martes, 5 de octubre de 2004

Paulina Rubio: A falta de Madonna, Pau

Foto: Colección Auditorio Nacional

Tour Mundial Pau 2004 / 5 de octubre, 2004 / 7 796 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: GO Entertainment, S.A. de C.V.

Jesús Quintero
Como no es sencillo reinventar la rueda y desde hace más de dos décadas ha hecho falta una Madonnette en Latinoamérica, Paulina Rubio decidió tomar la estafeta con empeño y una pizca de descaro. En descargo suyo se debe señalar que a pesar de seguir encontrando en Louise Veronica Ciccone y en sus más avezadas pupilas (Britney Spears y Christina Aguilera) su proyecto wannabe, lo que a la intérprete de “Sabor a miel” le ha dado frutos en el mercado de habla hispana es que ha crecido a la par de sus escuchas desde los días en Timbiriche y ha transitado por la ilusión romántica de la adolescencia hasta una adultez donde no faltan experiencias agridulces en cuestión de fidelidad, para proclamar a los cuatro vientos que las mujeres —por todo lo vivido y padecido— son superiores a los hombres.
Son estas admiradoras fieles, acompañadas por sus hijas pequeñas, y un considerable sector gay masculino, quienes casi han llenado el Auditorio para atestiguar el inicio de su gira, que la cantante, en conferencia de prensa previa, definió como “un concepto sensorial (…) porque el espectáculo habla y se basa en los cinco sentidos”. Faltando diez minutos para las nueve, resuena un video que muestra a trabajadores soldando pesadas estructuras al tiempo que el telón se corre y el escenario que simula una construcción se expande, para que Paulina y seis bailarines, más perseverantes que diestros, aparezcan ataviados con cascos y uniformes amarillos. La Rubio trae ganas de comerse al Auditorio y no va a esperar a la espontaneidad de la fanaticada, por eso opta por provocar de viva voz y sin rubor: “¡Arriba las manos!”, “¿Se la saben?, ¿la cantamos?”, “¿Tienen encendedores allá arriba?” y el inefable “¡Que se oiga, México!”.
Un grupo cumplidor, formado por bajo, batería, teclado, guitarra y una guapísima dj, basta para cubrir un repertorio que suena a retro, euro-pop y un híbrido de hip-hop ranchero, en tanto que las letras se decantan por el amor convertido en mezcla de alto octanaje (“Algo tienes”, “Enamorada”) o poseen un enjundioso tono defensivo frente a las patanescas actitudes de la pareja (“Yo no soy esa mujer”, “Alma en libertad”, “El último adiós”, “Perros”). Pero si ése es el fondo, la forma se pierde un tanto cuando Pau se empeña en cantar en inglés ante un público que la aprecia por lo que siempre ha pronunciado, retadoramente, en español.
Sus cambios de vestuario son más frecuentes que los de su temática. Tops, diminutas faldas con aberturas estratégicas y botas con tacón de aguja imperan en ese cuerpo delgado, esculpido en el gimnasio y que se ofrece, con cierto pudor, a los bailarines, quienes —descamisados— le entran también a un juego que necesitaría de mayor malicia para encender las mejillas de los menos recatados. Sobre el escenario sólo hay insinuaciones, pero en las mega pantallas laterales la cantante echa la carne de otros al asador, pues a diferencia de Madonna, no es ella la que exhibe más epidermis en los videoclips, sino sus comparsas: siempre en ménage à trois, son ellos quienes sostienen un falso combate, para que al final la dama se erija en triunfadora. Si Pau aparece atada a una cama y con los ojos vendados, la cámara está más atenta a las turgencias masculinas. La fantasía, apta e inconfesable para muchas y muchos de los presentes, no deja de representar un momento embarazoso para otros sectores menos urgidos. Al lado de quien esto escribe, dos hermanas, de cinco y siete años, ven con azoro la acción carnal, y es la mayor quien cubre con su manita los ojos de la otra, acaso para que su inocencia aún no conozca fisuras.
Igual que ha ocurrido con sus ex colegas Thalía y Benny, el momento de las chispas ocurre cuando se abre el paréntesis de la nostalgia. No importa que no se pertenezca a la Generación Timbiriche, todos los presentes conocen el repertorio de candoroso pop y Paulina, feliz por la reacción, está bien dispuesta a evocar su adolescencia. Luego de “Cantando”, “Corro, vuelo, me acelero”, “México” y “Acelerar”, se queda sólo con su guitarrista para que el coro masivo la acompañe en “Con todos menos conmigo”.
Deseosa por ampliar el capítulo oldies but goodies, tras otro video, Pau y su guitarrista aparecen en una tarima al final de la zona preferente. La emoción de los fans es reprimida por el cuerpo de seguridad y un conato de bronca estalla. En medio de la tormenta, la cantante expresa: “Qué gusto es volver a estar en México después de tanto tiempo... Ustedes no lo van a creer pero ayer no tenía voz y me estaba muriendo de miedo de no tener voz para ustedes... a veces ocurren milagros”. Entrega “Enamorada” y “Mío” con los espectadores haciéndole segunda. De vuelta al escenario, unos mariachis ofrecen la pauta para que “Dame otro tequila” y “El último adiós” permitan a la cantante personificar a la mujer bravía. Y como remate suelta “Perros”, petición para que los hombres porten collar antipulgas y aprendan de los canes su concepto de fidelidad.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Arrojando pelotas gigantes al público, “Te quise tanto” despide al público en falso. Luego de comprobar que la gente quiere más, Pau sale a rematar con “Y yo sigo aquí” a ritmo de batucada. Y para que el “concepto sensorial” se cumpla, ella y sus bailarines se acercan al proscenio con botellas de agua y, sin mayor aviso, literalmente bañan a los ocupantes de las primeras filas. Del techo caen papelitos por toneladas. Antes de desaparecer, Paulina clama: “¡Gracias, nos vemos muy pronto, gracias!”. Sus fans, satisfechos, le devuelven la frase con aplausos y apresurándose a recoger las estrellas de papel.

