miércoles, 10 de septiembre de 2003

Lunas del Auditorio: Y llegaron para quedarse


Foto: Colección Auditorio Nacional

Segunda entrega / 10 de septiembre, 2003 / 9 590 asistentes /
Función única / 2:30 hrs. de duración

Francisco Martínez Negrete
Con el fin de apoyar el desarrollo del espectáculo artístico a nivel masivo, en el marco de su 50 Aniversario en septiembre de 2002, el Auditorio Nacional instauró la edición de un singular reconocimiento: Las Lunas, réplicas de la majestuosa escultura del maestro Juan Soriano que engalana el recinto, y orgulloso emblema de esta institución. Ampliamente difundida por los medios y con la participación de toda una galaxia de luminarias, la primer ceremonia de entrega fue un evento tan espectacular como exitoso. Sobra decir que las Lunas llegaron para quedarse y que para 2003, con la inclusión de recintos que operan arriba de las mil localidades y tomando como parámetro no sólo la ciudad de México sino urbes representativas como Guadalajara, Monterrey, Puebla, Querétaro y Aguascalientes, la prestigiada firma Mitofsky elaboró, tras exhaustiva consulta con el público nacional, resultados que —cubriendo el periodo entre el 1º de abril de 2002 y el 30 de marzo de 2003 y agrupados en 16 diversas categorías— fueron puestos a disposición de un grupo de 300 reconocidos especialistas conformado por críticos, periodistas, promotores, empresarios y funcionarios de las diversas áreas de la cultura y el entretenimiento en nuestro país. 

Son las 20:00 hrs. y afuera la multitud vitorea a sus estrellas que descienden de fastuosos vehículos. Tras saludar a sus fans inician el ascenso por la alfombra roja hacia el recinto. Al final del camino los espera una embajada selenita: curiosos personajes como salidos de Star Wars, en torno a una fuente de líquido rubí les dan la bienvenida con singulares cánticos. Al interior de la sala, que poco a poco va llenándose, destaca la mesura: al extremo izquierdo el podio de los conductores, al derecho, el foso de los músicos; al centro, único elemento decorativo, una ventana a la vía láctea funge como telón.  Al filo de las 21:00 hrs. el Coso se cimbra con sabor a batucada: Tambuco, Ensamble de Percusiones de México, da inicio a la ceremonia con su arreglo del Tema de Las Lunas de Gerardo Bátiz. Tras los primeros aplausos, la bella Rebeca de Alba y Héctor Bonilla toman sus lugares. Con un libreto cuyo leitmotif es el diálogo de los poetas —de Machado a Yeats— con su eterna enamorada: la Luna, ambos se encargarán de presentar a los afortunados triunfadores de cada categoría  así como a los números artísticos invitados.


El Tri
Le tocó lo más picudo: prenderle la mecha al respetable. Tocaron “Triste canción”, esa clásica con todo y violín  (espléndido, de Zbigniew Paleta) y solo de armónica. Álex Lora, con su enorme bajo a cuestas, brincoteó como adolescente cantando a pulmón tendido, y la respuesta del público no se hizo esperar. No cabe duda: para armarla en serio, El Tri se pinta solo.

 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Espectáculo Familiar
La Luna fue para el Cirque du Soleil por su reciente, exitosa temporada con Alegría. En nombre del grupo de Québec la recibió su feliz promotor en México, Ramón Herrera, en compañía de un enorme felpudo y polícromo perro chino, quien (Ramón, no el perro) aprovechó para anunciar Dralion, la más reciente odisea onirico-circense de los Solferinos inspirada en la China milenaria, a estrenarse el 2 de octubre en nuestra tierra.

Música de Iberoamérica para el Mundo
Un coro de aleteantes y níveos serafines descendió de los confines siderales para bajarle la Luna a Tania Libertad, quien ataviada de rojo y negro, algo ronca por la emoción y una enorme sonrisa en los labios, agradeció la presea justamente otorgada a quien por su voz, labor constante e indeclinable encanto hemos adoptado como la peruana más mexicana del planeta.   

