domingo, 22 de septiembre de 2002

Compañía Nacional de Danza: El Coloso al acoso de un público para la danza


Foto: Colección Auditorio Nacional

Raymonda y Carmen / 22 de septiembre, 2002 / 3 088 asistentes / Función única / 
5 400 butacas disponibles / 1:45 hr. de duración / Promotor: Compañía Nacional de Danza 

Karla Otero y Sofía González de León
Hace casi un año, la Compañía Nacional de Danza y el Auditorio Nacional se apuntaron más de un diez al escenificar El Cascanueces en 11 ocasiones con un éxito sorprendente y la asistencia de casi 50 mil espectadores. Este magnífico precedente anima a seguir cautivando público para la danza en el Coloso de Reforma. Por dos domingos consecutivos la compañía dirigida por Cuauhtémoc Nájera se propuso dar muestras de su ya extenso y variado repertorio. 

Como inicio, el tercer acto de Raymonda, última coreografía del Maestro Petipa, con la fuerza suficiente para quedarse como un must dentro del repertorio clásico de cualquier compañía. Es un excelente ejemplo de la incorporación de danzas étnicas, en este caso húngaras, a un típico ballet ruso que destaca el virtuosismo de los bailarines principales por su alto grado de dificultad. Raymonda se desarrolla en la Hungría medieval durante las cruzadas, la protagonista está por casarse con el soldado Jean de Brienne cuando el perverso Abdecharman escucha hablar de la belleza de Raymonda y pretende arrancarla de los brazos de su prometido. De Brienne se enfrenta a él y lo mata. El tercer acto recrea las celebraciones por la boda de la pareja. En esta ocasión se presenta una adaptación realizada por una de las máximas figuras del ballet de este siglo, el coreógrafo Fernando Bujones, nacido en Miami en 1955, de formación cubana y primer bailarín del American Ballet Theatre en 1974. La representación fue especialmente soberbia. 
Dentro de este número que no presenta mayor interés dramático, los solistas Irma Morales y Raúl Fernández demostraron su capacidad para cubrir las demandas técnicas de la obra así como su preparación histriónica. La pareja alterna su danza con cuartetos de bailarines, entre los que destacan Jiandy Martínez y Iratxe Beorlegui. Las parejas forman un elegante cuadro; las mujeres, con enormes crinolinas en tonos rojizo y marrón, dan la sensación de convertirse en otoñales flores con cada développé, cada arabesque que realizan. 
Tras el intermedio, todo nos prepara para el impacto final de Carmen, obra del coreógrafo Alberto Alonso, nacido en Cuba en 1919 y que a la edad de 17 años fuera invitado a unirse al Ballet Ruso de Montecarlo. Mediante creativa escenografía el espacio se convierte en el cautivante ruedo de una plaza de toros circundado de sillas con altísimo respaldo en donde algunos espectadores presencian “una metáfora de la arena de la vida”, como lo define el coreógrafo. La excelente interpretación de Laura Morelos de esta ya clásica historia –legendaria gitana que resiste a doblegarse ante el poder masculino y las fuerzas que pretenden limitarla- mantiene al público inmóvil, envuelto en una gama de emociones que oscilan entre el amor y la muerte. Los movimientos en ocasiones alcanzan la dimensión de lo salvaje para después convertirse en plásticos susurros y lamentos, efectos que Jorge Vega, José Luis González y Giselle Gómez también lograron plasmar a la perfección. Enfundados en trajes de corte minimalista especialmente creados para esta puesta por Salvador Fernández, los bailarines dieron vida a esta desgarradora historia. La figura de Giselle Gómez, personificando al destino destacaba, entallada en un bello traje negro, por su altura y flexibilidad. 
Algunos bailarines llegaron recién desempacados de Francia en donde se presentaron en la Décima Bienal de la Danza de Lyon, recibiendo una crítica excelente tanto del público como de la prensa europea. Otros más de Miami, tras participar en un festival internacional. Ahí escenificaron fragmentos de obras clásicas y contemporáneas de coreógrafos mexicanos contemporáneos como Alberto de León y Óscar Ruvalcaba y el estadounidense James Kelly, quien creo una versión de El Cascanueces especialmente para la Compañía y actualmente es coreógrafo residente de ésta. Según Nájera, en ambas oportunidades se pudo mostrar la identidad de este ensamble, con un trabajo sólido y la humildad necesaria para seguir evolucionando. 
En efecto, la Compañía Nacional de Danza ha avanzado mucho en cuanto a calidad e interpretación. Este programa fue una muestra irrefutable de ello. Y todo se complementó a la perfección: vestuario, escenografía y las impresionantes actuaciones de los bailarines lograron dejarnos con deseos de ver más. Se antoja, en verdad, que los domingos de danza en el Auditorio se vuelvan una costumbre, para deleite de expertos y legos en la materia. 


