Buenos Aires, Argentina, 9 de julio de 1974) deciden formar el dúo Sin Bandera. Ambos son compositores, ejecutantes y cantantes, con carreras por separado como autores de diversos intérpretes. Sony Music y el productor Aureo Baqueiro apoyan el proyecto.
2001 Sin Bandera, primer cd, contiene tres éxitos que colocan a los cantautores entre los más destacados de la radio: “Entra en mi vida” —tema de Cuando seas mía, telenovela de TV Azteca—, “Kilómetros” y “Sirena”. El dueto gana en México un Disco de Platino. Empieza a ser conocido en España, Argentina, EUA, Costa Rica, Guatemala, Colombia, Perú, Ecuador y Panamá.
2002 La grabación es objeto de más premios: un Grammy Latino, dos Billboard Latino, otro por parte de MTV Latinoamérica, dos Oye! y dos Lo Nuestro. Las ventas a un nivel internacional alcanzan el millón de copias.
2003 De viaje alude a la introspección y a las experiencias de las giras del dúo. Se amplía su gama sonora hacia el jazz, bossa nova, rock, hip-hop, vallenato, r&b. “Mientes tan bien”, “Que lloro”, “De viaje”, “Puede ser” —con Presuntos Implicados— y “Amor real” —rúbrica de la telenovela homónima— mantienen a Sin Bandera como uno de los principales exponentes de la balada en español. Se reportan 800 mil ejemplares vendidos.
2004 Abre los conciertos de Alejandro Sanz en Estados Unidos (mayo) y en España (septiembre). Por segunda vez consecutiva gana el Grammy Latino en la categoría Mejor álbum vocal de dúo o grupo. Las cinco fechas que tuvo en el Teatro Metropólitan de la ciudad de México (febrero), con más de 15 mil asistentes, les da la confianza de pisar el Auditorio Nacional. (R.F.B.)

Programa
Reik, grupo telonero
Yo quisiera
Vuelve
Noviembre sin ti
Qué vida la mía

Sin Bandera
Amor real
Para alcanzarte
ABC
Contigo
Canción de los días lluviosos
Ves
Te esperaré
Bien
Suficiente
Sirena
Mientes tan bien
Aquí
De viaje
Ven
Que lloro
Kilómetros
Te vi venir
Magia
Si me besas
Entra en mi vida
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.