martes, 25 de mayo de 2004

Michael Bolton: Axioma universal

Foto: Colección Auditorio Nacional

Vintage / 25 de mayo, 2004 / 4 912 asistentes / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: OCESA, S.A. de C.V.

Francisco Martínez Negrete
Imagine el respetable un reventón con invitados como George Gershwin, Bob Dylan, Giacomo Puccini, The Bee Gees y Otis Redding… Así fue el sabor tuttifruti que nos tenía reservado el señor Michael Bolton en su segunda visita al Auditorio Nacional,* para sorpresa de incautos y delirio de las mujeres, si algo escucharon pues no pararon la noche entera de piropear y papuchear al otrora melenudo cantautor quien con más de 19 discos ampliamente vendidos y algunos premios Grammy en el bolsillo es, hoy por hoy, un ícono viviente y semidiós de la balada pop. La cosa es sencilla: si a lo largo de su ascendente carrera el talento le ha permitido componer rolas para gente tan diversa como Barbra Streisand, The Pointer Sisters, Kiss, Kenny Rogers, Cher o Joe Cocker, la falta de personalismo le otorga, a despecho de sus críticos, licencia para incluir sin menoscabo covers de la música (y los músicos) que admira y enriquecer así su propio repertorio. Se necesita ser grande para ello, y la cabal comprensión de un mercadotécnico axioma universal: en la variedad está el gusto.
A las 20:30 el escenario del Auditorio semeja una carnosa y enrojecida bocaza abierta en “O” de silencioso asombro. Quince minutos más tarde, esporádicos aplausos y chiflidos amenazan conjurarse en tempestad que arrecia al oscurecer el recinto y surgir Michael Bolton con su banda: lira y bajo a sus flancos, batería, percusiones, sax y piano a sus espaldas y, la cereza del pastel, tres muñequitas de lujo —coristas y dancers— que revolotean incansables. Sin más preámbulo arranca con “Love Is a Wonderful Thing” de Time, Love and Tenderness, seguida en corto por “Soul Provider” del álbum epónimo, para encender los ánimos del respe que, movido a ritmo Motown ovaciona complacido. Y es que Bolton es un verdadero hijo de Ray Charles, su rugido leonino remite a Joe Cocker, modulado y menos rasposo. Con ese vozarrón cómo no iba a cantar rhythm and blues.
Y la estrella se dirige al público: “Muchas gracias, grandioso estar de vuelta en Mexico City. Vamos a cantar hits, classics, Vintage y rolas que ustedes saben”. “Said I Love You... But I Lied”, y luego “I Want to Hear You Say It” cimbran el recinto con potencia ochentera. “Regresemos en el tiempo”, invita, y tomando una lira, ofrenda la rola a las bellas que, a la menor provocación, no se cansan de derretirse en piropos. Su rendición de “To Love Somebody” de The Bee Gees no desmerece los espléndidos covers que de la misma hicieran tanto Eric Burdon como Janis Joplin: Tú no sabes cómo es/ nena, tú no sabes cómo es… canta Bolton encendido y calla para mejor escuchar la respuesta del mujerío: amar a alguien/ amaaar a alguieeen/ como te amo… Por si el daño fuera poco, “(Sittin’ On) The Dock of the Bay”, del inmortal Otis Redding, prolonga la vibra moshy pero cuando ya nos estamos ajustando al arrumaco, “Hold on I’m Coming’”, la clásica de Sam and Dave, nos patea el trasero con toda su energía fonquidélica: el sax se enrosca en la voz de Bolton y la sección rítmica, puro azúcar moreno, levanta la rola y los ánimos al techo.
Es sin duda una noche de contrastes: “Vamos a retornar aún más en el tiempo, a los 40 y los 50, con canciones que han sobrevivido a sus creadores y seguramente nos sobrevivirán”, anuncia el ídolo al presentar su más reciente material. Si en el principio fue Ray Charles, Bolton lo reconfirma: envueltas en suave jazz “You Dont Know Me” e “If I Could” resbalan como seda por el oído. Con “Summertime” —el lullaby que George Gershwin compusiera para su Porgy And Bess— nos demuestra que si de calidad se trata nuestros abuelos tenían mucho más que la razón. Apenas si salimos de la ensoñación y —tras interpretar la rola de su autoría para el filme Hércules, de Disney — Michael, solo en escena, nos comparte —de su pasión secreta— el aria “Nessun dorma” que Puccini incluyera en su inacabada Turandot. La gente emocionada lo ovaciona de pie: su potente voz no desmerece el título de tenor que le otorgara su alteza serenísima, Luciano Pavarotti.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Los músicos palomean derrochando talento; ya sin su traje negro, el cantante reaparece en playera y jeans: con “When a Man Loves a Woman”, esa clásica de clásicas, acaba de derretir el improbable hielo que aún quedara y las damas olvidan que lo son para lanzarle rosas y otras prendas de su amor al divo que solícito las recoge. “Steel Bars”, que compusiera con el maestrísimo Bob Dylan, roquea la casa hasta el delirio y nos adentra a la recta final del concierto, para comprobar que lo suyo, en rigor, es la balada pop-soul. Las féminas aúllan y todos piden otraaa. Bolton no se hace de rogar, tras un sentido “Viva Mexicooo” empalma una lira roja y da rienda suelta a la requinteada para acabar arriba con “Rock Me Babe” un concierto variado, sabroso, memorable. 

