domingo, 29 de septiembre de 2002

Compañía Nacional de Danza: Asumiendo el tamaño del reto

Foto: Colección Auditorio Nacional

Fragmentarios, Fuga no. 2, Sinfonía para nueve hombres, ¡Esquina bajan! / 29 de septiembre, 2002 / 
Función única / 3 072 asistentes / 2:00 hrs. de duración / Promotor: Compañía Nacional de Danza 

Karla Otero

La Compañía Nacional de Danza regresa esta vez al Auditorio para presentar obras más vanguardistas que muestran la amplia preparación de sus integrantes y comprueban que al público mexicano sí le interesa la danza, aún cuando el programa no sea tan glamoroso o archi-conocido. La mayoría de las butacas están ocupadas. Hay espectadores de muy diversa índole y de todas edades, desde octogenarios hasta niños de escasos cinco años, todos atraídos por espectáculos como la exitosa ¡Esquina Bajan!, que ofrecen espejos de la vida contemporánea con los cuales identificarse. 

El mayor reto en esta ocasión es adaptar los tiempos de los movimientos corporales a las dimensiones del escenario del Coso, así lo expresaron los creadores de Fragmentarios, Fuga no. 2, Sinfonía para nueve hombres y ¡Esquina bajan! “Éstos deben ser más amplios y con mayor fuerza para llegar al espectador más lejano” opina Nellie Happee, al reconocer que con las gigantescas distancias todo movimiento pierde velocidad y precisión. 
Las luces se apagan y nos preparamos para presenciar el trabajo de cuatro coreógrafos espléndidos. La velada comienza con Fragmentarios del connotado maestro mexicano Carlos López. Los cuerpos aparecen y se desvanecen, a veces solos, en parejas o pequeños grupos, ante a una escenografía apenas consistente en una pantalla que cambia de color según el ritmo de la música especialmente creada por Joaquín López Chas. El resultado es alucinante y nadie lo define mejor que su coreógrafo: “fragmentos musicales-coreográficos de color y luz”. 
El foro se oscurece dando paso a Fuga no. 2; la sola música de Bach la hace ya impresionante. La escenografía y la danza, ejecutada con un enorme resorte que ilustra la tensión en las relaciones de pareja, se complementan a la perfección. Las dimensiones del Auditorio no merman en lo más mínimo la intención del creador Alberto de León de transmitir lo doloroso de aquellos idilios que se convierten en tormento, círculo vicioso e inevitable rompimiento. El público se involucra de verdad y queda con deseos de ver más. 
Finaliza la primera parte con una de las mejores obras contemporáneas de la compañía: Sinfonía para nueve hombres. Al abrirse el telón, nos recibe bajo una sola luz, una gran cruz de metal, flanqueada por dos enormes círculos atravesados a su vez por unas barras de metal. Todo en el ambiente da la sensación de fuerza y solidez. Al compás de un rock pesado aparecen en el escenario varias figuras con el torso desnudo para ejecutar una danza en la que la masculinidad es protagonista absoluta. Tal fue precisamente la intención del norteamericano James Kelly: crear un “canto al hombre”. Ya que en el ballet clásico son pocas las ocasiones que tienen ellos de sobresalir, el autor decidió brindarles esta oportunidad de expresión completa. La imagen más lograda plásticamente es una hermosa escultura de cuerpos masculinos. 
Tras el intermedio llega lo más esperado. Una obra que recrea con alegría y sorprendente precisión la ciudad que hasta los no existíamos todavía, añoramos: el México de los años 40 y 50. De entrada, el diseño de los telones y la escenografía, obra del maestro Carlos Trejo y Hania Robledo, capturan de inmediato nuestra atención por su belleza e ingenio. El foro se convierte igual en una transitada avenida de la colonia Doctores, con autos y semáforo, que en un apacible tramo del Parque México, jardineras y farolas incluidas. La iluminación hace un papel indispensable en esta ambientación. 
El amable recorrido por nuestra ciudad comienza en la esquina de Monterrey y Colima, colonia Roma, para llevarnos por sus más representativos rincones al son de la mejor música de la época: Pérez Prado, la Danzonera Acerina, Agustín Lara... No podían faltar sus habitantes: el barrendero, el panadero, el bolero (de zapatos...), los policías (llamados tamarindos) y demás personajes urbanos. Un simpático diablo desciende de las alturas bailando y, como sucede también en las pastorelas, se lleva la más grande ovación. Sólo despertamos del sueño ante el telón que se cierra, las luces que se encienden y el aplauso, ahora sí, interminable. Un niño como de siete años no deja de dar bravos. Lo hace, sin duda, por todos quienes asistimos a este exitoso programa y celebramos la diversificación, apertura y pulimiento del trabajo artístico de esta, nuestra ya legendaria Compañía Nacional de Danza.
 
