viernes, 29 de noviembre de 2002

Maná: Loud and clear

Foto: Colección Auditorio Nacional

Revolución de Amor Tour 2002 / 28 al 30 de noviembre y 6 de diciembre, 2002 /
4 Funciones /  36 698 Asistentes / 2:00 hrs. de duración / Promotor: En Vivo S.A. de C.V. 

Francisco Martínez Negrete

Luego de cuatro años, Maná vuelve a corroborar su tremendo poder de convocatoria para atiborrar por tres fechas sucesivas el Auditorio Nacional, obligada estación en el tour homónimo a su séptimo álbum, Revolución de Amor, que iniciara en Denver y a lo largo de siete ciudades de EUA reuniera más de 180 mil almas, para luego arrasar en su paso por España y culminar su primera etapa en México, Monterrey y su natal Guadalajara. La fama por delante y cuatro años de no cimbrar al Coso, a juzgar por los rostros de los fans, son carnada irresistible para despertar la curiosidad (¿qué traerán ahora?), la nostalgia (¿irán a tocar las viejitas?) y agudizar hasta lo indecible las ganas de escucharlos —loud and clear, como es su costumbre— mecer, estremecer y bambolear a la manada hasta tornar incendio el corazón de la noche. 

Ni el telonero fonqui-set de Pito Pérez, tocado por el trío con pasión y a ratos evocativo de los rojos y calientes pimientos enchilados, ni la media hora de espera que sigue amainan la inquietud de la variopinta manada (chirrisa, chaviza, ruquiza, de pirrus a raspa pasando por la pequebú de la Narvarte) a la que ya le anda cañón por orejear su plato fuerte. Cuando las luces desmayan y un potente sabor a selvática batucada inunda el ambiente, la ovación se traga las primeras palabras —Justicia, tierra y libertad/ oye tú mi canto/ oye tú mi llanto— que Fher, abrigo gestapo de cuero negro, jeans rojos, hace estallar al aire; a su izquierda Juan al bajo y el Zaico en la guitarra de apoyo; a su derecha Sergio Vallín en la lira; en el extremo, Juan Carlos en los teclados, y al centro, tras la multibutibataca, el legendario Animálex que le arrea a los parches como si quisiera rajar al mundo en dos. Las pantallas laterales vomitan imágenes de la guerra en África, Asia y América Latina, mientras en la central un sol naciente enmarca los rostros de sucesivos apóstoles. La letanía prosigue con palabras del Sub: Hermanos y hermanas de otras razas/ de otro color y un mismo corazón… / rezas y rezas y nada enderezas/ por eso hagamos la Revolución de Amor… mientras la lira de Sergio rezuma a Santana y en el incendio los rostros de Villa, Zapata, El Ché, Gandhi, El Sub, Martí, Lennon y Jesús se suceden. Se trata del Amor en altas, del urgente, del inaplazable, del que más duele porque más nos hace falta. 
 “Oye mi amor” continúa el despegue y Fher, abrigo-capa al aire, revolotea por todo el escenario como murciélago encandilado mientras Álex, a fuerza de sorrajar los cueros con precisión hiperquinética, comprueba a todas luces su filiación keithmooniana. “Ana”, sobre el embarazo no deseado y “Cuando los ángeles lloran” estabilizan la nave y la dirigen hacia latitudes rockajúa con dos de José Alfredo, “el Jim Morrison mexicano”: “Se me olvidó otra vez” y “Te solté la rienda”, dedicada “a todos los que tienen bien dolido el corazón”. La raza no se repone cuando el funk de “Ay, doctor” da otra vuelta de tuerca al concierto para desembocar en la redención de “Eres mi religión”, nueva balada de típico corte Maná con ligero aire u2sero. “El que se sabe esta rola es porque le sobran güevos” aúlla Álex y sin más, desde la bataca, se lanza a cantar “Me vale”. “Demuéstrenme lo que es Ciudad de México” insiste, y el bufar de la manada se oye, en efecto, hasta Guadalajara. 
Dame fe/ dame alas/ dame fuerza para sobrevivir en este mundo, implora el Fher en la siguiente rola, “Fe”, también del nuevo álbum, mientras Sergio descarga la inclemencia de su lira sobre los manáticos, en este doliente himno por la comatosa condición del orbe. Como una brisa balsámica al literal orgasmo colectivo, Fher en la armónica y Sergio en la acústica tejen la intro a “Vivir sin aire” hasta dejarnos suavecitos y esponjados. Apenas un respiro y “Cómo te deseo” vuelve a acelerar los corazones. “Qué les gusta comer a los hombrecitos” provoca el cantante dibujando con sus manos un lingam en el aire; la atronadora reacción de la manada lo prende aún más y, en el colmo de la epifanía, se enfrasca en un duelo vocal con la lira, retoma el vuelo para saltar y casi se parte toda su mandarina en gajos. 
Repuesto del susto, retoma la sensatez y esa rola primordial que los lanzara a la fama y que toda la audiencia se sabe: “Rayando el sol”, en medio de la cual presenta a la banda. Se trata del crepúsculo del concierto, de ese momento axial en que el grupo y su público, sin quererlo, comienzan a despedirse. Una chica del público es izada al escenario y bajo la luz de la apoteosis baila con Fher breves minutos con sabor a eternidad. 
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Como toda despedida que se respete, ésta es larga. Tras “Ángel de amor” los Manás sacan el tequila y con un improvisado “México, cómo te extraño, clavado como estoy aquí en un bar” el grupo se lanza de lleno a la epónima rola, mientras el vocalista, ondeando una bandera patria amarrada a otra con el signo de la paz, recorre el escenario y advierte: “queremos pedir a las nuevas generaciones que no sean tan mierdas y corruptos como los gobiernos de ahora”. En plena apoteosis,“En el muelle de San Blas” termina este concierto, prueba de la camaleónica versatilidad del grupo al transitar con absoluto desenfado entre rock, pop, reggae, ska, funk, pasando por salsa esquina vallenato. Podrá el lector gustar o no de Maná pero tendrá que aceptar esta verdad palmaria: además de echar toda la carne al asador y dar absolutamente todo en el escenario, son unos musicazos.  

Programa  
Pito Pérez (Grupo telonero en dos presentaciones): Western / Pito Pérez / 5 o 6 / Globo / Gandul / Lupita / Jamaica / Tristes 
Maná: Justicia, tierra y libertad / Oye mi amor / Ana / Cuando los ángeles lloran / Se me olvidó otra vez / Te solté la rienda / Ay, doctor / Eres mi religión / Me vale / Cómo te extraño, corazón / Fe / Vivir sin aire / Cómo te deseo / Rayando el sol / Ángel de amor / Clavado en un bar / En el muelle de San Blas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.