domingo, 16 de noviembre de 2003

Orquesta Sinfónica Nacional: Estreno y celebración

Foto: Colección Auditorio Nacional

 9ª. Sinfonía de Beethoven / 16 de noviembre, 2003 / 
9 247 asistentes / Función única / 2 hrs. de duración

Juan Arturo Brennan
En más de una ocasión se ha dicho que la Novena de Ludwig van Beethoven (1770-1827) es un lugar común, un caballito de batalla, más de lo mismo... Sea como fuere, y a pesar de la ubicua presencia de esta emblemática obra en auditorios y salas de conciertos, de su multiplicación en incontables grabaciones, plagios, glosas y variaciones, lo cierto es que se trata de una de las partituras más importantes (y discutidas) de la historia de la música, por lo que resulta una congruente elección de la Orquesta Sinfónica Nacional como sello y rúbrica para la celebración de sus 75 años de existencia. Después de todo, ¿qué mejor que conmemorar con una creación que ha sido declarada Patrimonio de la humanidad?

Ante los anuncios de “La Novena en el Auditorio con la Sinfónica”, nadie se preocupó por preguntar cuál Novena, en cuál Auditorio o con cuál Sinfónica. Es evidente que desde su creación en 1824 y hasta nuestros días, la partitura ha conservado intactos sus valores, tanto los musicales como los poéticos. Y no es de extrañarse que la Oda a la alegría de Friedrich Schiller (cuyas apasionadas y optimistas estrofas conforman el texto del movimiento final de la sinfonía) siga siendo un vehículo inmejorable para toda clase de celebraciones y conmemoraciones, tanto musicales como culturales, civiles, políticas, sociales, e incluso religiosas. 

Pero lo que hay que destacar ante todo para esta ocasión es que reunir a cerca diez mil personas bajo un mismo techo para escuchar música de concierto siempre será un triunfo, por donde se le mire. Este singular festejo permitió confirmar también, entre otras cosas, que el repertorio romántico se le da particularmente bien al director artístico de la OSN, Enrique Arturo Diemecke. Recordemos, de paso, (aunque en contra de algunos historiadores escépticos), la famosa frase que define a Beethoven como “el último de los clásicos y el primero de los románticos”. 
Antes de la esperada y exitosa ejecución de la Novena, el público que llenó el Auditorio tuvo la oportunidad de aproximarse a otra de las facetas creadoras de Diemecke: la del compositor. Son relativamente pocos los melómanos (incluso entre aquellos que han seguido de cerca su carrera al frente de la OSN) que saben que Diemecke ha realizado importantes intervenciones editoriales sobre partituras mexicanas de singular relevancia; los más notables ejemplos son Redes y La coronela, de Silvestre Revueltas. Además, ha compuesto algunas obras originales cuyos estrenos él mismo ha dirigido. 
Tal es el caso de la pieza que ofreció al comienzo de este programa: un tango sinfónico titulado Two Sun. Además de referirse a dos soles, el título juega con la casi homofonía de la pronunciación inglesa de Tucson, ciudad de Arizona. Two Sun le fue encargada a Diemecke con motivo de otro 75 Aniversario, el de la fundación de la Tucson Symphony Orchestra. Además de las inconfundibles cadencias del tango (no necesariamente el de Gardel, sino del más cercano a nuestro tiempo), esta breve pieza ofrece al público una esencia musical cercana, de manera general, a esa vertiente del postmodernismo que intenta una estilizada transformación “académica” del espíritu popular. Su intención expresiva no es muy lejana a la del ya bien conocido Danzón No. 2 de Arturo Márquez. 
Después de este ligero aperitivo musical, el recinto se llenó de las entrañables sonoridades de la célebre Novena, en una ejecución anclada en su parte vocal por la soprano Martha Molinar, la mezzosoprano Verónica Alexanderson, el tenor Carlos Galván y el barítono Armando Gama. Desde el punto de vista de una equilibrada combinación del buen timbre vocal con la experiencia escénica necesaria para llevar a buen puerto el último movimiento de esta singular sinfonía, puede decirse que destacaron la participación de Verónica Alexanderson y Armando Gama. La poderosa voz colectiva que Beethoven asignó simbólicamente a la humanidad ansiosa de paz, altruismo y hermandad, estuvo a cargo del Coro del Teatro de Bellas Artes y el Coro Pro Música –agrupación amateur (en el sentido más preciso del término) de interesante trayectoria y admirable actitud ante la música. 
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Dicen los escépticos que una Novena no puede fallar; sin embargo, hay de Novenas a Novenas... Esta en particular fue exitosa no solamente por ser lo que es o por la efeméride que celebraba, sino también porque los músicos involucrados pusieron de su parte ese esfuerzo extra que toda ocasión especial requiere, y el público fue lo suficientemente intuitivo como para percibirlo. Y no importa que los quisquillosos de las fechas se devanen los sesos haciendo cuentas sobre el origen de la Orquesta del Conservatorio y de la Orquesta Sinfónica de México (antecedentes directos de la moderna OSN); el hecho estricto es que la Sinfónica Nacional ha cumplido 75 años y los ha celebrado de manera ideal, interpretando una gran obra, en un gran espacio, ante un público entusiasta. 

