sábado, 6 de enero de 1996

Pedro y el Lobo: Cuento musical de Sergei Profokiev


Foto: Colección Auditorio Nacional

6 de enero, 1996 / Función única / 1: 30 hrs. de duración / 9,812 asistentes 

Queremos un estilo musical más sencillo y melódico, un estado emocional menos complicado, más directo, y relegar la disonancia de nuevo al lugar que debe ocupar entre los elementos de la música… En otras palabras, la música definitivamente ha alcanzado y sobrepasado el mayor grado de disonancia y de complejidad posible… 
 Sergei Profokiev 


Esta declaración de principio revela el espíritu humanista y la honestidad del genio musical de Sergei Profokiev dentro del conflictivo y disonante siglo XX y explica también el gusto que aún perdura por su música en las salas de concierto del mundo entero, la efectividad universal de obras como Pedro y el Lobo (o el ballet Romeo y Julieta
Un tesoro en el jardín de la imaginación 
Pedro y el Lobo (1936) ha cautivado oídos de niños y no tan niños en todo el planeta por sus incomparables cualidades didácticas y por la gran fuerza y belleza de sus melodías magistralmente orquestadas. Es de esas obras que una vez que entran en la vida de un niño, nunca abandonarán su memoria afectiva y musical; su fábula está intrínseca y genialmente ligada a la música de manera que no podemos separar una de otra. La prueba es que con la sola evocación del título, quienes la conocemos tendemos de inmediato a entonar sus melodías y, como por arte de magia, nuestro viejo amigo Pedro empieza a avanzar con alegre trote por el jardín de nuestra imaginación, igual que la primera vez. Tal conjunción misteriosa de imágenes y sonidos sólo se da en obras de gran inspiración como ésta, capaz de penetrar con enorme frescura en el mundo de los sentimientos infantiles y de describir con fino humor el carácter de los diferentes personajes. 
El esfuerzo que año con año realiza la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección de su titular Enrique Diemecke para dar a conocer esta obra en México e iniciar en la audición de la música sinfónica a miles de pequeños, jóvenes y adultos, es en verdad invaluable. Significa abrirles un nuevo mundo, sembrar una semilla en sus corazones con una de las mejores medicinas del mundo: la buena música. 
El Auditorio Nacional forma parte de esta alegre tradición, que incluye la entrañable presencia del gran Cachirulo en el papel del narrador, amigo ya de tres generaciones, y la graciosa animadora infantil Gaby Rivero. El Ballet de la Ciudad de México añade al espectáculo el placer visual del movimiento en una hermosa interpretación de la historia. 
En 1996 el concierto se ofreció como regalo de Reyes a la juventud mexicana, quien además de disfrutar de este espléndido cuento en vivo y a todo color tuvo la oportunidad, con el dinero de sus entradas, de beneficiar a la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer…¡Un aplauso sinfónico para todos ellos y para quienes idearon e hicieron posible este evento artístico, educativo y de beneficencia! 

Foto: Colección Auditorio Nacional


Intérpretes 
Orquesta Sinfónica Nacional 
Director: Enrique Diemecke 
Narradores: Enrique Alonso Cachirulo y Gabriela Rivero 
Ballet de la Ciudad de México 


La Orquesta Sinfónica Nacional de México es la más importante orquesta de nuestro país y está formada por 110 músicos. Se constituyó hace más de un siglo como Orquesta del Conservatorio y fue en 1916 que cambió su nombre al actual. Julián Carrillo, Manuel M. Ponce, Carlos Chávez, José Pablo Moncayo, Eduardo Mata, Luis Herrera de la Fuente, Sergio Cárdenas y Francisco Savín han sido algunos de sus titulares. Otros grandes directores y solistas de todo el mundo han colaborado con esta institución. 
¿Quién no conoce a Enrique Alonso Cachirulo, uno de nuestros más legendarios cuentacuentos, aquel que ha sabido tender el puente entre los niños, los papás de los niños y los papás de los papás de los niños? 
Gaby Rivero es una joven actriz mexicana que ha destacado a nivel internacional por su labor con la infancia: su programa Carrusel de las Américas se transmitió a todos los países de América Latina con gran éxito. 
Enrique Arturo Diemecke está considerado como uno de los músicos latinoamericanos más talentosos de la actualidad. Su intensa labor como director de orquesta y promotor de la música es de suma importancia en nuestro país. Tomó la batuta de la O.S.N desde 1990.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.