sábado, 28 de septiembre de 1996

Raúl Di Blasio: El pianista que todos llevamos dentro

Foto: Colección Auditorio Nacional

Di Blasio Latino / 28 de septiembre, 1996 / Función única /
 2:00 hrs. de duración / 8,272 asistentes 

Hay instrumentos que todo el mundo quiere tocar; el piano es uno de ellos. Casi podría decirse que en cada familia existe alguien que, si no se ha puesto a conquistar un teclado, siempre se quedó soñando con hacerlo. ¿No es cierto? Un fenómeno demasiado común son también los comentarios hacia quienes sí tuvieron la fortuna de tocarlo o de estudiarlo más a fondo; nunca falta alguien que pronuncie un lánguido, nostálgico y arrepentido “¡Ay!, yo siempre quise ser pianista, sólo que en casa nunca dinero para ello” (o cosas por el estilo)… Casi podría afirmarse que muchos tenemos un pequeño (o gran) pianista dentro; a veces es un guitarrista, flautista o violinista (compiten en popularidad mundial) pero, por alguna razón, el piano se antoja a demasiada gente, como si su gran teclado negro y blanco estuviera, así no más, al alcance de todos como una gran tierra prometida. Lo cierto es que la universal y dulce cascada de sonido de este instrumento, no es nada fácil de conquistar. Cualquier niño aporrea un piano y cualquiera se avienta unos changuitos, un chunta-ta popular o hasta clásico, pero tocar bien el piano son palabras mayores. 

Raúl Di Blasio es uno de esos pianistas que, por el fácil acceso a la audición de la música que interpreta, podría confundirse con un pianista de bar cualquiera. No es así. Su éxito arrollador en todo el mundo se debe a su capacidad de popularizar cualquier melodía, pero también a la calidad de su interpretación y a su gran virtuosismo. Se le ha llamado el pianista de todos porque es como un auténtico complacedor profesional musical (inventemos el término). Va por el mundo con su casa móvil (su piano) regalando melodías de las más conocidas universalmente y su público lo ama porque se siente comprometido, puede experimentar esa especie de pequeño poder placentero, tan peculiar, que se produce en el momento en que reconocemos una tonada y podemos tararearla y, súbitamente, queremos ponernos de pie y mostrar cuán hondo nos cala, y suspiramos, a falta de poder ejecutarla. 
Hay quienes lo critican por poner toda la música (la clásica, la folklórica, el pop, el jazz…) en un mismo saco, pero nadie puede cuestionar su efectividad y su honestidad dentro de un género que lleva varias décadas de existir, el de los pianistas complacedores universales. Además, Di Blasio maneja muy a conciencia y como buen star una imagen que responde a la afirmación del galán latino romántico y conquistador de mujeres (o sea, latin lover) que bien podría ser italiano, griego, español o puertorriqueño, aunque es argentino radicado en Miami. 
Todas esas cualidades estuvieron de manifiesto una vez más en su exitoso concierto anual en el Auditorio Nacional (que llevó también a unas 30 ciudades a lo largo de la República). Las mujeres volvieron a gritarle piropos, él no dejó de comunicarse con su público , cual romántico mosquetero, al lado de su orquesta y las alegres percusiones de Wizo Santiago (Puerto Rico). Melodías en su mayoría hispanas y latinoamericanas, algunos de sus éxitos y otras piezas clásicas españolas fueron el banquete de la noche. No dejó de expresar su gratitud hacia México, lugar que le dio fama planetaria, en donde más discos ha vendido y con el cual se siente en amorosa y profunda deuda; a su repertorio va añadiendo año con año más canciones mexicanas, algunas de su consentido Juan Gabriel. Confesó que próximamente incluirá algunas de Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Armando Manzanero, el famoso Huapango de J. Pablo Moncayo, y que quiere tocar acompañado de mariachis. En pocas palabras, México lo adoptó y ahora él adopta a México. 

Foto: Colección Auditorio Nacional


Retrato parlante 
Nombre: Raúl di Blasio 
Origen: argentino, aunque radica en Miami 
Su mayor hit: el álbum Barroco 
Sobre México: “Siento que ningún artista de cualquier parte del mundo puede evitar pasar por México para considerar que ha triunfado”. 
Sobre Juan Gabriel: “Gracias a la música de Juan Gabriel, Raúl Di Blasio fue aceptado en Oriente”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.