lunes, 11 de diciembre de 1995

Golden Eye 007 : Estreno de cine


11 de diciembre, 1995 (13 de noviembre-premiere mundial en Nueva York) / Función única / 130 min. de duración / Asistencia: 9,305

Datos recientes estiman que la mitad de la población mundial ha visto una película de James Bond 
Albert R. Broccoli 

“Mi nombre es Bond, James Bond”… Las películas de James Bond dieron con una fórmula infalible descubierta a principios de los 60 que sigue aún vigente, 33 años después. ¿Quién hubiera imaginado que el personaje de Dr. No fuera a tener una historia tan sorprendentemente larga? Mucho se lo debemos a Sean Connery, hasta ahora inigualable por su perfecta mezcla de refinamiento, ironía, rudeza y vicio. Pero el que tuvo el ojo para prever un éxito apabullante de la adaptación al cine de las novelas del célebre Ian Fleming y descubrir al tiempo la mirada de Connery como el ideal Bond, fue Albert “Cubby” Broccoli, productor de todas las aventuras del héroe… En Golden Eye, su hija Bárbara produce hereda la dinastía. Lo que llama la atención es que son películas bastante predecibles en general y sin embargo funcionan de maravilla. La clave parece ser esa fórmula que se repite religiosamente, por la que sabemos de antemano que nuestro héroe nunca morirá, que su imaginación, su fuerza y su audacia son y serán inagotables, y por eso podemos confiar en él: sabemos que no nos defraudará… Toda película de James Bond cuenta con una trama de acción entretenida y un guión de excelente calidad y humor, atractivas y exóticas locaciones alrededor de todo el planeta, efectos especiales que exponen al espectador a fuertes emociones en toda clase de vehículos: autos, aviones, motos, trenes, barcos, tanques, naves espaciales… Pero lo que hace a James Bond irresistible es que lleva a cabo todas las “oscuras” ( y muy adolescentes) fantasías masculinas: sexo, mujeres hermosas a granel, pistolas, automóviles veloces y toda clase de artefactos ingeniosos para pelear; villanos, mafiosos o enemigos políticos que combatir; vicios sin límites (aunque dentro de un marco “civilizado”) como el cigarrillo o el Martini (“agitado, no mezclado”, pide el muy sofisticado y acto seguido, asesina a su enemigo con la misma frialdad…) 
Sin embargo, los tiempos cambian, porque el Bond de los 90 ya no puede ser el clásico seductor que conmovía en los 60, ni siquiera en los 70. No en esta época post-feminista. De hecho, Golden Eye, que aparece después de seis años de silencio en la historia del personaje en los que triunfó Indiana Jones, propone un hombre más vulnerable, por ejemplo, adolorido por la desaparición de su mejor amigo, el Agente 006. 
De hecho, es la primera vez que James Bond tiene como jefe a una mujer que además se atreve a llamarlo “dinosaurio sexista”… Dentro de poco, es probable que James Bond deje de ser James Bond, pues ahora en E.U cualquier cosa puede ser considerada acoso sexual y someterse a juicio… ¿O tal vez haya otra forma de reinventarlo…? Ese lapso de tiempo entre Licencia para matar (1989) y Golden Eye, fue muy bien resuelto dentro de la última película y de alguna manera intentó salvar la épica continuidad y establecida por el letrero final “continuará…”: “Nunca olvido que una licencia para matar es también un certificado de defunción”. Este podría ser el lema que define la psicología del personaje, quien vive siempre al borde del peligro más feroz, entre el placer y la muerte. 
Golden Eye cumple espléndidamente con todos los requisitos e incluso recupera el espíritu clásico del género, por ejemplo, con el antiguo tema de la guerra fría, pero en una versión moderna y post-comunista: los enemigos, quienes amenazan con destruir al mundo apoderándose del sistema de control de unos satélites, no son ideólogos sino mafiosos, lo cual lo hace ciertamente más divertido. La película abre con una escena que quita el aliento y una super canción de U2 en la voz carismática de Tina Turner; Bond sí se queda con la mujer (la actriz Izabella Scorupco, de una extraordinaria belleza) y sí aniquila los villanos y al final vuela de forma espectacular la base secreta enemiga, como es debido. Pierce Brosnan (conocido por la serie de TV Remington Steele) tiene todo lo necesario: belleza, mirada cautivadora, cerebro, encanto y un toque de dureza interna, de imposibilidad (algo no lo deja enamorarse…) Sin duda, el mejor después de Connery, quien tiene los derechos de creación y antigüedad. Xenia Onatopp es una original y guapísima villana que mata a sus enemigos apretándolos entre sus medias de acero aunque esto no es problema para James Bond, quien acaba quitándoselas… 

ELENCO 
-Pierce Brosnan: James Bond 
-Sean Bean: Alec Trevelyan (el villano y el Agente 006, al principio de la película) 
-Izabella Scorupco: Natalya Fyodorovna Siminova (chica buena, amor principal de Bond) 
-Framke Janssen: Kenia Onatopp (la villana) 
-Joe Don Baker: Jack Wade (compañero de Bond) 
-Dame Judi Dench: M (jefa de Bond, primera vez que es mujer) 
-Robbie Coltrane: Valentín Zukovsky 
-Tcheky Karyo: Dimitri Mishkin 
-Gottfried John: General Ourumov 
-Alan Cumming: Boris Grishenko 
-Desmond Llewelyn: Q (creador de los artefactos; actor y personaje ya son uno, pues es el mismo actor desde 1962) 
-Samantha Bond: Miss Moneypenny
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.