viernes, 7 de febrero de 2003

La Academia: Sorpresivo e indiscutible fenómeno


Primera generación / 7 al 9 y 15 de febrero, 10 y 11 de abril, 2003 /
 61 811 asistentes / 7 funciones / 2:30 hrs. de duración

René Franco
Por los pasillos, una señora se acerca. Se nota que ha traído a sus hijos y lo único que me dice es: “Que alguien nos explique este fenómeno, por favor”. 
Fenómeno. La palabra exacta para lo que ocurre en el escenario del Auditorio Nacional. El público que buscó como nada un boleto para asistir a la Gran Final del reality show que dio origen a este concierto, está al fin frente a los 14 muchachos que acompañaron sus vidas durante cinco meses completos. 
La euforia es absoluta, y lo extraño del fenómeno se manifiesta, para empezar, en la apabullante diversidad de géneros. Se cantará “Persiana americana” de Soda Stereo, tanto como “Ojalá” de Silvio Rodríguez o “Ella” de José Alfredo Jiménez; “Devórame otra vez” de Azúcar Moreno o “Lucha de Gigantes” de Nacha Pop. Pero la gente no está en el Auditorio para aplaudir canciones, sino intérpretes, aquellos que se transformaron de 14 ilustres desconocidos en 14 personajes familiares. Entre los cuales, una camaleónica muchacha de Monterrey llamada Myriam, que en el escenario es todo menos la niña pequeña que aparenta en su vida cotidiana; aquellos entre quienes se encuentra un sonorense llamado Yahir, con impresionantes capacidades vocales y que realmente aprendió a manejarse en el escenario; o Víctor, de Tampico, quien hace pausas escénicas como si llevara 20 años en esta industria.
En México, o se sabe que La Academia existió, o se estuvo muerto (o fuera del país) durante la segunda mitad del año 2002. Estamos hablando de un programa de televisión que siguió durante casi seis meses la vida de 14 jóvenes aspirantes a cantantes, quienes fueron filmados en vivo las 24 horas del día, y que a través de 21 conciertos dominicales demostraron sus progresos dentro de una casa construida en el Ajusco, en la que vivieron preparándose. Vocalizando y ensayando.
Los finalistas de la contienda televisiva fueron Yahir, Myriam, Víctor, Miguel Angel y Nadia. Myriam fue la ganadora de este show atípico, de resultados impresionantes, que comenzó estableciendo una serie de metas de audiencia, pero jamás nadie imaginó que alcanzaría el nivel al que llegó. Moda, idolatría, necesidad de consumo, de identidad con el sueño de otros... Llámenlo como quieran: La Academia es un fenómeno.
Como parte activa del programa de televisión, puedo decir que jamás vi algo semejante antes en mi vida; para empezar, porque los 14 alumnos seleccionados en un casting nacional de más de 30 mil participantes (hubo 200 mil para la Segunda Generación), realmente fueron transformados en esa casa del Ajusco. Las capacidades de Yahir estaban en bruto cuando entró, y nada anunciaba a este muchacho que llenó el escenario del Auditorio con una firmeza rara de encontrar. Tampoco nadie esperaba que Víctor, el de Tampico, entrara en contacto con sus sentimientos de tal forma que lograra transmitirlos con esa intensidad (Víctor entró a la casa con la premisa “de nunca haber llorado en su vida”). O que el modesto Miguel Ángel terminara siendo el ídolo que es. La transformación física, las capacidades vocales, la manera de entender el cuerpo como un instrumento, hicieron con los meses a cantantes realmente capacitados para pisar el Auditorio Nacional. El resto fue una exposición pública brutal, hasta el corazón de sus intimidades, que provocó la euforia y siete funciones repletas.
¿Qué futuro les espera? Nadie lo sabe. Pero existe la posibilidad seria y tangible que de este laboratorio de la farándula hayan surgido ya uno o varios cantantes que formen parte de la vida nacional por los próximos 30 años. De los grandes, pues. Y por supuesto, el Auditorio Nacional es el crisol donde los grandes se hacen a sangre y fuego.
Los nuevos notables de la farándula mexicana se plantaron este foro con pie firme; con la posibilidad de un futuro abierto, y con un presente de fama y notoriedad que irá clarificándose con el tiempo. Pero por lo pronto, ya están aquí, al lado de los grandes. ¿Qué más queda por decir? ¿Acaso que la industria ha tenido mucho que aprender de este ejemplo? Visto a los ojos de lo inmediato, este concierto fue la muestra de que el poder de la televisión arrastra masas. Pero no es exactamente así: la fama y el imán de audiencia se hicieron en este caso de algo mucho más complejo que la simple exposición pública.
Porque lo que La Academia sí cambió, fue la manera de entender a los nuevos cantantes e ídolos juveniles. La fórmula de hacer grupos con muchachos y muchachas más guapas que talentosos realmente parece haber cedido el turno a una generación que la gente aprecia porque puede ver progresos reales. Vistos con cuidado, ninguno de los 14 muchachos que estuvieron en el escenario esas noches de febrero, es el típico cantante juvenil. En esencia, su virtud radica más en sus voces y manejo escénico que en la maquinaria creada a su alrededor. Y esa es una gran diferencia. La producción se encargó de “vestirlos”, pero la gente no estaba ahí ni por la pirotecnia, ni por los vestuarios o la iluminación. La gente estaba ahí por ellos.
Los shows televisivos del estilo de La Academia son nuevos y seguramente habrá muchos más. Y ante un público mucho más exigente que el de los años ochenta, esta temporada de conciertos puede haber sido la primera llamada para una industria a la que le urge encontrar otras fórmulas que lleven a la gente a las butacas o la hagan comprar discos. Y tal parece haber sido el caso. Algo ha sucedido, y las lecciones de La Academia parecen haber traspasado las paredes de la casa en el Ajusco.
El sueño era real para 14. Y ahora, para muchos más. 


