lunes, 20 de mayo de 2002

Rod Stewart: ¿Un rockero trisexual?

Foto: Colección Auditorio Nacional

Human Tour / 20 y 21 de mayo, 2002 / 2 funciones / 14 953 asistentes / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: En Vivo S.A. de C.V. 

Mauricio Montiel Figueras
En 1989, durante la gira de promoción de su disco Out Of Order, Rod Stewart visitó nuestro país y se presentó en Guadalajara en el Estadio Jalisco. Días antes del concierto empezó a circular un volante que, redactado por las buenas conciencias tapatías, llamaba a hacer un boicot contra el músico nacido en Londres el 10 de enero de 1945 con el insólito argumento de que era trisexual. ¿Cómo que trisexual?, se preguntaban los fans que ya habían adquirido su boleto, ¿significa que la bisexualidad de cantantes como David Bowie y Lou Reed ha pasado de moda y que el cóctel más novedoso incluye también animales o, por qué no, vegetales y hasta minerales? Pese a la perplejidad suscitada por el volante, el boicot obviamente no prosperó y el concierto se llevó a cabo sin mayores complicaciones; el Estadio Jalisco estuvo casi a reventar. Mientras Stewart hacía gala de los sensuales contoneos que le han dado fama alrededor del mundo, los fans pudieron evocar sus tórridos romances con actrices y modelos en los años setenta, el affaire con la sueca Britt Ekland que, aunado a una célebre trifulca por evasión de impuestos, lo obligó a solicitar la nacionalidad estadounidense para huir de Inglaterra en 1975. La trisexualidad del rockero quedó sepultada bajo los acordes de “Da Ya Think I’m Sexy?” 

Vestido de blanco y rosa Rod Stewart hace su aparición triunfal a las 8:45 p.m. en el Auditorio Nacional, recinto que lo hospedó en 1991 durante la promoción de su álbum Vagabond Heart. En el escenario, de una austeridad subrayada por el juego de luces, destacan, además de los músicos de costumbre (guitarra, bajo, batería y sintetizador), una bella saxofonista rubia, tres coristas de color –un hombre y dos mujeres– y un quinteto de cuerdas que acaba de acompañar a Stewart en su presentación en Acapulco y cuya violinista demostrará sus dotes físicas y musicales a lo largo del concierto. Conformado en su mayoría por incondicionales de entre 30 y 40 años, el público se deja llevar de inmediato por la emoción y corea “First Cut Is The Deepest”, “Reason To Believe” (el primer éxito internacional de Stewart, de 1971), “Some Guys Have All The Luck” (que acaba fundiéndose en una buena versión de “Every Breath You Take”, de The Police), la espléndida y cachonda “Passion” y “Tonight I’m Yours”, al final de la cual Rod the Mod – apodo con el que el cantante era conocido en los años sesenta– se voltea para acomodarse la bragueta y luego disculparse con su sonrisa de playboy perenne: “Tuve que hacer un pequeño ajuste.” Viene después una tercia sentimental que prende la llama melancólica de los encendedores: “You’re In My Heart”, durante la que se proyecta un video del Celtic, el equipo de futbol favorito de Stewart; “I Don’t Wanna Talk About It”, que el rockero concluye con una frase que provoca silbidos entusiastas: “Cantar es bueno para el corazón”; y “The Rhythm of My Heart”, cuya gaita inicial trae a la memoria las raíces escocesas de Rod the Mod, que al cabo de un interludio regresa al escenario con otro de sus famosos y llamativos atuendos para acometer “Every Picture Tells a Story”, “Downtown Train” (su exitoso cover de Tom Waits) y “Have I Told You?”La estrella se retira para otro cambio relámpago. Promete regresar en 10 minutos. Son las 9:50 p.m. 
A las 10:00 p.m., con puntualidad británica, Rod the Mod retorna al escenario. Ataviado con un saco verde y una camisa amarilla, ha decidido que las mujeres que lo acompañan –las coristas, la saxofonista y la violinista– luzcan brevísimas minifaldas rojas para interpretar una andanada de clásicos: la gloriosa “Maggie May”, “Baby Jane”, “Forever Young”, “Young Turks” (de lo mejor del concierto), “Hot Legs” y “Tonight’s The Night”. Entregado por completo a los ritmos que van y vienen, el público responde coreando cada canción, saltando de las butacas cuando la ocasión lo exige, siguiendo el compás de las implacables caderas de Stewart que al cabo de otro interludio recupera el micrófono para lanzar “This Old Heart” y de inmediato “It Takes Two”, su célebre dueto con Tina Turner. Para ratificar su afición al fútbol –misma que lo condujo a trabajar como mozo de equipos de segunda división en los años sesenta–, el rockero patea entre canción y canción, con destreza envidiable, diecisiete balones que vuelan a distintas esquinas del Auditorio y fungen como otras tantas despedidas. El encore, sin embargo, no se hace esperar, y “Sailing” inunda los oídos con un requinto de lujo que clausura el concierto a las 11:00 p.m. “No tocaron ‘Da Ya Think I’m Sexy?’”, se queja un fan a la salida. No, habría que decirle, no la tocaron porque estuvo implícita en las dos horas y cuarto de actuación de Rod Stewart. 

 
Foto: Colección Auditorio Nacional

Cronología
1945 El 10 de enero nace Roderick Stewart en Highgate, Londres, a donde sus padres, escoceses, se habían mudado. 

1961 Estudia la secundaria en Hornsey con los futuros Kinks Ray y Dave Davies. 
1966 Luego de formar parte de bandas como Jimmy Powell & the Five Dimensions, Steampacket y Shotgun Express, Rod Stewart se une a The Jeff Beck Group, con el que empieza su ascenso al estrellato. 
1969 Junto con Ron Wood, bajista de The Jeff Beck Group, se integra a The Faces y poco después lanza su primer disco como solista, An Old Raincoat Won’t Let You Down (o The Rod Stewart Album), en el que crea el sonido que lo caracterizará: una mezcla de folk, rhythm and blues y rock acústico. 
1971 Graba su tercer disco como solista, Every Picture Tells A Story, que gracias a sencillos como “Maggie May” alcanza el número uno en las listas de popularidad de Inglaterra y Estados Unidos. 
1975 Al cabo de lanzar su sexto álbum, Atlantic Crossing, en el que comienza a coquetear con el pop, se separa de The Faces y obtiene la nacionalidad estadounidense por serios problemas con el fisco inglés. 
1978 Gracias al sencillo “Da Ya Think I’m Sexy?” logra vender más de cuatro millones de copias de Blondes Have More Fun, disco que acentúa su imagen de playboy. 
1981 Lanza Tonight I’m Yours, álbum de platino que incorpora elementos de new wave y pop electrónico. 
1989 Luego de un periodo de estancamiento, un cover de “Downtown Train”, de Tom Waits, vuelve a colocarlo en las listas de popularidad. 
1993 Se reúne con Ron Wood en un concierto para MTV Unplugged
1995 Lanza A Spanner In The Works, álbum con el que regresa a sus raíces acústicas. 
2001 Graba Human, su disco más reciente con material inédito. (M.M.F.)

Programa 
Handbags & Gladrags / First cut is the deepest / Reason to believe / Some guys have all the luck / Passion / Tonight I´m Yours / You´re in my heart / I don´t wanna talk about iIt / Rhythm of my Heart / Lets Stay Together / Every Picture tells a story / Downtown Train / Have I told you lately / Maggie May / Baby Jane / Forever Young / Young Turks / Hot Legs / Tonight´s the Night / Chain of Fools / Motown Song / This Old heart of mine / It takes two / Having a party / Sailing.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.