jueves, 3 de junio de 2004

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (EUA, 2004): Sin precedentes

Foto: Colección Auditorio Nacional

Première en México / 3 de junio, 2004 / 7 632 asistentes / Función única /
 135 min. de duración / Promotor: Warner Brothers Pictures 

Sofía González de León

No en toda première el espectáculo que el público improvisa se vuelve tan divertido como la película misma. Y éste fue un caso único. Desde mucho antes de la hora rodeó la alfombra roja sobre las escalinatas del Auditorio Nacional una población adolescente (¡y adulta!), con capas y túnicas negras hasta los tobillos, largas bufandas a rayas, capuchas, peinados y sombreros estrafalarios, mechas rojas, picos engominados, cicatrices sobre la frente en forma de relámpago, varitas mágicas, escobas, anteojos redondos: sin duda se trataba de la sección mexicana de fans del Mundo Mágico de Harry Potter, a la que hacían eco muchos otros espontáneos. Cuando aparecieron cámaras y limusinas de las que bajaban actores y personalidades de la farándula, cuando las pantallas gigantes empezaron a proyectar imágenes de quienes recorrían la pasarela de honor ante el Paseo de la Reforma, el barullo creció. 
Una hora después comenzaron las porras para el más esperado de la noche: Alfonso Cuarón (Ciudad de México, 1961). El director mexicano se portó expresamente fanfarrón, anti-solemne, con su habitual look desgarbado: aunque intentó el frac, sus tenis blancos gastados, la melena y la barba, delataban un fuerte contagio del prisionero de su propia invención. Sus kilitos de más revelaban el tamaño de la presión de trabajo de largos meses de filmación, con la responsabilidad de quedar a la altura de una firma poderosa como Warner Brothers, de todo un mito ya consolidado y un negocio que pone en juego millones de dólares. Se dice fácil, pero el realizador rebasó las expectativas: Harry Potter y el prisionero de Azkaban está considerada como la mejor y más creativa traducción a la pantalla grande de los best-seller juveniles de J.K. Rowling. De inmediato adquirió el tercer puesto taquillero del orbe, después de Shrek 2 y de El Hombre Araña 2. 
Las declaraciones de Cuarón ante el micrófono denotaban una necesidad de sacudirse el susto del éxito apabullante que unos días antes destapó su filme en Londres y en Nueva York. Tampoco se esperaba la cariñosa aclamación del joven público compatriota dentro de la sala del Coso cuando subió al podio, luego de un halagador discurso de parte del productor de toda la conocida serie cinematográfica, David Heyman. Pero la gente aclamaba porque, por primera vez, era México el que firmaba así una de las mega producciones a nivel mundial, marcando un paso sin precedentes. 
Y la mejor parte es que la película es un producto de gran calidad. De hecho, es la preferida de la autora misma de las novelas. Todos los elementos del buen cine comercial están dados. Es un excelente thriller, un filme de horror para adolescentes, lleno de sofisticados efectos especiales, manejados con gran soltura; es un cuento muy bien narrado (como lo fue La Princesita), salpicado de buen humor; una adaptación que respeta a fondo el espíritu de la novela original, con elementos clásicos y arquetípicos, personajes fantásticos (como el hipogrifo, mitad águila mitad caballo, o los extraordinarios libros rabiosos), y al mismo tiempo, llena de elementos y referencias que tocan la sensibilidad de los púberes de hoy. 
En este sentido, el ánimo dark y los colores fríos, que al principio chocan pues marcan una radical diferencia con Harry Potter 1 y 2, a la larga se aprecian en toda su profundidad: después de todo, la adolescencia es un pasaje oscuro del que se sale gracias a las cualidades que el filme valora con tino: la valentía, el empeño y la fe en uno mismo. Si bien las dos producciones de Chris Colombus eran a su vez excelentes, divertidas y llenas de frescura (los fantásticos protagonistas tenían todavía el candor infantil), la de Alfonso Cuarón —y en esto tuvo mucho que ver la autora del libro— es más fría y toca fibras más serias: trata el tema del mal sin moralejas, dejando ver que sólo al vencer los fantasmas interiores del miedo se es capaz de salir adelante por una vía positiva, y aunque el mal está al acecho, la elección del camino depende de cada quien. 
Lo que se esperaba del director mexicano, se cumplió: supo tratar de nueva cuenta ese paso delicado entre la infancia y la edad adulta, logrado con tanta gracia en Y tu mamá también. Mientras rodaba El prisionero de Azkaban recibió el ofrecimiento de dirigir la siguiente de la serie, pero no aceptó para concentrarse en un solo trabajo y también para ser fiel a sus verdaderos intereses y poder filmar un nuevo proyecto en México. Al público no se le puede engañar. Quienes en el Auditorio rugieron a los primeros acordes de la consagrada rúbrica de John Williams, aprobaron con la emoción a flor de pecho el filme en su totalidad. Y quienes pagaron su boleto se fueron, además, con la satisfacción de haber donado su aporte a tres organizaciones de ayuda humanitaria en nuestro país: El Fondo de Conservación El Triunfo (de la reserva de biosfera en Chiapas), Niños del Planeta y Fundación PRASAD. 
En Estados Unidos hay fanáticos religiosos que han quemado en plaza pública miles de ejemplares de los libros de Harry Potter, atemorizados por la fiebre que han desatado (después de La Biblia, es lo más leído, al parecer). Pero, ¿no es más saludable seguir fervorosamente las historias de unos simpáticos personajes, que encerrarse en la estrechez de una secta religiosa (o política) y querer aleccionar con ello al mundo? Se podría decir, jugando y sin jugar, que por fortuna, las nuevas religiones son los mega conciertos y las canciones aulladas de memoria y en masa como oraciones; son los bailes gruperos multitudinarios; son también las emociones de fábula expresadas en colectividad y en la oscuridad de un cine. 