Foto: Colección Auditorio Nacional

Raymonda a través de los siglos 
1898 19 de enero, Premiere mundial en el Teatro Mariinsky de San Petesburgo con el Ballet Imperial. Música: Alexander Glazunov. Coreografía: Marius Petipa. Solistas: Pierina Legnani y Sergei Legat. 
1942 George Balanchine y Alexandra Danilova realizan algunas variaciones para el Ballet Ruso de Monte Carlo. Se estrena el 12 de marzo en Nueva York. 
1961 7 de diciembre, estreno del New York City Ballet en el City Center of Music and Drama de la misma ciudad, con una nueva coreografía de George Balanchine. Solistas: Patricia Wilde y Jacques d'Amboise. 
1975 26 de junio, estreno del American Ballet Theatre en el Jesse H. Jones Hall de Houston, con coreografía adicional de Rudolf Nureyev. Solistas: Cynthia Gregory y Rudolf Nureyev. 
1981 El Ballet de la Ópera de París presenta por primera vez en México, en el Palacio de Bellas Artes, una adaptación creada en 1932 por Pierre Lacotte, basada en la coreografía de Filipo Taglioni. 
1984 Para sus giras mundiales, el Ballet Bolshoi adopta la versión de realizada en este año por uno de los coreógrafos rusos más importantes del siglo XX: Yuri Grigorovich. 
1997 El 25 de mayo, la Compañía Nacional de Danza estrena en el Palacio de Bellas Artes la versión de Fernando Bujones sobre la original de Marius Petipa. 
1999 29 de julio, estreno de la versión del Bolshoi en el London Coliseum, Inglaterra. 
2002 Primera presentación en el Coso del Tercer acto, en la versión de Bujones. 

Algunas versiones de Carmen, la inmortal 
1845 Incluso antes de sus días como máximo coreógrafo del Ballet Ruso, Marius Petipa hizo algunos bocetos para una coreografía sobre la novela homónima del francés Prosper Mérimée, aproximadamente 30 años antes de la ópera de Georges Bizet. 
1897 La historia de Carmen se exhibe en el ahora desaparecido teatro Alhambra de Londres con diferentes coreografías. El 20 de octubre se presenta la de A. Bertrand con música de Georges Jacobi. 
1903 Se presenta en el mismo teatro la versión de una de las fundadoras de la Royal Academy of Dancing, Lucia Cormani y, por primera vez la música de Georges Bizet y George W. Byng. 
1912 Se estrena ahora con coreografía de Augustin Berger y música de Georges Bizet, George Byng y George Clutsam. 
1949 Roland Petit hace la primera adaptación completa de la música de Bizet para el Ballet de Paris. 
1967 La coreografía más representada del ballet es la que realiza Rodion Schedrin sobre la original de Alberto Alonso dedicada a la celebérrima Maya Plisetskaya. La premiere tiene lugar el 20 de abril con el Ballet Bolshoi. 
1988 El 3 de mayo, estreno de la Compañía Nacional de Danza en el Palacio de Bellas Artes con motivo de la despedida de la primerísima bailarina Susana Benavides. 
2002 Laura Morelos encarna el papel protagonista en el Auditorio. Desde su estreno en nuestro país, ha sido representado en innumerables ocasiones por estrellas como Sylvie Reynaud, Irma Morales, Carmen Correa, Tihui Gutiérrez y Sandra Bárcenas. (K.O. S.G.L.

Programa 
Raymonda (Acto III) 
Coreografía: Fernando Bujones según la original de Marius Petipa 
Música: Alexander Glazunov 
Escenografía y vestuario: Eugenio Servín 
Iluminación: Víctor Flores 

Elenco
Raymonda: Irma Morales 
Jean de Brienne: Raúl Fernández 
Solistas de carácter: Maricarmen Flores y Eric Campos. 
Parejas clásicas: Carolina Capdevila, Giselle Gómez, Slauka Ladewig, Patricia Orozco, Amaranta Argüelles, Georgina Paris, Amparo Tostado, Verónica Valderrama, Jiandy Martínez, Ryochi Iketani, Héctor Hernández, Alfredo Aldama, Far Alonso, José Manuel Hernández, José Urrutia, Luis Zamorano. 
Parejas de carácter: Miriam Aranda, Mónica Arroyo, Analia Barruque, Nadezhda Martínez, Silvia Olivares, Blanca Ríos, Araceli Torres, Adelaida Biesca, Raúl Salazar, Carlos Carillo, Víctor Cervantes, Reynaldo Díaz, Diego Montoya, Carlos Olivares, Marcos Sánchez y José Zúñiga. 

Intermedio 

Carmen 
Coreografía: Alberto Alonso 
Música: Suite de Rodion Shchedrin sobre la original de Geroge Bizet 
Escenografía: Boris Messerer 
Vestuario: Salvador Fernández. 
Iluminación: René Mendoza 

Elenco
Carmen: Laura Morelos 
Don José: Jaime Vargas 
Escamillo: Jorge Vega 
Zúñiga: José Luis González 
El destino: Giselle Gómez 
Cuatro muchachas: Iraxte Beorlegui, Martha de Ita, Miriam Aranda, Silvia Olivares. 
Hombres: Gerardo Gil, Héctor Hernández, Raúl Salazar, Alfredo Aldama, Víctor Cervantes, Alejandro de León, José Manuel Hernández, César Tizcarreño, José Urrutia, Luis Zamorano. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.