sábado, 7 de octubre de 1995

Guadalupe Reina: Espectáculo multimedia

Foto: Colección Auditorio Nacional


7 y 8 de octubre, 1995 / Dos funciones / 2 hrs. de duración / Asistentes: 15, 815 

Todos los pueblos cuentan con algún símbolo que los distingue y que expresa su identidad más profunda y su historia. En México hay dos fundamentales: el religioso, la Virgen de Guadalupe; y el político, que refleja nuestra historia e independencia, la bandera nacional con el águila. Y muchas veces, la guadalupana se representa junto con la bandera tricolor. Creyentes o no creyentes, todos los mexicanos le guardamos un sentimiento especial a la Lupita, pues ya es parte de nuestra identidad como pueblo. Además, las vírgenes son un símbolo universal de las más añejas culturas. La representación de la espiritualidad bajo la forma de una figura femenina materna es vieja como el mundo: desde las esculturas de piedra llamadas “Venus” de las cuevas de Altamira en épocas prehistóricas, hasta las múltiples vírgenes blancas o negras de toda la Europa Medieval… La nuestra es morena, o sea, mestiza, blanca e indígena a la vez: es decir, de todos los mexicanos. 

Guadalupe Reina es el primer espectáculo multimedia que se dedica a la Patrona de México, en el Centenario de su Coronación Pontificia, ante miles de devotos, altas autoridades eclesiásticas y uno que otro curioso. Se aprovechó esta fecha para hacer la presentación de la Enciclopedia Guadalupana, publicada recientemente y que reúne todo el acervo existente sobre el tema, desde 1531 hasta nuestros días. Javier Escalada, sacerdote jesuita, se dio a la tarea de reunir todos los conocimientos sobre el tema, junto con un amplio equipo de investigadores y redactores. 
El espectáculo se dividió en nueve cuadros, donde alternaron orquesta y coros, con puestas en escena, danzas, cantatas y proyecciones en pantallas gigantes de documentales sobre el México Antiguo y el Papa Juan Pablo II durante sus dos visitas al país (por cierto, en la segunda vino expresamente para beatificar a Juan Diego) todo con el apoyo de luces, efectos especiales y varias pantallas gigantes. La apertura fue la “Danza India” de uno de los compositores mexicanos más importantes del siglo XIX: José Rolón. 
Luego se proyectó un documental del México antiguo con ciertos danzantes sobre las pirámides de Teotihuacán. La voz de Diana Alvarado relató las visiones de Papantzin, la hermana de Moctezuma sobre la llegada de los españoles. Después vino la crónica dramatizada de las apariciones en el Cerro del Tepeyac y los milagros de la Virgen, que sin duda fue el “plato fuerte” de la noche, pues arrancó aplausos y lágrimas en diversas ocasiones, gracias al profesionalismo de los actores, sobre todo Arcelia Ramírez y José Carlos Ruiz interpretando hermosos fragmentos del Nican Mopohua”. También hubo escenas a cargo de Francis Laboriel, Gilberto Pérez Gallardo y Álvaro Espinoza que gustaron mucho por el fino humor que le imprimieron a sus actuaciones, como si se tratara de un entremés. 
Se hizo una reconstrucción dramatizada de la Coronación, tomando el célebre cuadro anónimo que se encuentra en la Basílica (mismo que se reprodujo en un gigantesco telar que sirvió de escenografía). Se sabe que desde 1886 se había empezado a promover la idea de coronar a la Virgen de Guadalupe entre los tres arzobispos de entonces: Pedro Loza, de Guadalajara; Ignacio Arciga, de Morelia y el impulsor de todo, Pelagio Antonio Labastida, Arzobispo de México. Le escribieron una carta al Sumo Pontífice, pero no obtuvieron respuesta hasta nueve años más tarde. Finalmente, fue el Papa León XIII quien la realizó el 12 de octubre de 1895. 
Otras actuaciones que destacaron fueron los imponentes danzantes concheros y los cantantes solistas Teresa Perales, de México y Mitsuko Mori, del Japón. Aunque usted no lo crea, existe en Japón una comunidad devota de nuestra virgen, y ellos también estuvieron presentes ofreciendo bailes tradicionales de su país y un ritual de ofrenda de cada uno de los tomos de la Enciclopedia. Al final, artistas y público interpretaron el Himno Guadalupano con gran emoción. 

Foto: Colección Auditorio Nacional


TRIVIA 
*Nican Mopohua que significa “aquí se relata” en náhuatl son las crónicas de las apariciones narradas por el indio Juan Valeriano en 1531 de lo que Juan Diego le contó. 
Sabían que a un costado del escenario del Auditorio Nacional se encuentra una gran Virgen de Guadalupe, obra del artesano Mtro., a la cual se encomiendan los artistas antes de actuar y encienden veladoras a sus pies, o la honran con los ramos de flores que el público les ofrece?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.