Mito y furor 
1965 El 31 de julio nace Joanne Kathleen Rowling en Chipping Sodbury, Gloucestershire, Inglaterra, de padres londinenses. A los 6 años empieza a escribir cuentos. Durante su adolescencia sufre un trauma: su madre se enferma de esclerosis múltiple; pero al mismo tiempo Jo (como le dicen de cariño) encuentra un amigo quien la apoya en su decisión de convertirse en escritora (su segunda novela está dedicada a él). 
1983 Realiza estudios de francés en la Universidad de Exeter. Luego se va a Londres donde toma varios empleos, el más duradero en Amnistía Internacional. 
1990 En un viaje que hace sola en tren, le cae la inspiración e inventa a Harry Potter. El tren se retrasa... Al llegar a Londres comienza a escribir. El 30 de diciembre muere su madre a los 45 años de edad, lo cual la sume (con su hermana y su padre) en una gran tristeza. 
1991 Se va a Portugal, donde trabaja como maestra de inglés. Se casa con un periodista portugués. 
1993 Da a luz a su primera hija, Jessica. Pero su matrimonio se quiebra. 
1994 Se refugia con su hermana en Edimburgo y, ante su depresión, decide terminar su libro a como dé lugar: durante las siestas de su hija. Logra su cometido y busca un editor. Toca muchas puertas. 
1996 Al fin da, con la ayuda de un editor llamado Christopher, con la editorial Bloomsbury, a la que vende a alto precio los derechos. Unos meses más tarde, Scholastics le compra los derechos para EUA y ella puede dedicarse de tiempo completo a la escritura. 
1997 Se publica en Inglaterra Harry Potter y la piedra filosofal y es un hit inmediato. 
1998 Mientras se publica en Estados Unidos, Jo lanza su segundo libro: Harry Potter y la Cámara Secreta. 
1999 Harry Potter y el prisionero de Azkaban consagra la pottermanía a nivel mundial: en tres años, sus tres libros se publican en 35 millones de copias en 35 lenguas diferentes. 
2000 Harry Potter y el cáliz de fuego demuestra que la imaginación de Jo es enorme, así como su empeño. Se imprimen de entrada 5.3 millones de ejemplares. Mientras, en EUA el fenómeno alcanza niveles escalofriantes: la gente hace colas en las librerías durante toda la noche; por primera vez en la historia se venden 3 millones de ejemplares (de la tercera novela) en las primeras 48 horas. Acto seguido, Jo recibe ofertas para hacer películas con sus libros. Rechaza varias de ellas. 
2001 El negocio se hace redondo cuando Warner Brothers le compra parte de los derechos para realizar una cinta con su primer libro, que rompe récord de taquillas superando a The Lost World: Jurassic Park de Spielberg. Jo se casa con un médico y anuncia que la serie de sus libros se detendrá en el número 7 con una muerte simbólica de su personaje. 
2002 La segunda novela se lleva al cine, de nuevo bajo la dirección de Chris Colombus. Bate récords taquilleros. 
2003 Nace su hijo David mientras aparece su quinta novela: Harry Potter y la Orden del Fénix. 
2004 El tercer libro es llevado al cine por Alfonso Cuarón. La película se coloca entre las tres más vistas del planeta. Jo espera su tercera hija mientras escribe su sexta novela. Multipremiada, ha vendido más de 200 millones de libros en el mundo (en 61 lenguas y 200 países), y se ha convertido en una de las mujeres más ricas de Gran Bretaña. En 2005 saldrá la cuarta película, bajo la dirección de Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral). (S.G.L.

ELENCO 
Daniel Radcliffe Harry Potter 
Rupert Grint Ron Weasley 
Emma Watson Hermione Granger 
Michael Gambon Albus Dumbledore 
Robbie Coltrane Rubeus Hagrid 
Alan Rickman Profesor Snape 
Gary Oldman Sirius Black 
David Thewlis Remus Lupin 
Emma Thompson Profesora Sibyll Trelawney 
Dame Maggie Smith Profesora McGonagall 
Tom Felton Draco Malfoy 
Timothy Spall Peter Pettigrew 
Fiona Shaw Petunia Dursley 
Richard Griffiths Vernon Dursley 

Créditos 
Dirección: 
Alfonso Cuarón 

Guión: 
Steve Kloves, basado en la novela de J.K. Rowling 

Producción: 
David Heyman, Chris Columbus y Mark Radcliffe 

Diseño de producción: 
Stuart Craig 

Fotografía: 

Michael Seresin 

Edición: 
Steven Wiesberg 

Dirección de arte: 
Alan Gilmore 
Steven Lawrence 
Gary Tomkins 
Alexandra Walker 

Efectos visuales: 
Tim Burke 
Roger Guyett 

Música: 
John Williams
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.