martes, 31 de octubre de 1995

El Cascanueces de Tchaikovsky: Espectáculo sobre hielo

Foto: Colección Auditorio Nacional

31 de octubre al 5 de septiembre, 1995 / Siete funciones / 2 hrs. de duración / Asistentes: 18.695 

¡Patinar, soñar, tal vez volar! Para un niño (y también para los adultos que no han olvidado a su propio niño), el patinaje sobre hielo siempre resulta un espectáculo de ensoñación, pues lo sumerge con gran facilidad en el reino de lo imaginario. La conjunción de energía, gran velocidad y danza sobre la superficie hipnotizante del agua congelada, tiene la propiedad de apelar directamente a nuestro instinto primario de libertad y de riesgo.
Es como cuando nos lanzamos cuesta abajo a toda velocidad en una bicicleta y el viento nos zumba en las orejas y por instantes tenemos miedo de perder el control o de tropezar. Es como cuando soñamos que volamos, o cuando realmente volamos en una avioneta o, gracias al cine, recorremos inimaginables distancias dentro de una nave espacial o en la compañía de Superman o Peter Pan… Y los patinadores son como eternos niños porque entregan su vida entera a un difícil y muy demandante deporte, que también es un juego y un arte. 

El Cascanueces es un cuento de hadas ideal para un espectáculo sobre hielo; cuenta con una de las composiciones para ballet más deliciosas que se hayan escrito –del más popular de los compositores clásicos rusos, Peter Ilyich Tchaikovsky-, y con una historia que reivindica al corazón infantil, capaz de vencer hasta las situaciones más difíciles gracias a la imaginación y al amor. 
Es la segunda vez que se presenta en México este espectáculo, con sus magníficas coreografías que parecen figuras de un gran caleidoscopio de colores, a cargo de una compañía de talentosos y virtuosos patinadores. Tai Babilonia (Clara) y Randy Gardner (el Cascanueces-Príncipe) son una de las parejas artísticas más queridas y galardonadas del mundo del patinaje, por su gracia y su constancia. Empezaron juntos a los 8 y 10 años de edad (respectivamente) y este año cumplen 25 en esta fructífera y feliz colaboración que los llevó a ser campeones olímpicos en diversas ocasiones. Tai es conocida por su serie de piezas en forma de mariposa y Randy es un talentoso director de escena y coreógrafo (en este espectáculo realiza sus tres dones a la vez). Linda Frattiane (El Hada de Azúcar) también es campeona olímpica y lleva nueve años de ser estrella invitada del espectáculo Disney Sobre Hielo.

Foto: Colección Auditorio Nacional
El público, en su mayoría niños, disfrutó en grande el espectáculo, y a juzgar por las carreras que pegaban los más pequeños por los pasillos del Auditorio, se cumplió el principal objetivo: ¡el contagio de la alegría del teatro en movimiento! 

¿Sabían que…? 
El cuento original de El Cascanueces y el Rey Ratón es de 1816, de E.T.A Hoffman (escritor alemán) y era una historia cruel para adultos sobre la miseria del alma humana. El novelista francés Alejandro Dumas (padre) lo rescató e hizo una versión luminosa y positiva para niños, cambiando incluso el nombre de algunos personajes. Sobre esta versión Tchaikovsky crea su música para ballet que, irónicamente, en sus primeras representaciones, no tuvo éxito… Hoy día es de los ballets más populares del mundo y forma parte del repertorio de todas las compañías de danza clásica y de todas las orquestas sinfónicas alrededor del mundo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.