Los cinco ganadores
1er. Lugar
Nombre: Myriam Montemayor Cruz 
Fecha y lugar de nacimiento: 8 de febrero de 1981, Monterrey, Nuevo León
Signo astrológico: Acuario 
Apodos: La regia, Caricatura Star, Cabeza de rabanito
Cantantes favoritos: Madonna, Tony Braxton, Celine Dion 
Canciones preferidas: “Amorcito corazón” y “El guardaespaldas”
Pininos: a los 17 años entró a un grupo y audicionó para Anita la Huerfanita

2º. Lugar
Nombre: Víctor Alejandro García Pérez
Fecha y lugar de nacimiento: 1 de octubre de 1975, Ciudad Madero, Tamaulipas
Signo astrológico: Libra
Apodos:  El tamaulipeco, Super Feel
Cantantes favoritos: Vicente Fernández y Luis Miguel
Canción preferida: “El Pipiri pau”
Pininos: con su grupo Proyecto Malta, en Tampico

3er. Lugar
Nombre: Miguel Ángel Rodríguez Chapital 
Fecha y lugar de nacimiento: 8 de octubre de 1983, Puebla, Puebla
Signo astrológico: Libra 
Apodo: El sueño poblano
Cantante favorito: Vicente Fernández 
Canción preferida: “Lloran las rosas” 
Pininos: a los 13 años en un festival del Día de las Madres

4º. Lugar:
Nombre: Yahir Othón Parra 
Fecha y lugar de nacimiento: 21 de marzo de 1979, Hermosillo, Sonora
Signo astrológico: Aries 
Apodo: El compadre
Cantantes favoritos: Al Jarreau y Alejandro Sanz 
Canción preferida: “Amiga mía”
Pininos: como a los 3 o 4 años cantaba con su abuelo

5º. Lugar:
Nombre: Nadia Ivonne López Ayuso 
Fecha y lugar de nacimiento: 21 de junio de 1983, Oaxaca, Oaxaca
Signo astrológico: Géminis
Apodos: La niña Ayuso, La oaxaqueña
Cantante favorita: Rocío Dúrcal 
Canciones preferidas: “Costumbres” y “Cucurrucucú”
Pininos: de niña cantaba rancheras, lo que la llevó a representar a su ciudad natal en varias giras nacionales como la Guelaguetza. (R.F.)


Canciones Interpretadas
Bienvenidos (todos)
Te amo, No dejes (José Antonio)
Mi error, mi fantasía (Laura)
Devórame otra vez (las ex alumnas)
Claridad (los ex alumnos)
Lucha de gigantes, Ojalá (Estrella)
Hijo de la luna (María Inés)
Como la flor (Myriam)
Quítame a ese hombre (Antonia)
Cómo te voy a olvidar (Miguel Ángel)
Secreto de amor, Desvelado, A puro dolor (Víctor)
El Pípiri pau (los ex alumnos)
La carcacha, Juana la cubana, El Sirenito, La chica fresa (todos)
Soledad (Miguel Ángel, Estrella, Laura, Víctor y José Antonio)
Sirena (Víctor y Miguel Ángel)
Ella (Miguel Ángel)
México lindo y querido, La diferencia (Nadia)
Por mujeres como tú, Yo no fui (Raúl)
 El mariachi loco, La bamba, Cielito lindo (todos)
Amor a la mexicana (Nadia)
Persiana americana, Fruta fresca, Alucinado, Santa Lucía (Yahir)
The Rose, Él me mintió, Mudanzas (Myriam)
Himno de La Academia (todos) 
La vida es un carnaval (todos)



A la cabeza y tras bambalinas
Conductor del show: 
Alan Tacher

Director: 
Héctor Martínez 

Profesores:
Deryck Berth Beckles (inglés)
Lourdes Ross (canto y técnicas vocales)
Guillermina Gómez (coreógrafa)
Willy Gutiérrez (canto)
Gabriela Cárdenas (ensamble y montaje de voz)
Lilia Sixtos (teatro)
David Ramírez (desarrollo transpersonal: terapia y  meditación)
Ana Villalobos (superación personal)
Charly D (expresión corporal)

Producción:
Giorgio Aresu 
        Anabel Barrado
        Eva Borja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.