jueves, 12 de junio de 2003

México Puerta de las Américas: Encuentro de las artes escénicas

Folklore México-Colombia / 12 de junio, 2003 /
4 277 asistentes / Función única / 2:30 hrs. de duración


Héctor Garay
En el marco del primer encuentro de artes escénicas México Puerta de las Américas, disfrutamos una tarde de alegre expresión musical y dancística en una función compartida por la cantante colombiana Petrona Martínez, el Ballet Folklórico de la Universidad de Veracruz y el de la Universidad de Colima. Maravillosa oportunidad para sentir como podemos tener un diálogo con el mundo y estar orgullosos de nuestras firmes raíces culturales. 

Aparece un rotundo cuerpo moreno sentado en una mecedora iluminada por un rayo de luz, serena imagen que nos recuerda a nuestros ancestros o a algún personaje de García Márquez. Se trata de Petrona Martínez, originaria de la región costeña de Colombia, por donde llegaron los negros con sus cantos y ritmos llenos de sabor, que al mezclarse con otras cadencias a lo largo del tiempo, han moldeado parte de la identidad que nos distingue. América Latina ha transformado el panorama musical del orbe por la fuerza de su expresión popular, una de las más ricas y fuente de inspiración de muchos intérpretes y compositores. Petrona es un buen ejemplo de este fenómeno que goza de una importante proyección internacional.

El primer cuadro no dura mucho: los tambores rompen al llamado penetrante y vigoroso de la cantante, y nos invitan a adentrarnos en el mundo del bullerengue, la cumbia, los efervescentes ritmos que surgen de la tierra y las historias cotidianas. Transcurren un par de canciones y, por supuesto, se antoja seguir la invitación de Petrona: “los que quieran bailar...”. Basta ver el movimiento del tambolero que acompaña cada golpe al instrumento con la cadencia de su cuerpo y el sencillo pero eficaz montaje coreográfico que va enriqueciendo el espectáculo. También llama a nuestros sentidos la presencia de una gaita que imprime un toque muy peculiar a la cumbia. Sin embargo, el manjar principal es la voz de Petrona, por su fuerza y sentimiento profundo. Ella no dejará el escenario del Auditorio Nacional sin antes dar una sorpresa a los espectadores que se le han entregado. Canta algunos ritmos propios de la fiesta y el carnaval colombianos, y nos recuerda que la inmensa variedad de expresiones de nuestra música popular y tradicional parte de troncos comunes que llevamos en el corazón. 
Y ahora hacemos un viaje imaginario de costa a costa, hasta el Golfo de México, para llegar a Veracruz, con el Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana. Miguel Vélez Arceo, su director, es hoy una de las figuras más reconocidas dentro del folklore nacional por su virtud para trasladar las danzas tradicionales de México al escenario. 
Esta agrupación nos ofrece una de las obras más reconocidas de su repertorio: el "Homenaje a Veracruz", esa tierra pródiga y cuna de gente alegre y también bullanguera. El panorama de la cultura de esta región es tan rico como la tierra que lo vio nacer y esto se ve reflejado en el programa que disfruta un público variado en edades y orígenes. En una primera parte, se unen danzas de conquista, negritos y guaguas, que en sus rituales originales duran varios días seguidos, aquí rescatadas y enriquecidas para el escenario. Especial realce muestran los guaguas girando con sus coloridos penachos en una cruz y, de fondo como símbolo ancestral, la pirámide de El Tajín. Esta sección concluye con danzas de la región huasteca y sus músicos fandangueros.  
Prosigue el programa con danzas no por más conocidas menos hermosas, entre ellas destacan "La bruja", en ese alarde de equilibrio para las mujeres que bailan sosteniendo una vela sobre la cabeza; y "La Bamba", muestra por excelencia del zapateado jarocho, famoso por su sincronía y ritmo. La interpretación de los bailarines de la Universidad Veracruzana con su capacidad técnica y expresiva llevan este baile a niveles de virtuosismo. Con tales demostraciones, de manera natural conquistan a los asistentes quienes tributan un nutrido aplauso.