Foto: Colección Auditorio Nacional

Créditos 
Fragmentarios 
Coreografía: Carlos López 
Música: Joaquín López Chas 
Vestuario: Víctor Flores 
Iluminación:  César Pérez Soto 
Estreno: Palacio de Bellas Artes, 5 de junio de 1997 
Elenco: Carolina Capdevila, Giselle Gómez, Maricarmen Flores, Tania Rodríguez, Miriam Aranda, Amaranta Argüelles, Analia Barruque, Deneb Castelán, Georgina París, Adelaida Viesca, Raúl Fernández, Guillermo Ríos, Raúl Salazar, Carlos Carrillo y César Tizcarreño

Fuga No. 2 
Coreografía: Alberto de León 
Música: J. S. Bach, Partita II en Ré menor 
Vestuario e Iluminación: Víctor Flores 
Estreno: Teatro Universitario de Mexicali, 26 de abril de 2001 
Elenco: María del Mar Mazzaferro, Abril Meza, Javier Peña y Alejandro de León

Sinfonía para nueve hombres 
Coreografía: James Kelly 
Música: Apocalyptica-Inquisistion Symphony
Escenografía, vestuario e iluminación: Víctor Flores
Estreno: Palacio de Bellas Artes, 15 de agosto de 1999
Elenco: Raúl Fernández, Jiandy Martínez, Gerardo Gil, Héctor Hernández, Carlos Carrillo, Diego Montoya, Hansell Nadchar, César Tizcarreño, Luis Zamorano

¡Esquina Bajan! 
Idea original y coreografía: Nellie Hapee 
Música: Agustín Lara, Alfredo Gil, Jerry Gray, S. Garris, S. Oliver, Jacob Gade, Vera Bloom, Dámaso Pérez Pardo, Alberto Domínguez, Aniceto Díaz y Amador Pérez
Escenografía: Carlos Trejo 
Diseño de telones y escenificación: Carlos Trejo y Hania Robledo 
Vestuario: Sara Salomón 
Iluminación: Víctor Flores 
Estreno: Palacio de Bellas Artes, 24 de julio de 1994 
Elenco: La Lola - Carmen Correa, Borrachito - José Luis González, Barrenderos - Héctor Hernández y César Tizcarreño, Obrero - Eric Campos, Señor a medio vestir - Raúl Fernández, Doña Catalina - Verónica Valderrama, Niña Rosita - Martha de Ita, Doña Adela - Maricarmen Flores, Pepita - Miriam Aranda, Coqueta - Ma. del Mar Mazzaferro, Algodonero - Eric Campos, Pepito - Blanca Ríos Agapito, el bolero - Gustavo Sanders, Merenguero -Far Alonso, Estudiantes - Iratxe Beorlegui, Patricia Orozco, Esther Inzunza, Nadezhda Martínez, Georgina Paris, Rafael Santiago, Ares Perezmurphy, Héctor Hernández, Alejandro de León, Reynaldo Díaz, Flor Georgina Paris Marín; joven enamorado - Héctor Hernández Severina, la pasajera - Tania Rodríguez Valriano, el periodiquero - Carlos Carrillo Vicencio, el ruletero - Gustavo Sanders, Turistas - Iratxe Beorlegui y Ares Peresmurphy, Doña Mercedes - Peralta Carolina Capdevila, Tamarindo 1 - Gerardo Gil, Tamarindo 2 - Javier Peña, Tamarindo 3 - Raúl Salazar, Junior - Reynaldo Díaz Amada, la seductora - Ma. del Mar Mazzaferro Ciro Raúl Fernández, El Ramón - Eric Campos, Gángster 1 - Alfredo Aldama, Gángster 2 - Caleb Olvera, Gángster 3 - Alejandro de León, Gemelas - Nadezhda Martínez y Amparo Tostado, Benigno, el gendarme - Gustavo Sanders, Carterista 1 - Raúl Salazar, Carterista 2 - Héctor Hernández, Carterista 3 - Víctor Cervantes, Enamorado solícito - Caleb Olvera, Lupita - Georgina Paris, Mari - Iratxe Beolregui, Valeriano, el periodiquiero - Carlos Carrillo, Juvencio, el lechero - Jaime Vargas, El Ángel - Rafael Santiago, Diablo - Raúl Salazar, Choferes - Mónica Arroyo, Adelaida Viesca, Far Alonso, César Tizcarreño, Conductores - Alfredo Aldama, José Manuel Hernández, Diego Montoya, Carlos Olivares, Marcos Sánchez y Carlos Tovar, Danzoneros - Raúl Fernández, Ma. del Mar Mazzaferro y todo el elenco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.