* La primera fue los días 14 y 15 de septiembre de 1993.
Cronología discográfica
1954 Nace Michael Bolotin un 26 de febrero en New Haven, Connecticut, EUA, de padres rusos. Crece escuchando el soul de Ray Charles, Otis Redding, Stevie Wonder y Marvin Gaye. A los 7 años le alquilan un sax, cuyo sonido imita con la voz. A los 12 empieza a escribir canciones y su madre le regala una guitarra.
1968 Graba su primer sencillo sin mucho éxito.
1976 De su segundo intento, Every Day of My Life, destaca “These Eyes”, cover del grupo canadiense Guess Who.
1978 Forma el grupo de rock pesado Blackjack con el que graba un álbum epónimo.
1980 Tras Worlds Apart, abandona la banda para asumir su carrera como solista.
1983 Cambia su apellido a Bolton y promueve un disco dedicado a su padre, cuyo hit “Fool’s Game” lo empieza a dar a conocer.
1985 Everybody’s Crazy no le trae aún las mieles esperadas.
1987 The Hunger con “That’s What Love Is All About” y “Sitting on the Dock of the Bay” lo enfila seriamente a la fama.
1989 El éxito rotundo llega con Soul Provider cuyo hit “How Am I Supposed to Live Without You” —que se ha transmitido por radio más de 4 millones de veces— le brinda un Grammy como Mejor Interpretación Vocal Pop Masculina. Vende 7 millones de copias.
1991 Tras 15 años de matrimonio, se divorcia obteniendo la custodia de sus tres hijas. Time, Love and Tenderness (con 11 millones de copias vendidas) lo lanza al superestrellato internacional. “When a Man Loves a Woman” (de Percy Sledge) le trae un segundo Grammy.
1992 Timeless, con sus interpretaciones de clásicos como “To Love Somebody”, “Yesterday” o “Knock on Wood” (de Eddie Floyd), le vale el No.1 en las listas Billboard.
1993 The One Thing perpetúa su pegue con “Said I Love You... But I Lied” y la picante “Can I Touch You… There?”. Se presenta por primera vez en el nuevo Auditorio Nacional.
1995 Greatest Hits 1985-1995 resume una década de gloria.
1996 This Is the Time: The Christmas Album incluye el nuevo hit “Love Is the Power” y un “Ave María” cantada a duo con Luciano Pavarotti.
1997 All That Matters, trabajo íntimo, incluye colaboraciones con Babyface, Lamont Dozier, Tony Rich y Dianne Warren.
1998 Sorprende como tenor con My Secret Passion con arias de Puccini, Leoncavallo, Massenet y otros.
1999 De Louis Armstrong a Bob Dylan, Timeless Vol. 2 repite la fórmula y funciona.
2003 Con 52 millones de copias vendidas de sus discos, 2 Grammy, 6 American Music Award y una colección de 200 canciones escritas para otros artistas, lanza Vintage, su producción No. 23 que recolecta joyas clásicas. (F.M.N.)

Trivia
Con el objeto de proveer asistencia, educación y resguardo a mujeres y niños amenazados por la pobreza, la violencia física, emocional o el abuso sexual, la fundación Michael Bolton Charities opera desde 1993 en Estados Unidos. Además de crear dicha institución, el cantante es activista por los derechos humanos.

Programa
Love Is a Wonderful Thing
Soul Provider
Said I Love You… But I Lied
I Wanna Hear You Say It
To Love Somebody
(Sittin’ On) The Dock of the Bay
Hold on, I’m Coming
You Don’t Know Me
If I Could
Summertime
Go the Distance
Nessun Dorma
When a Man Loves a Woman
How Can We Be Lovers?
Steel Bars
Time, Love & Tenderness
Rock Me Baby
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.