sábado, 12 de octubre de 2002

Enrique Iglesias: La reconquista de México

Foto: Colección Auditorio Nacional

Don't Turn Off the Lights Tour / 11 y 12 de octubre, 2002 / 2 funciones / 
16 464 asistentes / 1:15 hrs. de duración / Promotor: En Vivo S.A. de C.V. 



Carlos García Tort
Al cabo de tres años de ausencia, Enrique Iglesias vuelve al Auditorio Nacional decidido a reconquistar a su público favorito: el mexicano; aquí debutó como cantante y fue ésta su primera muchedumbre incondicional y devota. Aunque semanas antes la prensa aseguró que un cuarteto de guapas adolescentes llamado Soluna abriría los conciertos, a la hora buena se manda por delante a un mariachi para que le caliente el foro con cuatro canciones, entre ellas “Mentiroso”, su último gran hit en español. Un impasse de 45 minutos provoca el suspenso apremiante que favorece su entrada en escena. 

Aparece caminando lentamente, deslizándose por entre enormes banderolas de manta traslúcida, vestido con doble playera blanca rota, pantalones de piel marrón, botas Timberland convenientemente raídas, sus ya características piochita de tres días y gorra de estambre. Su cuidadosamente desgarbada figura se enmarca a la perfección bajo la espectacular sincronía del juego de luces y los videos que aparecen en las megapantallas. Las primeras cuatro canciones —pegajosas como eterno chicle de adolescente— pertenecen a su disco más reciente en inglés, Escape
Por fin, Iglesias grita: “¿Cómo está México?!” . Superado el clamor, el cantante hace lo suyo: mientras intercala melodías en uno y otro idioma, se dedica a derrochar condición física, actitudes rockeras y miradas tiernas; a recorrer el proscenio y las tres tarimas que salen hacia la sala y aislan al público vip (a la manera de las entregas de los famosos galardones); a entonar sobre el piso “Love To See You Cry”, mientras sus fans ansiosas se trepan a los brazos de las butacas para intentar mirar en vivo las contorsiones del deseo, olvidándose de la artificialidad de las pantallas que lo reflejan. 
Para contrapuntear el acelere in crecendo que se va apoderando del respetable, el espectáculo requiere un cambio de ritmo. Aparecen sillas en proscenio y mientras se acomoda en una de ellas, Enrique exclama: “Vamos a empezar desde 1996”. Acompañado únicamente por guitarra acústica y bajo, se dedica a entonar sus grandes éxitos en español: “Experiencia religiosa”, “Por amarte”, “Trapecista”, “Enamorado por primera vez” y “Mentiroso”, que al instante y a pulmón herido, son coreados por la fiel concurrencia. 
Autor de muchas letras de sus canciones, anuncia ahora una rola que le ha gustado desde niño: “Stand By Me”, un clásico de los años cincuenta, también favorito del joven John Lennon. Mientras, presenta a cada uno de sus siete músicos y tres coristas. No ha transcurrido una hora y ya las fans no paran de cantar, aplaudir, suspirar, saltar y gritar a todo trapo. Todo está perdonado y olvidado, los años de abandono y las letras en inglés. 
Visiblemente feliz por su exitosa reconquista, continúa alternando canciones en ambos idiomas. Las chicas gritan su nombre con el mismo fervor con que los verdaderos creyentes exclaman “¡Hosanna, Hosanna!” en la Plaza de San Pedro durante la Misa de Gallo. Tras un falso final, llega el momento suspirado por sus fans en las presentaciones del ídolo: la elección de una muchacha para que suba al foro y las represente a todas. La escogida será objeto de burlas pero, sobre todo, de envidia. Y todas se aprestan a vivir, vicariamente, los eternos instantes que el ídolo le dedica a la afortunada: “Estos cuatros minutos voy a ser sólo tuyo”. Ella sólo acierta a besarle las manos y gritarle “¡Te amo!”, mientras él le canta “Héroe” al oído, en inglés y en español. Mary (tal es el nombre de la dichosa) cae en el paroxismo cuando él la toma de las manitas y se las lleva a su (de él) trasero. Esta noche Enrique la había escogido de entre un mar de brazos que se alzaban reclamando atención para sus dueñas. Bajita y rellenita, Mary fue prácticamente izada en vilo por el personal de seguridad y llevada por los aires hasta el escenario. No daba crédito a su buena estrella. Sus biznietos seguirán contándole a sus hijos la experiencia de la lejana pariente que inauguró la buena suerte que desde entonces bendijo a la familia. 
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
Después, la despedida y la gritería ensordecedora reclamando el encore, que llega en forma de tres canciones. La última, “Just Can't Get Enough”, culmina el espectáculo bajo una tormenta de papelitos blancos y plateados sobre las cabecitas locas de sus fans. Bastaron 75 minutos de función para que ellas le renovaran su adoración al exitoso primogénito de un tal Julio, ¿lo recuerdan, ese cantante a quien le temblaba la voz como a un corderito? 

Cronología de éxitos
1995 Irrumpe en la balada pop internacional con su primer cd Enrique Iglesias, con el que obtiene el Grammy y ventas de más de 6 millones de copias. 
1997 Con Vivir viaja por 16 países, reuniendo a 50 mil personas y gana el premio Billboard como Artista del Año y Álbum del Año. 
1998 Por Cosas del amor, enteramente escrito por él, recibe el Premio ASCAP como Autor del Año. 
1999 Will Smith decide incluir el tema “Bailamos” en la banda sonora de la película Wild, Wild West, convirtiéndolo en éxito descomunal. Empieza su aventura inglés con Enrique, que certifica Doble Platino en EUA y Oro y Platino en 32 países. Hasta la fecha, ha vendido más de 6 millones de copias. Hace su debut en el Coso. 
2001 “Hero”, primer sencillo del segundo álbum en inglés, Escape, se convierte en un himno a quienes arriesgaron su vida en los acontecimientos del 11 de septiembre ocurridos en Nueva York y Washington. “Escape” es descrito por la revista Billiboard como un tema que “inspira un sentimiento de bienestar y esperanza”; junto con “Don't Turn Off The Lights”, continúa en constante rotación en los primeros lugares. Iglesias se convierte en el primer artista latino en alcanzar la primera posición en el Reino Unido. 
2002 Regresa a escribir y grabar en español y lanza Quizás. “Mentiroso” se vuelve uno de los preferidos en la radio. Ha vendido hasta ahora 8 millones de copias; logra un Grammy, dos American Music Awards, 8 premios Lo Nuestro, y encabeza las listas con 13 sencillos consecutivos. (C.G.T.)

Programa

Making Love for Fun / Love To See You Cry / Bailamos / Rythm Divine / Could I Have This Kiss Forever / Experiencia religiosa / Por amarte / Trapecista / Enamorado por primera vez / Mentiroso / Stand by me / Don't Turn Off the Lights / Escape / Héroe / Be With You / I Just Can't Get Enough.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.