Por el gusto de cantar
Si el Coro Pro Música, fue convocado para el 75 aniversario de la Orquesta Sinfónica Nacional es que se ha ganado a pulso (y cuerda vocal) su posición entre las más notables agrupaciones de aficionados en el panorama musical mexicano. Concebido y organizado bajo el lema Cantamos por el gusto de cantar, reúne a más de un centenar de melómanos que en su vida diurna cotidiana pertenecen a toda clase de profesiones y vocaciones, pero que algunas noches a la semana (tantas como lo requieran las obras a preparar) se convierten en cantantes. Dividido en dos grupos que ensayan en polos opuestos de la gran ciudad, se conjunta al momento de los ensayos generales y los conciertos. Desde el Mesías de Händel hasta la Misa criolla de Ariel Ramírez; desde Carmina Burana de Orff hasta piezas de Lecuona y Gershwin; desde la Misa de Santa Cecilia de Gounod hasta canciones de Los Beatles, estos serios aficionados han recorrido un ámbito musical amplio y variado en colaboración con solistas, directores y orquestas nacionales y extranjeras de prestigio. Fundado en 1985, ha contado con la batuta de Xavier González, Luis Fernando Luna, Guillermo López Nava, Alfredo Domínguez y Ethel González Horta. Hoy, bajo la dirección de Jorge Alejandro Suárez y Cory Denena, preparan la Misa cubana de José María Vitier para la edición 2004 del Festival de México en el Centro Histórico. (J.A.B.)

¿Por qué son 75 años de la OSN?
Porque, tras varias etapas germinales durante el siglo XIX y a principios del XX, Carlos Chávez la instituyó bajo el nombre de Orquesta Sinfónica de México en 1928. Esa es la fecha de su fundación. Con la creación del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1947, simplemente cambió de nombre al de Orquesta Sinfónica Nacional. Entre sus titulares han estado músicos de la altura de Moncayo, Herrera, Dutoît, Mata, Krauss, Sebastian, Ros-Marbá, Cardenas y Savín. Otras legendarias batutas la han conducido: Monteux, Bernstein, Stavinsky, Penderecki, Klemperer, Celibidache... e innumerables y célebres solistas del mundo la han acompañado. En 1990, Enrique Arturo Diemecke toma el mando y continúa con esta tradición de grandeza.  (J.A.B.)



Programa

Enrique Arturo Diemecke
Two Sun ( tango)
Comisionada por la Dietrich Foundation 
para el 75 Aniversario de la Tucson Symphony Orchestra
(estreno en México)

Ludwig van Beethoven
Novena sinfonía, opus 125, Coral
I. Allegro ma non troppo, un poco maestoso
II. Molto vivace
III. Adagio con molto e cantabile
IV. Presto

Intérpretes:

Orquesta Sinfónica Nacional

Director:
Enrique Arturo Diemecke

Soprano:
Martha Molinar

Mezzosoprano:
Verónica Alexanderson

Tenor:
Carlos Galván

Barítono:
Armando Gama

Coro del Teatro de Bellas Artes
(Director: Jorge Medina)

Coro Pro Música
(Directores: Jorge A. Suárez y Cory Denena)

1 comentario:

Juan Linares dijo...

Te gane mi bife!!
Te dije que fuimos al auditorio nacional a escuchar la 9 de Beethoven!!! Pero tú no lo recuerdas
Gane mi apuesta, quiero mi bife ahora =)
@ginita.pacheco

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.