viernes, 11 de junio de 2004

Intocable: Un fenómeno sui generis

Foto: Colección Auditorio Nacional

11 al 13 de junio, 2004 / 38 337 asistentes / 4 funciones / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: Triple Seven Productions 

Fernando Figueroa
Si un extraterrestre se hubiera colado al show de Intocable en el Auditorio Nacional, tal vez haría un reporte como éste: “Asistí a una ceremonia en la que diez mil fanáticos estuvieron en éxtasis permanente durante más de dos horas. Dirigidos por varios sacerdotes vestidos de negro que entonaban himnos, los feligreses hacían las veces de un disciplinado coro que parecía estar en contacto con una divinidad”. Incluso para un terrícola, asiduo visitante de este escenario, resulta conmovedor observar el furor que demuestran los admiradores del singular grupo de música norteña, creador de canciones que todo mundo ha escuchado alguna vez en la radio o bailado en una fiesta. Para muestra, basta sólo un botón: “Y todo, ¿para qué?”. 

En medio de la sobreoferta de música grupera, Intocable se ha establecido con un estilo sencillo y directo que llega al alma de sus seguidores, muchos de los cuales jamás se sentaron durante el debut de la banda en el gran recinto de Campo Marte y Reforma. Una mazorca de canciones de amor y desamor se fue desgranando en el escenario, donde el cantante y acordeonista Ricardo Ricky Muñoz se erigió como el principal gurú de una religión que arrasa multitudes. Sin mayores desplantes y con un estilo que ya tiene imitadores, Ricky narra historias que su público conoce a la perfección y corea con una devoción que bien quisieran para sí muchos vocalistas de otros géneros musicales. 
Como telonera Lidia Ávila, ex integrante de OV7, tiene el tacto de aparecer muy puntual y sólo interpretar tres temas de su primer álbum solista: “Para qué”, “Secretos” y “Si tú eres el amor”, que el público de Intocable acepta de buena gana. Lidia, quien ahora incursiona en el género grupero, también ha participado en telenovelas juveniles de mucho éxito como Clap. 
Al intocable Muñoz lo acompañan René Martínez en la batería, Daniel Sánchez en el bajo sexto y segunda voz, Sergio Serna en las tumbas, Félix Salinas en el bajo eléctrico, y José Juan Hernández como animador y percusionista. A este último le celebran a gritos todos los mensajes que pronuncia ante el micrófono: “Ustedes son la parte más importante del espectáculo y nosotros nos entregaremos como si fuera la última noche de nuestras vidas”. Él mismo confiesa que el Distrito Federal era para ellos “una plaza difícil”, pero se congratula de que Intocable la haya conquistado con cuatro funciones seguidas en el foro más importante del país. Antes de este logro, la agrupación sentó sus reales en bailes masivos celebrados en el Estado de México y en rodeos de la capital, según palabras del animoso presentador, cuya imagen se reproduce en las pantallas gigantes, donde también se proyectan videoclips. 
Ante el delirio colectivo, el sexteto regala un rosario de éxitos, todos llegadores a más no poder: “Contigo”, “Es tan bello”, “El poder de tus manos”, “Enséñame a olvidarte” y un largo etcétera. Por supuesto, hay situaciones límite con canciones como “Y todo, ¿para qué?”, “Fuerte no soy” y “Perdedor”. Aunque Intocable se caracteriza por su inconfundible sello norteño, en varios de sus temas se filtran acordes de country, pop, cumbia y hasta leves destellos de rock. Mientras la sugerente voz de Ricky inunda el sitio, en las butacas se acurrucan las parejas, se besan al compás de la música o bailan muy pegadas. Varios de los asistentes portan sombreros negros como símbolo de identificación con sus ídolos. Hombres y mujeres se dejan llevar por igual por esta música que traduce sus más íntimas emociones.

Foto: Colección Auditorio Nacional
Luego de un frenético desfile de casi 30 canciones, el final llega irremediablemente entre fuegos artificiales y confeti tricolor. Entonces, el grupo vuelve a quedar atrapado en una especie de nave intergaláctica, de la cual había salido originalmente, y donde tal vez sí había un polizón de otros mundos... 

Cronología discográfica 
1975 El 15 de septiembre nace Ricardo Ricky Muñoz en Zapata, Texas, EUA, quien con el paso del tiempo se convertiría en líder, vocalista y acordeonista de Intocable. Comparte la infancia con René Martínez (batería) con quien escucha estaciones de radio mexicanas. 
1994 El grupo lanza su primer álbum, Fuego eterno, con el que obtiene doble Platino. Dos temas los da a conocer de inmediato: “Vete ya” y “Mágico amor”. 
1995 De su segunda producción, Otro mundo, destacan “Coqueta” y “Perdóname”. 
1996 Graba el tema más significativo de su carrera y que a la postre se convierte en su himno: “Y todo, ¿para qué?”, dentro del disco Llévame contigo
1997 Lanza el álbum IV, con un tema muy pegador: “Eres mi droga”. 
1998 Se presenta en el Astrodome de Houston, donde es ovacionado por 65 mil asistentes. Alcanza el millón de discos vendidos en tan sólo 4 años. Graba su quinto cd de estudio, al que titula simplemente: Intocable. 
1999 En un accidente automovilístico perecen Silvestre Rodríguez y José Ángel Farías. El grupo graba Contigo, donde se incluye “El amigo que se fue” en honor a los colegas fallecidos. 
2000 Recibe Múltiple Disco de Platino por Es para ti, que incluye “Enséñame a olvidarte” y “Estás que te pelas” (que logra en 2 años, 50 mil transmisiones en la radio). “Contigo” es nominada como Mejor Canción Norteña en los Grammy Latinos. 
2002 Sueños es nominado al Grammy en la categoría Mejor Álbum Mexicano-Norteamericano y al Grammy Latino como Mejor Álbum Norteño. 
2003 El grupo rompe récord de asistencia con el Houston Livestock Show and Rodeo efectuado en el Reliant Stadium: ¡70 mil 405 espectadores! Obtiene el Premio Lo Nuestro como Grupo del Año en la categoría Regional Mexicana y un Premio Oye. Lanza dos trabajos más: Nuestro destino estaba escrito que le aporta su segunda nominación al Grammy (Mejor Álbum Mexicano/Norteamericano) y La historia (recopilación de éxitos). 
2004 Con 5 millones de unidades vendidas, graba en vivo en el House of Blues de Chicago Íntimamente, el trabajo No. 11 de la carrera de la banda. Se presenta en el Auditorio Nacional, batiendo un nuevo récord como los primeros gruperos que logran aquí 4 funciones consecutivas y llenos totales en su debut, superando a Los Temerarios y Los Bukis. (F.F.

Programa 
Lidia Ávila, telonera 
Para qué 
Secretos 
Si tú eres el amor 

Intocable 

Eso duele 
Contigo 
Es tan bello 
Muy a tu manera 
El poder de tus manos 
Enséñame a olvidarte 
Déjame amarte 
Fuertemente 
Un desengaño 
El amigo que se fue 
Llévame contigo 
Amor maldito 
¿A dónde estabas? 
Soy un novato 
No te vayas 
Ya ves 
Estás que te pelas 
Y todo, ¿para qué? 
¿Dónde estás? 
Eres mi droga 
Fuerte no soy 
Soñador eterno 
Perdedor 
Ayúdame 
Coqueta 
Sueña 
Si te vas 
Si pudiera
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.