miércoles, 6 de diciembre de 1995

Luis Miguel: El Concierto

Foto: Colección Auditorio Nacional

6 al 10, 13 al 17, 19, 20, 22 y 23 de diciembre, 1995 / 14 Funciones / 

1.30 hrs. de duración / Asistencia: 136, 173 

¿Qué se puede decir de alguien como Luis Miguel, quien lo tiene todo? Bello, atlético, sexy, voluptuoso. Posee la fibra de un gran showman, una voz en verdad espléndida y la inteligencia para asumir el puesto que le asignan el éxito y la fama, como uno de los mayores intérpretes latinos de balada y bolero a nivel mundial. “Siempre he sido muy ambicioso, amo el éxito, me gusta la perfección, siempre me exijo más y más. ¡Nunca es suficiente!...” Si a los 25 años ha llegado tan lejos, ¿hasta dónde lo llevará su implacable determinación? Este año ya se codeó con uno de sus ídolos (el otro es Julio Iglesias): cantó a dúo “Come Fly With Me” con uno de los más grandes de todos los tiempos, al que llaman (nada menos que) La voz, el fabuloso Frank Sinatra; Luis Miguel fue el único artista latino invitado a ese concierto-aniversario de los 80 años del gran legendario… 

El “eterno solitario” provoca un delirio aún más desafiante en sus admiradoras cuando declara que no caerá nunca en las “garras del matrimonio”… 
“¡Un novio así mándamelo, Dios mío!”: Este fue el piropo de la temporada 1995 del que calienta como sol al Auditorio Nacional; en esa voz femenina se escuchó todo lo que provoca un héroe como él, que ya alcanza los atributos de un semi-dios, tan inalcanzable como mitológico; en la inflexión que contenía el piropo (y que provocó risas cómplices entre muchos) había también una sabia renuncia que daba a entender que Luismirrey, no sería nunca su novio, aunque nunca dejara de ser ejemplo e ideal… Y así transcurrió cada una de las 14 funciones del que podría llamarse el Adonis de México: con el aullido (sobre todo cuando se quita el saco para dejar ver sus tirantes), la alegría y a veces el llanto femenino, y el potente coro masculino que ocupaba la mitad de los lugares. Como siempre, energético de principio a fin, entregándolo todo, con sus gestos habituales: pataditas al aire y auto-sexy-jalones de cabello (¿cómo no va a provocar tales respuestas?) Y el show. Sobrio y profesional, con un espléndido juego de luces, el apoyo de dos pantallas gigantes que proyectaban imágenes de algún paisaje o un cielo estrellado, conciso pero redondo. Y el cantante, parco en comentarios y prolífico en su impecable sonido (digamos que el que mucho habla poco aprieta), en un recorrido de lo medular de su carrera y con una novedad: algunos de nuestros más grandes éxitos rancheros, acompañados del super Mariachi 2000 de Cutberto Pérez. Contó con la presencia de dos extraordinarias coristas estadounidenses y una veintena de músicos de primera que han confeccionado excelentes arreglos y renovado los de sus viejos éxitos. Momentos culminantes de El concierto: “Qué nivel de mujer”, “Suave” y la reproducción del dúo con Sinatra en una enorme videowall al fondo y Luismi cantando en vivo: prodigios de la nueva tecnología…
Foto: Colección Auditorio Nacional


TRIVIA 
Nombre completo: Luis Miguel Gallego Basteri 
Apodos: El Sol, Micky, Luismi, Luismirrey (para todas sus admiradoras) 
Fecha y lugar de nacimiento: 19 de abril de 1970, ¿en Veracruz o en Puerto Rico? El dilema continúa… 
Signo astrológico: Aries, sin duda, por su tezón. 
Ojos: color muy discutido, como para cubrir un amplio rango de gustos, desde el verde, el azul, el gris, el aceitunado; en todo caso, medio caídos, ensoñadores y que a la vez reflejan absoluta determinación. 
Boca: definitivamente varonil, para felicidad de las mujeres que aman a los hombres. 
Voz: un impecable manjar, mezcla perfecta de sensualidad, fuerza y precisión. 
Ídolos: Julio Iglesias y Frank Sinatra (siempre soñó con tener la permanencia sobre los escenarios como estos dos señores de la canción). 
Preferencias políticas: apolítico. 
Religión: Católica 
Estado civil: tiene novias, pero es soltero: ¿cuánto tiempo aguantará? El gran suspenso continúa… Pero, paradójicamente, su fantasía es vivir en una isla desierta al lado de su amor. 
Música preferida: la romántica, la tecno y el rock pop según su estado de ánimo 
Primera presentación de su vida: en la fiesta de la hija de un personaje político, lo que sirvió para que su primera disquera le ofreciera un contrato. 
De no ser cantante sería: “Artista de todos modos porque me realizaría en el mundo del arte, ya sea de la poesía, la escritura o la pintura”. 
Rasgos particulares: cantante de cuerpo de Adonis, piel muy bronceada; que lanza pataditas estilo karateca-pop mientras se agarra el cabello y emite sonidos sumamente agradables al oído.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.