Investigación y Recuperación        
Por sus más de 50 años de labor de rescate de la danza indígena y popular en este país, por sus propuestas originales y su búsqueda de las raíces prehispánicas, el Ballet Folklórico de México —que hasta su muerte, en el año 2000, dirigiera la talentosa Amalia Hernández— se llevó esta Luna. Norma y Salvador López la aceptaron con sendas sonrisas y los mejores deseos “de larga vida para el Auditorio Nacional”.

Ana Torroja
Al frente de su banda, luciendo tremenda minifalda, un cuerpazo de miedo y sobretodo la voz que no ha perdido sino ganado con el tiempo, Anita Torroja, tras un tímido “Hola México” procede a interpretar el hit  “Veinte mariposas” de su disco solista Frágil y, de pasada, a comprobar que no le hace falta Mecano para brillar con intensa luz propia. 

Musicales Teatrales  
Esta vez la Luna favoreció a Los Miserables, fastuosa puesta en escena de la novela homónima de Victor Hugo que narra las peripecias, desventuras y redención final del héroe Jean Valjean en sus intentos por acceder a una vida justa y honorable. A nombre de OCESA Teatro y de todo el personal que la hizo posible, sus productores, Federico González Compeán y Morris Gilbert subieron al escenario. 

Danza  
Por segunda ocasión consecutiva la plateada sonrisa de Selene recayó sobre el Ballet Kirov. Monumento vivo al arte clásico —activo desde 1738, bajo diversos nombres— entre sus filas han fulgurado estrellas de la talla de Rudolf Nureyev y Natalia Makarova.  Dirigido desde 1995 por Makhar Vaziev, su actual perfección lo reconfirma como el gran favorito. 

Espectáculo Alternativo     
La presea fue para Marcel Marceau quien ha sabido hacer del silencio la esencia misma de su arte.  El genial mimo creador de Bip olvidó sus casi 80 años y estuvo presente ante un auditorio que, emocionado, se elevó de sus asientos para ovacionarlo. Y respondió como sólo él podría, con el más elocuente discurso de agradecimiento… en silencio.

Alexandre Pires
Por primera vez en el Auditorio, quien fuera cantante del legendario Só Pra Contrariar, aclamado en Brasil como el rey del samba-pop se presentó con ganas de conquistar a México. Su interpretación de “Quitémonos la ropa”—una balada muy al estilo Cecada o Ramazzotti, de su segundo cd como solista Estrella guía— nos dejó con ganas de conocerlo más.


Lila Downs
Con ritmo de sedante ensueño un enjambre de guitarras y arpa aleteaba por el recinto. Vestida de tehuana en oro y blanco y luciendo como la mismísima reencarnación de Frida Kalho, Lila Downs tomó las tablas. Con voz humosa, profunda, dedicó su intervención “a todas las mujeres trabajadoras de México”. Ejemplo indubitable de world music, nos regaló un neo bolero: “La niña”, ejecutado con suma calidad, en medio del cual saludó “a los de arriba”, y la niña se echó al público al bolsillo. Ella misma presentó a…

Armando Manzanero
Qué decir del multi laureado pequeño gigante de la canción. Su sencilla candidez sólo es equiparable a la enormidad de su talento. Ganador de esta presea el año pasado por ser, en sus propias palabras, “el más enamorado de la Luna”, este embajador plenipotenciario del más depurado romanticismo mexicano, entonó —con esa su voz delgada, quebradiza de puro sentimiento— “Popurrí”. Los suspiros alcanzaron el celaje.

12ª Espectáculo Clásico 
Alcanzando proporciones mitológicas la Luna fue para El oro del Rhin, primera parte que con La Valquiria, Sigfrido y El ocaso de los dioses completa la fastuosa epopeya wagneriana El anillo de los Nibelungos. La reciben su director Sergio Vela y los productores José Adecín y Saúl Juárez. 

