sábado, 23 de septiembre de 1995

The Rite of Strings: Rito de cuerdas

Foto: Colección Auditorio Nacional


Jean-Luc Ponty, Al Di Meola, Stanley Clarke / 23 de septiembre, 1995 / 
Función única / 1:40 hrs. de duración / Asistentes: 4, 406 

Tres leyendas del jazz se reúnen por primera vez en la historia para crear un grupo (y un álbum) cuyo nombre juega con el recuerdo de una obra que revolucionó la música del siglo XX, La Consagración de la Primavera (The Rite of Spring) de Stravinsky; sólo que en este caso, se trata de la celebración de un ritual con instrumentos de cuerda, a cargo de tres hechiceros musicales, ya más que consagrados. La no muy frecuente combinación de violín, guitarra y bajo, nos remite inevitablemente al gran trío precursor y sin duda inspirador (de los años 30’s y 40’s): Django Reinhardt (guitarra), Stephane Grapelli (curiosamente también francés y…violinista) y Coleridge Goode (bajo). 

Jean-Luc Ponty, Al Di Meola y Stanley Clarke son, cada uno por su lado, grandes innovadores de estilos y técnicas. Cada uno ha pisado terrenos insospechados en las posibilidades de sus respectivos instrumentos y ha trazado caminos nuevos a seguir. Cada uno ha logrado creaciones musicales de altos vuelos dentro del ámbito de las llamadas “fusiones”: el jazz fusionado con el rock, con el blues, el pop, o con influencias latinas, africanas, del flamenco, de la música clásica, etc. Los tres juntos exploran ahora una nueva dimensión musical y logran una interesante alquimia al unir sus instrumentos. 
Este nuevo material ocupó la primera parte del espléndido concierto que nos ofrecieron en el Auditorio Nacional (piezas como “Song to John”, “Indigo”, “Memory Canyon”, “La canción de Sofía”); después, pudimos admirar la maestría de cada uno de los intérpretes en extensos solos de su propia creación. Jean-Luc Ponty lució una de sus magníficas y ya legendarias improvisaciones (que han hecho escuela) con su violín de cinco cuerdas amplificado. Al Di Meola, tras mencionar las influencias más importantes de su vida (Paco de Lucía y Astor Piazzola) nos regaló una de sus brillantes y sensuales composiciones en la que se dio el lujo de incluir una pequeña broma musical con la melodía “Day Tripper” de los Beatles. En seguida, Stanley Clarke provocó el mayor éxtasis de la noche, en un sorprendente despliegue de virtuosismo, convirtiendo su instrumento en algo que parecía toda una orquesta, al ritmo de una especie de rock-blues-jazz que el público celebraba marcando el pulso. Los tres músicos volvieron a reunirse para interpretar dos piezas más de su repertorio; ante el entusiasmo desbordante de los presentes y a manera de despedida, ofrecieron un brillante y rítmico encore, invitando al público a acercarse al escenario y darse la última “sacudida” de la noche.
Foto: Colección Auditorio Nacional


El álbum The Rite of Strings contiene: 
Indigo 
Renassaince 
Song to John 
Chilean Pipe Song 
Topanga 
Morocco 
Change of Life 
La canción de Sofía 
Memory Canyon
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.