viernes, 25 de octubre de 1996

Joan Manuel Serrat: Siempre el mismo, nunca igual

Foto: Colección Auditorio Nacional

A vuelo de pájaro / 25 al 27 y 29 de octubre, 1996 / Cuatro funciones / 
2:30 hrs. de duración / 39, 343 asistentes 

Joan Manuel Serrat es el vivo ejemplo del artista que nunca dejó de ser fiel a sí mismo y a sus convicciones. De aquel que, a pesar de ser uno de los cantautores más célebres y celebrados de la música hispanoamericana (y del mundo), ha sabido cuidarse con aguda inteligencia del temible y tramposo monstruo de la fama. Surgió como joven clarividente que defendía la libertad del pueblo catalán y nunca dejó de tener ese rol en el rostro; lejos de soltar sus hallazgos poéticos y libertarios, los hizo crecer hasta volverlos universales, al alcance de todos. Serrat es de esos artistas (se cuentan con los dedos de la mano) que arrancan una simpatía espontánea a grandes multitudes de todas edades y nacionalidades, con su don de la sencillez y la sinceridad. Pues, aún cuando puede ser irónico, nunca deja de ser fino y de entregar su visión compasiva del ser humano, de la vida y sus personajes, del amor y las cosas simples. Para decirlo llanamente: sabe hablar con el corazón.

Este hombre excepcional, que a su llegada a México en 1975 (la primera vez fue en 1970) se atrevió a hablar en contra de la pena de muerte y la violencia oficial del franquismo –y se vio obligado a refugiarse en nuestro país y tan sólo un año después fue recibido en España con bombo y platillo- es el mismo que luego se autodenominaría “latinoamericano nacido en Barcelona” y se convertiría en la bandera libertaria den todos los países que sufrieron el autoritarismo (Argentina, Uruguay, Chile). Es el mismo, en fin, que en 1993 celebra sus 50 años con mensajes multigeneracionales sobre la complejidad y las contradicciones de los años 90. Hoy vuelve a México (como desde hace 30 años) con un programa en el que retoma los viejos cauces, a los clásicos de sus clásicos, repasa toda su historia personal a vuelo de pájaro, las visiones del pasado y del no tan pasado y las del futuro, que al fin y al cabo son una misma búsqueda de verdad y libertad. 
Para la mayoría del público (de entre 40 y 50 años) que asistió, esta especie de autobiografía nostálgico-poético-musical resultó un emotivo recorrido por su propia infancia y juventud: la oportunidad de repasar cada “golpe “ y cada “verso” de su camino, de volver a vivir “La fiesta” colorida y llena de sueños que fueron los años 60 y 70, el sabor de los amores de antaño… Pero el homenaje de Serrat a la infancia (con “Mi niñez”, “Niño silvestre”, “Disculpe señor”) se convirtió en abierta denuncia cuando Serrat comunicó a su público datos escalofriantes acerca de la opresión que los niños sufren: pobreza (“la mayoría de los niños del mundo son pobres y la mayoría de los pobres son niños”), el abandono, el secuestro, el tráfico de órganos, la tortura, el maltrato (aquí nos regaló un estremecedor “Benito”). Además de haber compuesto centenares de canciones, de haber musicalizado magistralmente a grandes poetas de la lengua española (Miguel Hernández, Machado, Alberti), además de haber rescatado la dignidad, la lengua y el arte del pueblo catalán, Serrat es un cantante único y un verdadero showman en el más amplio sentido de la palabra. Cada momento de música es toda una historia cargada de luz, un flujo incesante de imágenes, de verdaderos viajes por el interior del corazón humano.

Foto: Colección Auditorio Nacional
Serrat sigue teniendo sentido, sigue comunicando su poesía “las pequeñas cosas”: lo vimos con los jóvenes asistentes, quienes lo recibieron con gran entusiasmo y con el oído abierto, reconociendo su arte, a pesar de no estar precisamente de moda: ¿Quién puede extraerse a una presencia escénica como la suya, a ese optimismo inteligente, a esa incorruptible frescura a prueba de todo tiempo que pasa, a una mirada transparente como de niño? En efecto, “todo pasa y todo queda”, Serrat. Una vez más, ¡te damos las gracias por regresar a México! 

Retrato parlante 
Nombre: Joan Manuel Serrat 
Nacimiento: 27 de diciembre 1943 en el barrio de Poble Sec, Barcelona, España. 
Breve biografía: Primaria en colegio religioso. A los 13, ingresa a la Universidad laboral de Tarragona y se especializa como “tornero fresador”. A los 16, decide matricularse en la carrera de perito agrícola. Al recibirse, su padre le regala una guitarra y empieza a componer sus primeras canciones y forma su primer grupo. En 1964 se presenta con algunos temas en la radio de Barcelona. Un año después hace su debut con el grupo Els Setze Jutges, promotor de la nueva canción catalana y graba su primer disco con cuatro canciones en catalán. En 1967 se produce su primer triunfo al compartir la segunda parte de un recital con dicho grupo en el Palau de la Música Catalana. El evento determinante de su carrera fue su presentación en el Festival Eurovisión en la que se rehusa a cantar en español, por lo cual es vetado de los medios de comunicación de su país durante cinco años. A principios de los 70 se vuelve conocido en América Latina y visita México por primera vez. En 1972 ya es la primera figura de la canción en España. En 1975 regresa a México y tiene que quedarse en calidad de refugiado, junto con los músicos que lo acompañaban, por denunciar la violencia del régimen franquista. Al año siguiente –a casi un año de muerto el dictador- una multitud espera su regreso en Barcelona y lo exentan del arresto. Contrae matrimonio a los 35 con Candela Tiffon. En 1983 regresa a Latinoamérica (se presenta en Argentina luego de la caída del régimen militar). En 1988 se le niega la entrada a Chile y se convierte en símbolo de la lucha contra la dictadura en ese país. El resto es la bienaventurada historia de su inagotable creatividad sostenida en una inquebrantable numerología: 30 años de carrera, con 30 producciones discográficas y… ¡más de 300 canciones! 

Intérpretes 
La excelente banda que acompañó a Serrat: 
Piano y dirección musical: Horacio Icasto 
Batería: Guillermo McGuill 
Guitarras: Jorge Bonell 
Bajo eléctrico y contrabajo: Victoriano Merlo 
Percusión: Juan Carlos Melián 
Teclados: Fermín Villaescusa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.