Cronología
1973 El 17 de junio nace Paulina Rubio Dosamantes. Sus padres son famosos: Susana Dosamantes y Enrique Rubio.
1980 Tras crecer entre sets cinematográficos y televisivos acompañando a su madre, entra al Centro de Capacitación Televisa, donde en compañía de otros seis infantes comienza a ser parte de Timbiriche.
1982 El grupo irrumpe en los medios electrónicos con la sutileza de un terremoto de nueve grados. Con ese conjunto y transitando a la adolescencia, graba una decena de álbumes cuán más exitosos entre una generación ávida de cronistas que hablen de su precocidad.
1989 Su versátil naturaleza se pone a prueba con su debut televisivo, como villana, en el culebrón Pasión y poder.
1990 Toma clases de baile y canto en Los Ángeles, California, con miras a lanzarse como solista.
1991 Graba en España su primer trabajo en solitario, La Chica Dorada (producción de Miguel Blasco) del que se desprenden “Mío” y “Amor de mujer”. En tierras hispanas, el redondo vende 300 mil copias y consigue el Disco de Platino.
1993 Da a conocer 24 kilates, grabado también en España. Otro éxito comercial. Protagoniza la telenovela Baila conmigo.
1994 Estelariza su primera película, Bésame en la boca. Graba su tercer álbum, El tiempo es oro, y vuelve a la pantalla chica con Pobre niña rica. Asimismo participa en el Festival de Viña del Mar y se gana la aprobación del exigente público chileno.
1996 En Planeta Paulina debuta como autora de algunos temas. De este trabajo dice: “Todo lo que interpreto soy yo...”.
2000 Tras cuatro años de silencio discográfico, pero no en los medios, da a conocer Paulina, que tiene un éxito inmediato por los temas que hablan de sus propias vivencias y su romance con el español Ricardo Bofill, que desde hacía cinco años se paseaba con ella frente a los paparazzi.
2002 En junio un nuevo cd: Border Girl, con afán de conquistar el mercado anglosajón. Sobresale “Si tú te vas (Don’t Say Goodbye)”.
2004 Pau-latina, íntegramente grabado en español, con una gran mezcla de estilos y con un predominio de sonido latino, le da un hit: “Perros”. Se presenta por segunda ocasión en el Auditorio. Poco después, tras alborotar al público como presentadora de los premios MTV Video Latinos, con un vestido totalmente descubierto en la parte posterior, la revista española Diva la declara “La Diva más Sexy”. (J.Q.)

Programa
Algo tienes
Lo haré por ti
Sexy dance
My Friend, mi amigo
Cassanova
The One You Love
Yo no soy esa mujer
Don’t Say Goodbye
Popurrí: Cantando / Corro, vuelo, me acelero / México / Acelerar / Con todos menos conmigo
Alma en libertad
Amor de mujer
Enamorada
Mío
Ojalá
Dame otro tequila
El último adiós
Perros
Te quise tanto
Y yo sigo aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.