13ª Ritmos Afroamericanos
Visiblemente emocionada, la escultural Yolanda Montes Tongolele pide un minuto de aplauso mientras la pantalla muestra momentos de la Guarachera de Cuba. El auditorio entero se pone de pie en un postrer homenaje a quien con su voz y Azúuucar alcanzara las estrellas: la reina de la salsa y emperatriz de la música tropical, Celia Cruz.

 
Foto: Colección Auditorio Nacional

Marcel Marceau
El traje de marinero y en su sombrero una flor, Bip toca el violín con destreza tal que haría palidecer al mismísimo Paganini. Una banda marcial lo interrumpe. Desorientado, se acopla a la marcha esperando termine. Cuando ésta calla, tímido atreve de nuevo la sonata, pero la marcha vuelve…: en un juego de requiebres y confusión, Marceau despliega la maestría de su arte. Luego, en El fabricante de máscaras, con la serenidad de un maestro zen ensaya todas: la de la euforia y la del placer, la de la indiferencia y la de la ira, la de la melancolía y la del dolor. Al final, intenta mostrarnos su verdadero rostro, ¿cuál de todos es?: ninguno, el de la máscara. Su sutil poesía hace mella y con una larga ovación el auditorio, de pie, lo despide. 

Suzanne Vega
Neoyorican de cepa, heredera del genio de Bob Dylan, Leonard Cohen y Lou Reed,  la creadora de Solitude Standing toma el estrado. Resalta su sencilla falta de pretensión en ésta su primera ocasión en el Auditorio. En perfecto español saluda al público y con su voz de seda y melancolía  entona la rola que la hiciera famosa: “Luka” —esa franca denuncia del maltrato infantil— primero en español, luego en inglés. De entre las butacas destacan numerosos fans que aplauden a rabiar. Ella sólo sonríe: su enorme calidad es evidente.

Lunas en ausencia 
Para los que recibieron reconocimientos pero no pudieron venir, un aplauso general mordido de ligero reclamo. La verdad, nos hubiera encantado compartirlas con ellos. Los extrañados fueron:

7ª Rock en Lengua Extranjera : Para un monstruo: Peter Gabriel, que con Up llenara por tres noches consecutivas el Auditorio para dejar claro testimonio del por qué es hoy por hoy uno de los compositores e intérpretes  más importantes del rock mundial.

8ª Pop en Español: la hermosa, la indiscutible e incomparable reina del pop latino-libanesa que destaca hoy en el mundo entero y compite contra Britney Spears o Cristina Aguilera en anuncios de conocidos refrescos de cola: Shakira. Yeees.

9ª Pop en Lengua Extranjera: Beatle Paul, sir Paul McCartney, ¿quién más? En su paso por México se disputó la audiencia (entre el Foro Sol y el Coloso de Reforma) con Peter Gabriel. A la fecha se discute cuál estuvo mejor. Pocos fueron los suertudos que pudieron escuchar a ambos.

10ª Jazz y Blues: La Luna se fue volando allá donde sólo los extraordinarios talentos se atreven a zurcar el ozono enrarecido, para alcanzar a Pat Metheny Group. De su enorme ingenio como compositor, ejecutante e innovador de instrumentos y sonidos quedan una veintena de discos, 13 premios Grammy y la versatilidad de tocar con los más grandes: de Ornette Coleman a David Bowie, pasando por Steve Reich, Herbie Hanckock... Honor a quien honor merece.

11ª Balada: La Luna entera fue para la creadora de “Talismán” y “Lunas rotas”, la nueva revelación de la balada en España y sus ex provincias: Rosana Arbelo. Fina letrista, se acerca a la poesía; pegajosa compositora, al ritmo primordial del corazón.“Pero no me pidas que te de la luna/ porque no la tengo cuando estoy a oscuras”, versa su canto. Ahora que ya la tiene, de seguro sonreirá.