Para finalizar, otro importante exponente de la danza mexicana: el Ballet Folklórico de la Universidad de Colima, dirigido por Rafael Zamarripa, coreógrafo y escultor. Para empezar, "Juegos de magia y muerte", recreación imaginaria de nuestro pasado, de lo que pudo ser una ceremonia prehispánica, donde el protagonista es un chamán que intenta salvar a un guerrero de la muerte. Es de destacar la fuerza de la interpretación de los bailarines, reforzada por la música en vivo, con percusiones y otros instrumentos prehispánicos y un diseño de vestuario muy creativo.
La segunda es una puesta en escena de "Los chinacos", famosos bandoleros del siglo XIX que, además de traer de cabeza a los viajeros, gozaban al bailar aunque estuviera prohibido. Los alegres bailes son antecesores de los jarabes tapatíos, que mucha gente identificó en el acto, dando rienda suelta a la alegría y el sentimiento patrio.
Enseguida, Rafael Zamarripa nos trajo de su repertorio otros bailes de Jalisco, la tierra del tequila. De manera muy especial su ya famosa interpretación del "Son de la culebra", en donde los hombres se quitan el sombrero de charro y van matando, con movimientos enérgicos, a la imaginaria alimaña que sólo trae inquietud entre las mujeres. Los intérpretes, formados en una línea, serpentean a lo largo y ancho del escenario, al tiempo que arquean todo el cuerpo hacia atrás y llevan el sombrero a todo lo alto, para después descargarlo con fuerza estruendosa en el piso.
Al final, un mariachi, acompañado de una trompeta, entona un estribillo: México, México te llevo en el corazón..., mientras los bailarines se bambolean. El cuadro cala hondo. Se nos enchina la piel. Más de uno grita y corea. 


Petrona Martinez  
Nació en San Cayetano, Colombia. Intérprete y compositora, es la voz afroamericana más auténtica del Caribe. En 1999, cuando contaba ya con más de sesenta años, fue la cantante revelación de su país, convirtiéndose en la máxima representante del folklore puro, junto con Totó la Momposina. Su álbum Le Bullengue, con una muestra de cantos de velorio, fue editado por el prestigioso sello Ocora de Francia. Más tarde se lanzó en Colombia el disco La vida vale la pena donde, con ritmo profundo, contagioso y vital, cuenta su vida de campesina dedicada a la extracción de arena de un arroyo para poder subsistir. Sus giras por España, Inglaterra y Portugal le han dado renombre internacional. En 2002, fue nominada a los Premios Grammy Latino por su nueva creación: Bonito que canta. (H.G.)

Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana
Por iniciativa del maestro Miguel Vélez Arceo se funda en 1964, y en 1975 se integra como grupo artístico de la Universidad Veracruzana. Su objetivo es contribuir al rescate, conservación y difusión de todas las expresiones de la danza folklórica nacional, principalmente la jarocha. La fidelidad y apego a las formas tradicionales de la danza que le caracterizan, se nutren del trabajo de sus investigadores que realizan estudios en fuentes documentales y sobre terreno. A lo largo de los años, el ballet se ha labrado un sólido prestigio con numerosas actuaciones en México y el extranjero como embajador cultural. Ha visitado países como España, Estados Unidos, Francia, Hungría, Italia, Japón, Polonia, Rumania y Yugoslavia, además de casi toda Latinoamérica. Asimismo, ha recibido, entre otros, reconocimientos de la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música (por su originalidad y calidad) y del gobierno del Estado de Veracruz, que lo nombró Embajador Cultural de la Entidad. (H.G.)

Ballet Folklórico de la Universidad de Colima
Fue fundado en 1981 por el coreógrafo y escultor Rafael Zamarripa Castañeda. La tarea emprendida a lo largo de casi dos décadas de intenso trabajo tiene como resultado una rica, variable y profunda interpretación de las expresiones artísticas de México. No hay región del país que esta agrupación haya soslayado en el rescate de sus festividades y modalidades musicales, combinaciones de mitos religiosos y escenas de la vida cotidiana, alusiones amorosas y tragedias. En giras internacionales ha visitado Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico, Panamá, Guatemala y diversos países europeos. Fue el primer grupo universitario en presentarse en el Palacio de Bellas Artes y representante oficial de México en eventos de relevancia mundial como Expo Sevilla 92, Olimpiada Cultural Atlanta 93, Expo Hannover 2000, o en la Plaza de San Pedro en el Vaticano ante el papa Juan Pablo II. Por su calidad, fue designado Grupo de excelencia en 1995 por el Concilio Internacional de Organizadores de Festivales Folklóricos de la UNESCO. Ha obtenido premios en concursos mundiales de folklore y ha sido invitado a los más importantes festivales y encuentros de esta rama en México y el extranjero. (H.G.)

Programa  
Petrona Martínez:
Mi tambolero
Tierra santa
La currumba
El hueso
Agüita de Limón
Juana La Caribe
Las pilanderas
La vida vale la pena
Sendero indio
Danza de negros

Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana:
 Homenaje a Veracruz  (fragmento de: Homenaje a México)

Ballet Folklórico de la Universidad de Colima:
Juegos de magia y muerte 
Los chinacos y los tapatíos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.