viernes, 14 de noviembre de 1997

Lucero: Piropos para una señora

Foto: Colección Auditorio Nacional

Piel de ángel / 14 y 15 de noviembre, 1997 / 2 funciones / 
16, 447 asistentes / 2:30 hrs. de duración 

Blanca Gómez 
Era la primera vez que Lucero pisaba el Auditorio Nacional como mujer casada. A principios de 1997, su boda con Manuel Mijares acaparaba el rating de la televisión mexicana (fue bautizada La boda del año), y le auguraba un buen año a la recién estrenada señora: le cantaría al papa Juan Pablo II frente a 120 mil personas en el estadio de Maracaná (Río de Janeiro, Brasil), recibiría varios reconocimientos de ventas por su producción Piel de ángel y triunfaría de nuevo en el recinto más importante de su ciudad natal. 

Para Lucero, éste ya es un escenario familiar que pisa con gran firmeza y seguridad. Se le conoce por la especial soltura que tiene para platicar con su público. Constantemente cuenta chistes y anécdotas, responde con sentido del humor a los piropos, bromea y hace competir a hombres y mujeres para ver quiénes cantan más fuerte. Se divierte al parejo; no puede ocultar ese carácter espontáneo que tan buenos comentarios despierta entre quienes han tenido la oportunidad de verla en vivo. 
Aquel noviembre, lucía más guapa que nunca; su larga cabellera suelta y su vestido blanco ajustado le daban un aire de sirena cachonda. La sonrisa más luminosa que nunca. “Me puse muy elegante para ustedes”, confesó a los asistentes, quienes respondían con aplausos y silbidos de emoción. Manuel, su esposo, estaba presente en la sala, esta vez no para entregarle un anillo de compromiso, ni para cantar a dueto “Tres veces amor”, como en otras ocasiones. Ahora sólo quiso ser espectador, dejarse conquistar por su propia mujer como uno más de los miles que “pierden la cabeza” después de verla desenvolverse en el escenario. 
Primero vinieron las canciones que le han valido a su intérprete varios discos de oro y platino a lo largo de sus casi 18 años de carrera. Los momentos más prendidos se sucedieron con las versiones de “Vete con ella” y “Quiero”, de su última producción, con la que Lucero se dejó llevar por una danza sensual que provocó expresiones tan atrevidas como apasionadas de sus pretendientes espontáneos: “¡Quiero contigo!...¡Te amo!...¡Mamacita!...” 
La primera sorpresa fue ver a Lucero cumplir uno de sus más viejos sueños: por primera vez se acompañó de la guitarra, al ritmo de “Tácticas de guerra” y “Si me extrañas”. Después se aventó un ¡Viva México! que dejó los ánimos listos para una fiesta popular con dos grupos de mariachis animosos, 10 parejas de baile folklórico y un floreador que despertó de inmediato la admiración y los aplausos de la gente. La estrella aprovechó la algarabía para desaparecer un momento y regresar con una sorpresa más… 
Por una de las puertas principales del Auditorio, entró Lucero en look vernáculo con un traje negro y plata que hacía juego con los de los mariachis. Miles de admiradores se levantaron de sus asientos para acercarse a su ídolo, pero sólo algunos niños fueron autorizados por los elementos de seguridad para besar a la diosa mexicana. Entonces, el show subió aún más de tono. Entre pólvora, luces, colores, la noche se impregnó de patria y la artista echó mano de todo su talento y energía para complacer a sus alborotados invitados. Su buen humor le dio para soltarse el chongo y demostrar sus dotes histriónicas en lo que fue el detalle más divertido de la noche: una imitación de Vicente Fernández con la legendaria “Volver, volver”.

Foto: Colección Auditorio Nacional

Hacia el final de la noche, la charra más consentida de México apeló a la generosidad de los presentes y los animó a participar en la colecta nacional del Teletón (en beneficio de los discapacitados), “una causa de todos los mexicanos”. Un mensaje para cerrar con broche de oro, que recordó su lado altruista y humanitario, ese que tanto valoran sus fans y que la ha distinguido, de entre otros artistas, como una princesa de corazón gigante. 

Retrato parlante 
Nombre (más que) completo: Lucero Hogaza León de Mijares 
Brevísima biografía: se inició como niña-cantante-actriz en el programa de TV Alegrías de mediodía. Poco después se incorporó al elenco de Chiquilladas y grabó su primer disco a los 13 años de edad. Luego vino la famosa telenovela Chispita en la que actuó al lado de Enrique Elizalde y Angélica Aragón, y toda una serie de películas (con algunos de sus contemporáneos como Pedrito Fernández y Luis Miguel). Ha participado en varias otras telenovelas con gran éxito como Cuando llega el amor, Los parientes pobres y Lazos de amor. Sin embargo, es el terreno de la balada romántica y la canción vernácula donde mejor se ha desempeñado y donde ha logrado una enorme popularidad. Son ya 15 los álbumes que ha grabado. 
Sobre el amor: “amar implica sacrificio y amar un día tras otro, aún más. El sacrificio merece la pena”. 
Sobre los hijos: “la familia siempre ha sido muy importante en mi vida, ahora con mi marido no hemos planeado tener hijos pronto, quizá dentro de dos o tres años vamos a llamar a la cigüeña. Primero queremos conocernos y disfrutarnos como pareja”.


Canciones interpretadas 
Historias de amores / Toda la noche / Siempre contigo / Quiero / Si me extrañas / Tácticas de guerra / Vete con ella / Electricidad / Y volveré / Veleta / Cuéntame / Piel de ángel / Ya no / Más cerca que nunca / Sobreviviré / Me estás quemando / El tiempo pasa / Que no quede huella / El sinaloense / Tristes recuerdos / Se me olvidó otra vez / Si nos dejan / De qué manera te olvido / Qué bonito amor / Serenata huasteca / Volver, volver / Llorar / Siempre contigo / Corazón de roca / Cuéntame / Que te vaya bonito 

Acompañantes 
Mariachi Lucero de México 
Mariachi Gama Mil 
Ballet Mexicanerías 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.