Reconocimientos especiales

Promoción Artística Alternativa
Va para DFiesta en el D.F., programa del Gobierno del Distrito Federal, por impulsar el espectáculo masivo en las calles de la ciudad. La reciben la brillante escritora Julieta Campos y Eugenio Robles, de manos de María Rojo.

Revelación
Yahir no lo podía creer cuando oyó su nombre y el auténtico Príncipe de la canción, José José, le entregó la presea, por su destacada participación en La Academia. Con tal espaldarazo, el futuro le sonríe prometedor. 

Una Vida en el Escenario
“Una bella mujer de Guaymas que trabajó en tres ocasiones con Luis Buñuel” y dueña de una carrera que contempla el cine, la tv y el teatro por igual, recibe el merecidísimo reconocimiento de el zar Ernesto Alonso. Silvia Pinal lo dedica a su familia y a su público “quien me ha hecho sentir muchas veces que estoy en la Luna”.

Trayectoria Artística
Autor, director, escritor, comediante, Roberto Gómez Bolaños, creador de Chespirito, de El Chapulín, de El Chavo, queridísimo entre la gran familia mexicana, es acreedor a la presea que le entrega la distinguida Jacqueline Andere; y la ofrenda a su mujer Florinda, a sus nietos y a su público por quienes profesa “un agradecimiento infinito por haberme soportado durante tanto tiempo”. 

Rubén Blades
El astro panameño entona “Tú y mi ciudad”, trovada endecha al amor perdido, y piano, violín y guitarra le responden envolviéndolo en un aire de doliente dulzura. Afortunados los presentes: ésta podría ser una de las últimas presentaciones de la leyenda, embajador mundial contra el racismo que, afirma el rumor, dejará los escenarios para dedicarse de lleno a la política en su país. Amor de besos ausentes/ acábate de apagar/ llegué hasta aquí por quererte/ y ahora te quiero olvidar… Valgan estas líneas para quien ha hecho del regalo de su música una experiencia inolvidable.

Musique de Tables 
Una mesa de madera (sonorizada) es el instrumento. Siguiendo con absoluta precisión la compleja partitura de Thierry de Mey (1956, Bruselas, Bélgica), seis manos iluminadas por reflectores palmean, bailan, crean un diálogo lleno de sutilezas y humor fino. El virtuosismo del mejor nivel internacional dentro de la música contemporánea de concierto queda confirmado para Tambuco, que se vuelve a llevar el aplauso. 

14ª Rock en Español
¿Jaguares, Maná, Maldita, Lupita…? Esta vez no. Los triunfadores: Café Tacuba, para regocijo de quienes aman su rock tenocha que mezcla pasado y futuro, rock, hip-hop, ska y sabor latino; sus letras antisolemnes, irreverentes y divertidas. Élfego Buendía, vocalista de la banda, dedica la Luna “a todos los grupos de rock que vamos de la mano y ganando terreno, y a la gente que hace arte honesto y dedica toda su energía y pasión a ello”. Enhorabuena.  

15ª Música Grupera
Los afortunados son Los Tigres del Norte. No es para menos. Activos desde 1968, la suya ha sido una aventura que a lo largo de cuatro décadas y más de 50 discos ha logrado redefinir la música norteña, olorosa a polka y a redoba, en una explosiva fusión donde convergen también la cumbia, el bolero, el corrido, rasgos de rock. Creadores del narcorrido que con éxitos como “Contrabando y traición”, “La banda del carro rojo”... sacudieran las sensibilidades a ambos lados de la frontera, los hermanos Hernández reciben su premio “a nombre del público que nos ha acompañado. Que Dios los bendiga”. 

