viernes, 6 de septiembre de 1996

Elba Ramalho: Brasil, mucho más que samba

Foto: Colección Auditorio Nacional

León del Norte / 6 de septiembre, 1996 / Función única /
 2:00 hrs de duración / 1907 asistentes 

Diga Brasil y, antes que nada, en su mente aparecerán colores y sonidos. Esto no es mera coincidencia o un mero cliché. Los brasileños son gente que expresa abiertamente su sensualidad, se menea como si bailara y su lengua, a diferencia de la de su madre patria, es suave y cadenciosa. De la confluencia de las sangres indígena, portuguesa y negra resultó un pueblo único y altamente musical, que sin embargo (y en eso se parece a nuestro también enorme país) contiene una amplísima variedad de culturas, tradiciones, ritmos y estilos, de modos de ser. En México sólo conocemos una pequeña parte de ese universo musical, la que han difundido los medios masivos: si acaso la samba vía Hollywood, TV o grabaciones del hiper famoso carnaval de Río de Janeiro, y ese otro ritmo que hace unos años se puso tan de moda: la lambada. Paradójicamente, a la música brasileña se le conoce mucho más en Europa que aquí: misterios de la mercadotecnia. 

Así que ya era más que tiempo de conocer en vivo (pues ya la escuchamos en los temas de las telenovelas Tieta y Roque Santeiro) a una de las cantantes más populares del Brasil, a la más explosiva, quizá la más salvaje, sin duda de las más sensuales y originales, la llamada bomba brasileña: Elba Ramalho. Originaria de Concepción, una ciudad perdida (en el sertao de Paraiba), se ha dedicado desde mediados de los 70 a dar a conocer, a lo largo y ancho de su país y en todos los continentes, la estupenda y poco conocida riqueza folklórica de la región del noroeste brasileño. 
Hija de un músico popular, le tocó crecer dentro de las tradiciones rítmicas de la zona: el baiao, el maracatú, el frevo. Pero su sorprendente historia y dotes de mujer “renacentista” se las dio natura. Desde pequeña cantaba y tocaba la guitarra. En 1968 ya era baterista en un grupo conformado sólo por mujeres, era campeona de handball, hacía teatro y estudiaba la carrera de economía y sociología política: no se graduó, porque en 1974 decidió entrar como actriz y cantante al grupo Quinteto Violado, con el cual montó (en 1978) la famosa ópera Malandro de Chico Buarque, por la cual recibiría los primeros reconocimientos. Le siguió la grabación de su primer álbum (Ave de Prata, 1979) y se convirtió en estrella de la noche a la mañana. A partir de entonces se entregó en cuerpo y alma a la música de su infancia, a la cual supo integrar de manera natural y sorprendente toda clase de influencias de su propio país, del Caribe, África (su segundo disco lo presentó en Martinica), del pop, rock y jazz (se presentó dos veces en el festival de Montreux, en 1981 y 86). Se convirtió también en una estupenda intérprete de la canción brasileña, entre el sinnúmero de las muy excelsas que posee ese país (Elis Regina, María Bethania, Gal Costa, Astrud Gilberto, etcétera) y también del repertorio internacional (es de las pocas latinoamericanas aclamadas en el Olympia de París).

Foto: Colección Auditorio Nacional
Al lado de su incalificablemente efectiva Banda Rojao, Elba Ramalho ofreció un espectáculo cuyo nombre alude a su naturaleza felina, a su signo zodiacal y a su región de origen (León del Norte) para dejarnos la marca inolvidable de su calidad y potente voz, su esplendorosa sonrisa, la explosión de toda su gracia, belleza y talento. Una vez roto el hielo, no hubo quien se resistiera al baile. Y a pesar de que la concurrencia no fue muy abundante (debido a que la cantante no es muy conocida en nuestro país), se levantaron incansables porras de mexicanos y cariocas radicados en México: “¡Bra-sil, Bra-sil, Bra-sil!” y la velada se transformó en una fiesta verdadera, un himno a la vida, a la alegría, en manos de grandes exponentes de la música popular de nuestros días, algunos africanos (Araketo, Olodum), otros brasileños (Chico Buarque, Gilberto Gil, Ednardo, Luis Gonzaga, Nacao Zumbi y Zé Ramalho, hermano de la cantante). 

Retrato parlante 
Nombre: Elba Ramalho 
Apodos: Bomba brasileña, Garganta de acero, Musa folklórica, La Tina Turner brasileña. 
Nacimiento: en 1941, en Concepción, región de Paraiba, noroeste del Brasil 

Otras ocupaciones: guitarrista, ex baterista, actriz de teatro, bailarina, deportista (handball), luchadora social.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.