martes, 9 de abril de 2002

Creedence Clearwater Revisited: La creencia en el borbotón del agua clara

Foto: Colección Auditorio Nacional

9 abril, 2002 / Función única / 9 525 asistentes / 
2:30 hrs de duración / Promotor: OCESA Promotor 
Francisco Martínez Negrete
En el crepúsculo de los sesenta, allá en la soleada California, cuando el flower power y el movimiento hippie estaban en su máximo apogeo y la revolución musical psicodélica de grupos tan diversos como Jefferson Airplane, Grateful Dead, Quicksilver Messenger Service, The Doors, Frank Zappa & the Mothers of Invention, Love, H.P. Lovecraft y tantos otros amenazaba —con aliento innovador de altos vuelos experimentales— expandir permanentemente los dinteles de la Conciencia, surgió —repentino y a contrapelo con la tendencia imperante— un grupo inusitado: Creedence Clearwater Revival.

Por su concretísimo sonido de filiación sureña —rock macizo tendiente a rockabilly, con un toque de country y un pesado acento en el rhythm and blues de los pantanosos manglares del Delta— y por su endiablada facilidad para producir toneladas de hits pegajosos, memorables y continuos, la banda de los hermanos Foggerty —John (requinto y voz), Tom (acompañamiento y vocales), Stu Cook en el bajo y los batacazos cortesía de Doug Cosmo Clifford— rebasó las fronteras de EUA para legar su sello inconfundible al mundo. En México, el sonido Creedence fue emitido hasta el cansancio por diversas estaciones de radio AM (quién no recuerda las incontables batallas radiofónicas Creedence versus Beatles) y el grupo logró un amplísimo y altísimo consenso entre la raza. Tras alcanzar la gloria, para 1972, con la partida de los hermanos Foggerty a emprender respectivas carreras como solistas, la banda se había desintegrado, lo que no impidió que Stu Cook y Doug Clifford la reformaran, 23 años después, como Creedence Clearwater Revisited para presentaciones en vivo, y que, en una calurosa noche de abril del 2002, más de 9 mil almas, con la sola intención de revivir la leyenda, se reunieran a presenciar su único y definitivo concierto en el magno Coso de Reforma. 
8:30 pm: en el Coso semilleno, el monstruo se congrega; esporádicos silbidos cruzan como flechas el ambiente caluroso, enrarecido. 8:40: los silbidos toman fuerza aunándose a lo que Álex Lora llamaría cánticos europeos. 8:45: el Auditorio en plena ebullición; en medio del estruendo las luces se apagan, el público estalla. Las primeras densas, pantanosas, fantasmagóricas notas de “Born On The Bayou” nos toman por sorpresa (“Órale, pero si suenan igualito”, opina mi costilla). De los labios de una especie de hulk salido de algún videogame de maquinita —greña lacia a la espalda, brazos como para partir un roble en dos— brota, intacta, la voz de John Foggerty (el abuelito musical de Axl Rose). Si cierras los ojos no notas la diferencia. Se trata, claro está, de John Tristao, cantante del grupo. A su lado, el introvertido Elliot Easton extrae desde las mismísimas entrañas de su blusérrima lira un riff escalofriante con sabor a Misisipi, apoyado en la pared rítmica de Cook & Clifford quienes, con más de 40 años de tocar juntos, suenan como si fueran un solo instrumento enriquecido por el teclado de Steve Gunner. Con ellos la banda redondea, a la perfección, el sonido arquetípico de Creedence. 
 
Foto: Colección Auditorio Nacional
“Bienvenidos Mexico City ¿están listos para Rock’n Roll con Creedence Clearwater Revisited?”, contesta Tristao en engliñol a la erupción del público, “estamos felices de tocar de nuevo en México. Como decimos tras bambalinas ‘queda aún mucha carne en el hueso.’” La banda se sigue con “Green River” que desemboca en una pesada versión de “Suzie Q”, la misma de Dale Hawkins inmortalizada por Johnny Rivers en los tempranos sesenta, y el personal se abisma en genuina contemplación de virtuosismo blusero. De sus profundidades nos saca Stu Cook: “la siguiente rola es sobre una ciudad de la que no creímos poder escapar” y el country sabroso de “Lodi” nos acaricia el oído. La gente pide más. Lo que prosigue es una andanada de rolísimas que el público conoce y paladea: “Locomotion”, “Who’ll Stop The Rain”, y el upbeat de la beatlesca “Tonight” calientan los asientos y la raza se levanta, se entrega. Tras presentar a la banda y alabar “las patotas, las manotas y la …(de Tristao) que a las nenas vuelve locas”, Stu Cook lanza a la banda por una avalancha de exitazos que el foro canturrea: “Bad Moon On The Rise”, la infalible “Proud Mary”, “Fortunate Son”… Tras “Travellin’ Band” los maestros se despiden dejando a la raza ganosa. Tres encores apenas son suficientes para calmar la sed de rocanrol del respetable. Con el puro rockabilly de “Molina” Creedence, ahora sí, se va, tras dos horas y cacho de ininterrumpido prendidón, dejando al personal al puro tiro. 

Cronología
1959 El multiinstrumentalista John Foggerty —piano, sax, harmónica, dobro, tambores, además de la lira— forma un trío con sus amigos de la secundaria Portola en El Cerrito, California: Stu Cook y Doug Clifford. Pronto se les une su hermano Tom y bajo el nombre de Tommy Foggerty & the Blue Velvets dejan la escuela y se ponen a tocar. 

1964 La disquera Fantasy los contrata y bajo el nombre de The Golliwogs les pone pelucas rubias y los obliga a sonar como grupo británico. 
1967 Otro cambio de nombre (a Creedence Clearwater Revival) y de sonido los sitúa en la dirección correcta. 
1968 Su álbum epónimo prende candela con joyas como “Suzie Q” y esa señora rola de Screamin’ Jay Hawkins: “I Put A Spell On You”. 
1969 El segundo álbum Bayou Country con el megahit “Proud Mary” los despega hacia la fama. Tocan en el Atlanta Pop Festival y en Woodstock (donde no aceptan salir en la película) con la crema de la crema. Un tercer álbum, Green River, alcanza el tope de las listas. 
1970 Sigue la mata dando: Willy And The Poor Boys y Cosmo’s Factory alcanzan ventas millonarias. 
1971 Tras la grabación de Pendulum, Tom Foggerty abandona la banda que continúa como trío. 
1972 Mardi Grass no obtiene el éxito de álbumes anteriores. Deciden separarse. 
1975 John Foggerty debuta como solista con el álbum que lleva su nombre, donde canta y toca todos los instrumentos. 
1995 Tras tocar en diversos proyectos, Stu Cook y Doug Clifford se reúnen para conformar Creedence Clearwater Revisited. 1997 La nueva banda graba, en vivo, su primer álbum: Recollection. (F.M.N.


Programa
Born On The Bayou / Green River / Lodi / Commotion / Who´ll Stop The Rain / Susie Q / Hey Tonight / Long As I Can See The Light / Down On The Corner / Lookin´ Out My Back Door / I Heard It Through The Grapevine / Midnight Special / Bad Moon Rising / Proud Mary / Fortunate Son / Have You Ever Seen The Rain / Traveli´n Band / Run Through The Jungle / Up Around The Venid / Molina.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.