jueves, 25 de abril de 1996

Maná: Cuando los ángeles lloran

Foto: Colección Auditorio Nacional



25 al 28 de abril, 1996 / Cuatro funciones / 2:00 hrs. de duración / 36, 385 asistentes 

La era de los predicadores musicales 

¡Bienvenidos a la era de los héroes musicales! Por fortuna, aparte de la comercialización de la vida cotidiana y del enorme poder que ejerce la TV en nuestros hogares, hoy en día estamos presenciando también la explosión de un movimiento musical popular a nivel mundial (llámese rock, músicas del mundo o folclor, jazz, new age y todas las fusiones habidas y por haber) que no es más que un nuevo signo de la infinita e inagotable creatividad del ser humano por encontrar nuevos horizontes éticos y vitales. Pensemos por un momento lo que significa que gigantescas masas de seres humanos se reúnan para gritar y alabar a héroes musicales y no a dictadores o líderes religiosos: ¿no hay algo necesariamente positivo en que desfoguemos nuestros impulsos vitales cantando y bailando juntos? 
Luego de una gran gira mundial por 23 países que duró dos años, Maná vuelve al D.F. para complacer de nuevo a un público que los reclama. De aquel grupo llamado Sombre Verde que empezó ensayando en una cochera de Guadalajara ya sólo queda un recuerdo romántico; tan sólo hace cinco años nadie los conocía y no tenían ni para comer. Hoy son una agrupación capaz de agotar boletos en un Radio Music Hall de Nueva York, ofrecer entre 50 y 60 actuaciones en una gira a lo largo de la República y juntar hasta 60 mil personas, vender millones de copias de sus álbumes, lo cual les ha valido ya una nominación al Grammy y un premio de la revista Billboard. Después de Luis Miguel son los mexicanos con mejor equipo de sonido e iluminación y pantallas para videos, que viaja en ocho trailers para ofrecer espectáculos de gran calidad. Se lo han ganado…con muchas ganas, con talento, con honestidad. Hay quienes los han tachado de cursis y fresas, tal vez porque no se visten de chicos malos o porque sí se atreven a hablar de sus sentimientos y lanzan mensajes positivos y humanistas, directos, sencillos, sobre problemas complejos: las relaciones hombre-mujer, los derechos humanos (en particular de los niños), la destrucción ecológica y hasta la salud, con su valiente y nada pudorosa promoción del uso del condón. En sus conciertos suelen inflar algunos de estos “objetos que pueden salvarnos la vida” (como dicen) y cual globos, rolan entre los asistentes. A las mujeres les da por aventar de regreso al escenario… ¡sus brasieres! 

Foto: Colección Auditorio Nacional


Rock ecologista 
En esta última gira, además de provocar la habitual catarsis en el corazón de sus seguidores (nadie se sienta en un concierto de Maná) y de despertar su sentido de la justicia con temas sociales y ecológicos, lanzaron un mensaje de abierta denuncia: en las pantallas apareció el rostro del presidente de Francia transformándose en un cerdo y un letrero que decía: “Jacques Chirac: ¿asesino ambiental?”, tras las pruebas nucleares que ordenó lanzar en un territorio que es patrimonio de la humanidad, el Océano Pacífico. 
Maná intenta traer un poco de luz y esperanza a la juventud. Como si fuera poco, ellos mismos han creado una asociación ecológica llamada Selva Negra, a la cual destinan parte de sus ingresos y que, además de realizar labores de educación y comunicación ambiental (sobre todo para niños y jóvenes), financia acciones muy concretas para la conservación de la flora y la fauna, muchas veces en coordinación con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y otros grupos ecologistas, en varios lugares: Colombia, Chile y México. En sus conciertos, diversas asociaciones instalan puestos de información ecológica, regalan preservativos y semillas de árboles con instrucciones para sembrarlos… ¡Ojalá todos los artistas y grupos exitosos realizaran acciones de este tipo! 

Canciones interpretadas 
Oye, mi amor 
De pies a cabeza 
Como un perro 
Oda a la tierra 
¿Dónde jugarán los niños? 
Cuando los ángeles lloran 
Hundido en un rincón 
Selva negra 
Me vale 
No ha parado de llover 
El reloj cucú 
Déjame entrar 
Cómo te deseo 
Te lloré un río 
No quiero nada de ti 
Cómo duele 
Cómo diablos 
Vivir sin aire 
Encore: 
Rayando el sol 

Integrantes 
Voz-guitarra: Fher 
Batería: Alex 
Bajo: Juan 
Guitarra: Sergio (nuevo integrante) 
Teclados: Juan Carlos Toribio (invitado)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.