16ª Música Mexicana 
La última de las Lunas se reflejó y se hizo doble, y fue para Vicente y Alejandro Fernández. Vicente es quien sube al podio, ante la aclamación general; a nombre de su hijo agradece ofreciéndola a quienes los han apoyado “en el largo camino de 25 años que dista mucho de terminar pues —añade con su campirano desparpajo — nos seguiremos viendo con el potrillo o con el garañón, que aunque ya viejón todavía  rebuzna”.

Tras increíble lluvia de estrellas, Rebeca y Héctor nos convocan “hasta el año que entra” y nos dejan con Bacilos, nueva sensación de la música latina y recientes ganadores de dos premios Grammy, quienes con todo el ritmo de su hit “Caraluna” se encargan de poner sabroso punto final al evento.   

Foto: Colección Auditorio Nacional

Los premiados

Rock en español
Café Tacuba

Rock en lengua extranjera
Peter Gabriel

Pop en español
Shakira

Pop en lengua extranjera
Paul McCartney

Balada
Rosana

Jazz y Blues
Pat Metheny Group 

Música grupera
Los Tigres del Norte 

Ritmos afroamericanos
Celia Cruz 

Música mexicana
Vicente y Alejandro Fernández 

Música de Iberoamérica para el mundo
Tania Libertad 

Espectáculo familiar
Cirque du Soleil 

Investigación y recuperación
Ballet Folklórico de México

Espectáculo alternativo
Marcel Marceau

Espectáculo clásico
El Oro del Rhin

Danza
Ballet Kirov

Musical teatral
Los Miserables

Lunas especiales: 

Promoción artística alternativa
DFiesta en el D. F.

Revelación
Yahir

Una vida en el escenario
Silvia Pinal

Trayectoria artística
Roberto Gómez Bolaños


Artistas invitados 
Tambuco, Ensamble de percusiones:
Ricardo Gallardo, director artístico
Alfredo Bringas
Raúl Tudón
Miguel González
Miguel Cruz  (invitado)
Jesús Chuco Mendoza  (bajista invitado)

Circo Raus (en el vestíbulo)
El Tri
Ana Torroja
Alexandre Pires
Lila Downs 
Armando Manzanero
Marcel Marceau
Suzanne Vega
Rubén Blades 
Bacilos 

Conducción: 
Rebecca de Alba
Héctor Bonilla

Créditos 

Dirección artística y diseño de producción:
Sergio Vela

Producción ejecutiva del espectáculo: 
Genoveva Petipierre
Juliana Vanscoit

Escenografía: 
Juliana Vanscoit

Iluminación:
Ángel Ancona
Rafael Mendoza

Coreografía área y diseño de vestuario:
Jeryldy Boch

Asistente de dirección:
Hernán del Riego

Guión:
Juan González

Coordinación técnica acrobática:
Nicolás Peláez

Acróbatas:
Ingrid Berman
Karen Bernal
Diane Eden
Georgina Paris
Andres Peláez
Renata Wimer

Producción general:
Patricia Romero

Coordinación general:
Beatriz Girón

Coordinación administrativa:
Xóchitl Martínez

Coordinación de producción:
Andrés López
Emma Ponce

Coordinación de televisoras:
Patricia Fuentes

Coordinación artística:
Isaac Miravete
Rosa Elena Gómez

Realización de escenografía:
Alberto Orozco
Escenika
Oddekka
Antonio Serrato
Raúl Sánchez
Miguel Alonso
Sujeily Muñoz
Elba González

Realización de vestuario:
Luisa Sánchez

Televisoras:

Televisa
Emilio Azcárraga, Presidente
Luis de Llano, Vicepresidente de programación  musical
Marco Flavio Cruz, Director ejecutivo de proyectos

Canal 22
Enrique Strauss, Director general
Claudia D’Agostino, Directora de producción

TV Azteca
Ricardo Salinas Pliego, Presidente
Martín Luna, Director General de estudios Azteca
Guillermo Zubiaur, Director general de entretenimiento
Alejandro Romero, Productor ejecutivo


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.