sábado, 11 de mayo de 1996

Ricky Martin: A medio vivir

Foto: Colección Auditorio Nacional


11 de mayo, 1996 / Función única / 1:30 horas de duración / 7,208 asistentes 

No sólo cara bonita 


Ricky Martin pasó en pocos años, de chico Menudo a (todavía joven) solista de gran pegue internacional. Y con sólo tres álbumes empieza ya a mostrar un estilo más personal –no sólo cara bonita y baile acrobático- y mayor chispa comunicativa. El material de su último álbum, objeto de una gran gira por los países de habla hispana y Brasil (su primera edición española y también la primera en lengua portuguesa) aborda ritmos muy sabrosos, un tanto flamencos, cumbieros y salseros, y temas apasionados –“Fuego de noche, nieve de día”, “Revolución”-, sin duda reflejo de una mayor conciencia del mundo que lo rodea, de su trabajo vocal y profesional, de su responsabilidad como artista. A esto hay que añadir el respaldo de excelentes músicos y arreglistas-letristas como K.C. Porter, Robi Rosa, Luis Gómez Escobar. 
El concierto que ofreció en el Auditorio Nacional fue, como de costumbre, pretexto para un interminable griterío por parte de la gran mayoría femenina de entre 15 y 20 años, que acabó con los oídos de los allí presentes. La juventud enloquecida se adentró una vez más en el universo fantasioso y cachondo de la balada romántica-pop latina, para desfogar sus adolescentes sueños y recibir los mensajes de su héroe, que tocaron la ecología y la situación de la vida –para muchos sobrevivencia- contemporánea: “Es preocupante que en la actualidad nos encontremos así, a medio vivir”… Un mundo donde hay miseria, asesinatos, corrupción, sida, desamor… Sólo hojeen cualquier periódico y se darán cuenta que el ser humano no vive con plenitud. Estamos en un planeta donde prevalece la injusticia… ¿Qué es lo que le está pasando al mundo? ¡No es posible que en el Pacífico Sur se haya llevado a cabo una serie de ensayos nucleares…”. 
El cantante puertorriqueño también nos demostró su profesionalismo a toda prueba, desafiando una feroz laringitis: los médicos le habían recomendado reposo y la cancelación del concierto pero, cual príncipe valiente, afirmó al comenzar la batalla: “…no podía hacerle eso a mi querido México, a mi querido público de esta ciudad que ha venido a este majestuoso recinto a acompañarme… Por mi parte, les prometo que no sólo dejaré mi alma en este escenario, sino también mi garganta…” La voz se le fue enroqueciendo a medida que transcurrían los minutos, pero nunca mermaron ni su entusiasmo ni el de su fiel audiencia. 

Foto: Colección Auditorio Nacional

Retrato parlante 
Nombre artístico: Ricky Martin 
Nombre completo: Enrique Martín Morales 
Lugar y fecha de nacimiento: un 24 de diciembre en San Juan, Puerto Rico 
Estado civil: soltero, como varios de nuestros cantantes latinos: la música y la fama ganan al amor (¡una cosa por otra!). Él ha afirmado que se casará cuando cumpla 40… Por ahora, se le conocen muchas chicas bellas. 
Religión: cristiana 
Partido político: “Estoy a favor de la democracia”. 
Familia: se reduce a su madre, quien lo impulsó mucho en sus comienzos… Hasta hace muy poco empezó a reconciliarse con su padre. 
De no haber sido artista: sería deportista 
Poeta favorito: Mario Benedetti 
Película favorita: El Padrino 
Otras gracias: como actor, Ricky se inició con Angélica María en Mamá ama el rock; en TV trabajó en la novela Alcanzar una estrella II y en la serie norteamericana General Hospital. Este año participará en Los Miserables, musical de Broadway, en el papel de Marius.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.