viernes, 1 de septiembre de 1995

Milton Nascimento: Amigo

Foto: Colección Auditorio Nacional

1 de septiembre, 1995 / Función única / 2 hrs. de duración / Asistentes: 4, 139 


Existen pocos artistas que también sean seres humanos integrales. Este es el caso de Milton Nascimento. Su voz, la poesía de sus canciones, sus convicciones sociales y políticas, y también sus amigos, forman un todo sorprendentemente armónico. Así que al hablar de él no podemos separar su magnífica voz –que brota a la par de su fantasía, su creatividad, su saudade (algo como “melancolía” en portugués)- de su visión del mundo, que con gran fortuna no sólo pregona, sino lleva a la práctica. 
Este hombre, que a los dos años de edad fue abandonado por sus padres, también fue adoptado por una pareja de raza blanca, un golpe de la buena fortuna: “el único lugar en donde no sentí el racismo, fue en casa de mis padres…” Se lo llevaron a vivir a la provincia de Minas Gerais, cuna de grandes artistas como el poeta Carlos Drumond de Andrade y el novelista Joao Guimaraes Rosa. Desde muy joven tocaba varios instrumentos y cantaba. A los 19 años emigró a Belo Horizonte, y allí empezó la original aventura de su vida, al integrarse al legendario Club de la Esquina, del cual formaban parte poetas como los hermanos Marcio y Lo Borges o Fernando Brant y músicos como la que fue su máxima inspiración, la mayor intérprete brasileña de todos los tiempos, Elis Regina. En los inicios de su carrera creó y formó parte de muchos grupos, con tendencias diversas, entre el rock, el jazz y lo folclórico. La parte medular de su historia, plasmada en 27 álbumes, es amplia y de una gran riqueza; la lista de poetas y músicos con los que ha colaborado, gigantesca; basta mencionar a los más grandes para darnos cuenta de su impresionante versatilidad y de la calidad de su humanismo: Chico Buarque, Caetano Veloso, Gal Costa, Stan Getz, Sarah Vaughan, Pablo Milanés, Peter Gabriel, Paul Simon, Jon Anderson, James Taylor, Pat Metheny, Herbie Hancock, Wayne Shorter, Charly García, entre muchos otros. 
La gran originalidad de Milton Nascimento es, además de sus canciones, la creación de vocalizaciones (sin letra) con las que luce la pureza, la versatilidad y el amplio rango de su cálida voz, auténtico instrumento musical, que lo conecta con amplias ramificaciones de la música de todo el mundo: música clásica, canto gregoriano, melodías de Stravinsky, cantos rituales africanos, música de las misiones jesuitas, Los Beatles, jazz, rock, nuevo canto, folclor brasileño (el poco conocido incluso por sus compatriotas y que se dedicó a recopilar), música de Portugal, de toda América Latina… 
Pero Milton no sólo canta uniendo expresiones musicales del mundo entero. Canta además, mensajes universales de paz, de tolerancia, de justicia, respeto a la naturaleza, esperanza en la humanidad, y en conjuntar esfuerzos de todos los países: “lo importante para un cantante es convertirse en la voz de quienes no pueden manifestar sus ideas en público”. Y desde sus inicios fue un artista comprometido y político. Una de sus más famosas canciones, “Corazón de estudiante”, fue el himno que encabezó el movimiento Diretas ja en 1984, cuando Brasil pasaba, después de 20 años de dictadura militar, a un gobierno civil. Ha colaborado con organizaciones que apoyan a los derechos humanos, a las comunidades indígenas de Brasil, a la biodiversidad y a los niños de la calle, para quienes creó, justamente, el proyecto de apoyo llamado “Amigo”.

Foto: Colección Auditorio Nacional
La intención de traer este proyecto a México, después de una gira por varias localidades de Brasil, era juntar un coro de 40 niños de la calle mexicanos. Desgraciadamente esto no se pudo lograr, por falta de tiempo, pero Milton nos ofreció su nuevo y su legendario material, acompañado de su quinteto y una orquesta de 75 músicos mexicanos (que sólo contó con cinco ensayos para aprenderse 15 temas) y un coro de 40 niños, aunque no de la calle, todos dirigidos por Gil Jardim. Se festejó a unos días de la conmemoración de la Independencia del Brasil, así que los niños mexicanos y brasileños ondeaban banderitas de los dos países en señal de fraternidad. Que el concierto no haya tenido el éxito que se esperaba (en cuanto a cantidad, mas no consistencia) se debe seguramente a que el público mexicano no ha tenido la oportunidad de familiarizarse con la música de este gran creador brasileño, pues la última vez que había venido fue hace… ¡ya 26 años! Ojalá que no deje pasar tanto tiempo para la próxima, para deleite de todos nosotros… 

TRIVIA 
Nombre: Milton Nascimento 
Nació: el 26 de octubre de 1942 en Río de Janeiro 
Ojos: honestos, saltones, un poco tristes 
Signos particulares: porta mensajes profundos bajo una eterna cachucha y detrás de una tímida sonrisa; se alimenta de la amistad y de la música 
Voz: de amplio registro, con un magnífico falsete, virtuosa, visionaria, libre y mística como el viento 
Músico favorito: Miles Davis, “para mí es Dios”, dice 
Intérprete favorita: Elis Regina


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.